Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Juicio por la violación grupal de sanfermines Juicio por la violación grupal de sanfermines

“La víctima no podía entender lo que sucedía y entró en pánico”

Alude a la precisión y consistencia de la víctima y a la falta de coherencia en las versiones de ellos

Enrique Conde Javier Bergasa - Martes, 28 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El abogado del Ayuntamiento, Víctor Sarasa, y la defensa particular, Carlos Bacaicoa y Miguel Ángel Morán.

El abogado del Ayuntamiento, Víctor Sarasa, y la defensa particular, Carlos Bacaicoa y Miguel Ángel Morán.

Galería Noticia

El abogado del Ayuntamiento, Víctor Sarasa, y la defensa particular, Carlos Bacaicoa y Miguel Ángel Morán.

ABOGADOS DE LA ACUSACIÓN PARTICULAR QUE EJERCE LA VÍCTIMA

Pamplona- La acusación particular en el juicio por la violación grupal, es decir los dos letrados que representan a la víctima, manifestó ayer que “no hubo consentimiento en ningún momento” por parte de la víctima, negando que existiera ninguna posible motivación de enemistad o venganza que le hubiese podido a llevar a inventar la agresión, haciendo notar que el testimonio “sincero” de la joven “se hizo además con total desconocimiento de las pruebas” practicando. Sus declaraciones son “claras, precisas y consistentes”.

“Han intentado probar una versión increíble y las contradicciones corroboran que es falsa”

Miguel Ángel Morán ÁLVAREZ

Abogado de la víctima

Para Miguel Ángel Morán Álvarez, uno de los abogados de la joven madrileña, no existe ninguna lógica en que las relaciones fuesen consentidas ya que, argumentó, “no es lógico pensar que una chica que tiene una vida normal de repente pase a una relación grupal consentida”. El abogado expuso en la presentación de su informe final la superioridad física de los cinco varones, así como la intimidación y el miedo de la joven cuando se produjo la agresión. “Entró en pánico. No entendía lo que le estaba sucediendo”, aseguró añadiendo que “salió llorando y nerviosa, sin poder hablar”. Un estado que, continuó, fue ratificado por la pareja que la encontró en un banco y por los agentes de la Policía Municipal que le atendieron. “Todos los testigos corroboran que la víctima no fingía ni exageraba”, indicó.

El abogado se refirió también a las características concretas del portal, “un habitáculo pequeño donde no podía huir”, concretó. Fue en el momento en que le introdujeron en este lugar cuando, asegura, la joven comentó a sentir miedo, se sintió sometida y cerró los ojos. En referencia a este momento, Morán apuntó que la denunciante reconoció haberse besado con uno de los procesados y que entró en el portal mientras le agarraban de las muñecas “sin violencia y pensando que iban a fumar un porro”.

Respecto a los siete vídeos encontrados en los teléfonos móviles de dos de los acusados, Morán hizo notar que ella permanece “con los ojos cerrados y la cara inexpresiva mientras que los acusados se encuentran en un ambiente festivo” y que las únicas voces que se escuchan son las de los varones y en tono imperativo. Esto, apuntó, contradice la versión de los procesados de que ella “se lo estaba pasando bien y tomaba la iniciativa”. El abogado aludió a otras contradicciones como que ella les dijese que “podía con dos y con cinco” cuando en su declaración solo habló de cuatro agresores o que hablasen de que había mucha gente en la calle cuando las cámaras de vigilancia muestran lo contrario. “Han intentado probar una versión que es increíble y las contradicciones que tienen corroboran que es falsa”, sentenció.

El abogado sostuvo que las psicólogas del juzgado ratificaron en su informe que la joven padecía estrés postraumático y que le recomendaron llevar una vida “lo más normal posible” para que nadie le relacionase con el caso. Además, el informe de lesiones señaló que tenía marcas “compatibles” con una agresión sexual y recordó que dos policías municipales afirmaron que al hallarla en la calle le vieron marcas de presión en las mandíbulas. Sobre el informe de los detectives, cuestionando las secuelas, precisó que “es irrelevante totalmente y no conduce a nada”.