Medio Ambiente y presupuestos

Por Juan del Barrio - Martes, 28 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Dentro de los Presupuestos Generales de Navarra para 2018 se encuentra el de Medio Ambiente;sin duda la cenicientade los departamentos en relación a la cantidad económica que se les asigna. También es la cenicienta a nivel estatal en cuanto que está a la cola en asignación presupuestaria.

Cierto es que con la llegada del cuatripartito la asignación para 2017 subió un 10% respecto al año anterior y lo previsto para el 2018 representa un 8,4%. También que durante los gobiernos de UPN se rebajó a la mitad la cantidad total asignada a ese fin, dejando al departamento esclerotizado y sin capacidad para poder llevar adelante por falta de medios las funciones que le corresponden, principalmente de inspección y control.

Pero ese aumento raquítico del presupuestario no resuelve los problemas heredados, y así se evidencia que la falta de personal y medios hace que no se puedan llevar adelante inspecciones ambientales a las empresas contaminantes y en el medio natural con el rigor y periodicidad necesarios. En la misma línea, y por falta de personal, el departamento no debería externalizar trabajos que podría hacer el mismo. No se trata de comparar el Gobierno actual con el de UPN en materia ambiental, ya que las diferencia son notables…, pero ésta es la realidad y es por esto que el Consejo Navarro de Medio Ambiente ha rechazado el presupuesto para el Departamento de Medio Ambiente de 2018, lo mismo que lo hizo para el de 2017.

Sabido es que las arcas forales no están para tirar cohetes, pero también que otros departamentos gozan proporcionalmente de mayor atención económica… Da la sensación de que el mantenimiento del medio ambiente no tuviera que ver con el bienestar de la sociedad navarra en su conjunto, y que del buen estado de éste no dependiera todo lo demás.

Recientemente nuestra presidenta, Uxue Barkos, expuso en los medios 50 medidas para afrontar cinco retos de futuro en Navarra: empleo de calidad, revolución digital, defensa del Estado del bienestar, reconocimiento de la pluralidad y fortalecer el autogobierno. Sorprende no apareciera el medio ambiente y que solamente se incluya Proyecto de Ley de Residuos y su fiscalidad y Actualización Plan Forestal en el capítulo de medidas.

Nos hubiera gustado que aparecieran en su agenda partidas económicas y compromisos para que desde nuestra comunidad se den más pasos para intentar reducir las emisiones de carbono de forma rápida y profunda.

Nos hubiera gustado que en su agenda aparecieran más partidas económicas para evitar o minimizar los incendios forestales, dado que la subida de las temperaturas pueden crear situaciones insostenibles como las del verano de 2016.

Nos hubiera gustado que en su agenda aparecieran partidas económicas para mejorar los espacios protegidos…, entre ellos el parque de Bértiz;espacio natural herencia de Pedro Ciga, sin duda la joya de la corona donde acuden anualmente 80.000 personas. En el Decreto Foral 68/2008/ de 17 de junio, que aprobó el Plan de Gestión de Bértiz, al final, en el punto 10, habla de 750.000 € al año de presupuesto necesario para ejecutar dicho plan. Pues bien, esta cantidad no se emplea ni de lejos, por lo que numerosas labores de mantenimiento y mejoras no se pueden realizar por falta de personal. ¿Y qué decir del palacio de Aizkolegi, que se está derrumbando?

Está claro que cualquier previsión de bienestar futuro resultará inalcanzable si no se cuenta con el medio ambiente.

Pero además de la importancia de las partidas económicas para Medio Ambiente, está el que desde las instituciones se debería hacer mucho más, no sólo a nivel de gobierno, sino también pedagogía entre la ciudadanía alertando de que el modelo de vida actual nos lleva al desastre. Todo esto pese a la afortunadamente creciente percepción de que el modelo de sociedad consumista globalizada nos ha llevado -entre otros graves efectos- a que se superen los límites ambientales y ecológicos del planeta.

Como acaba de indicarnos la Organización Mundial de la Meteorología, el nivel mundial de concentración de CO2 en la atmósfera aumentó en 2016 a niveles récord, y que las aguas de los mares puede que crezcan 20 metros en este siglo. Este preocupante dato deja clara la urgencia -de la que no parece enterarse el Gobierno español ni muchas de las comunidades autónomas ni ayuntamientos- de la necesidad de adoptar medidas extraordinarias de adaptación al cambio y reducción del proceso. Es imprescindible acabar con el autismo mayoritario en nuestra sociedad, que debería comprender que ya no se trata solo de reducir emisiones -que también-, sino de preparar urgentemente a nuestra sociedad y a nuestros territorios para las gravísimas consecuencias económicas, sociales y sobre la salud que va a tener el inevitable proceso de calentamiento global.

Resulta urgente dedicarle, tanto desde la Administración como desde la sociedad, la atención y medios necesarios para paliar en lo posible los efectos que nos anuncian. ¿Todavía estamos a tiempo…? A ver si a nivel de nuestra comunidad se demuestra ya empezando por los Presupuestos del 2018 para Medio Ambiente.

El autor es miembro del Consejo Navarro de Medio Ambiente

Últimas Noticias Multimedia