Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El Papa pide respeto a cada grupo étnico, sin nombrar a los rohinyás

Recuerda en Birmania que las religiones “pueden contribuir a erradicar las causas del conflicto”

Miércoles, 29 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:31h

La líder de Birmania, Aung San Suu Kyi, saluda al Papa.

La líder de Birmania, Aung San Suu Kyi, saluda al Papa. (Foto: Efe)

Galería Noticia

  • La líder de Birmania, Aung San Suu Kyi, saluda al Papa.

Naipydo- El Papa pidió ayer en Birmania “respeto a todos los grupos étnicos y a su identidad”, pero no citó a los rohingyás ni se refirió a las acusaciones de “limpieza étnica” contra esta minoría musulmana o a su masivo éxodo hacia el vecino Bangladesh.

En la segunda jornada de su viaje a Birmania (Myanmar), Francisco viajó a la nueva capital Naipydo, una fantasmagórica ciudad en medio de la nada, para reunirse con al presidente birmano, Htin Kyaw, y la Premio Nobel de la Paz y jefa de facto del Gobierno, Suu Kyi.

El Pontífice se reunió en privado y por separado con ambos, unos 15 minutos con el presidente y 20 con la jefa de facto del Gobierno, con el telón de fondo de la crisis de los rohinyás musulmanes, a los que Birmania no considera ciudadanos de su país y que ante la última terrible ofensiva del Ejército en el estado de Rakáin han huido masivamente a Bangladesh.

mensaje claro y directoTras las conversaciones privadas, en el posterior discurso a las autoridades y ante la presencia de Suu Kyi, Francisco lanzó un discurso claro y directo sobre las minorías.

En el centro de Convenciones Internacional de la capital, aseveró que “el futuro de Myanmar debe ser la paz, una paz basada en el respeto de la dignidad y de los derechos de cada miembro de la sociedad, en el respeto por cada grupo étnico y su identidad”.

No hubo palabras sobre el éxodo de los 620.000 rohinyás a Bangladesh y las atrocidades cometidas por el Ejército, como cuentan los supervivientes, pero sí el llamamiento de Francisco al “respeto por el Estado de derecho y un orden democrático que permita a cada individuo y a cada grupo (sin excluir a nadie) ofrecer su contribución legítima al bien común”.

En un país donde el budismo es casi una religión de Estado, añadió que “las diferencias religiosas no deben ser una fuente de división y desconfianza, sino más bien un impulso para la unidad, el perdón, la tolerancia y una sabia construcción de la nación”.

Asimismo, Francisco indicó que las religiones “pueden contribuir también a erradicar las causas del conflicto, a construir puentes de diálogo, a buscar la justicia y ser una voz profética en favor de los que sufren”.

El Papa también quiso recordar que este viaje se celebra pocos meses después de haber firmado en mayo el establecimiento de relaciones bilaterales entre ambos Estados y deseó que esta decisión sea “como una señal del compromiso de la nación para continuar buscando el diálogo y la cooperación constructiva”.

Por otro lado, rememoró que en Myanmar se ha sufrido y se sigue sufriendo a “causa de los conflictos civiles y de las hostilidades que durante demasiado tiempo han creado profundas divisiones”.

El Pontífice, que el lunes se reunió con el jefe del Ejército birmano, a quien recordó las responsabilidades de las autoridades en este proceso de transición, aplaudió los esfuerzos del Gobierno para afrontar “este desafío”. Citó el ejemplo de la celebración de la Conferencia de Paz de Panglong, promovida por Suu Kyi, que reúne a representantes de los diversos grupos y destacó que tiene “el objetivo de poner fin a la violencia, generar confianza y garantizar el respeto de los derechos de quienes consideran esta tierra como su hogar”.

“La reconciliación nacional solo puede avanzar a través del compromiso con la justicia y el respeto de los derechos humanos”, advirtió. - Efe

Herramientas de Contenido