Sedición

Salvador Muerza Esparza - Miércoles, 29 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:32h

A Mariano Rajoy y a toda su tropa, prevaricadora, sí o no, según se mire, y siempre con la presunción de inocencia por delante. Al enemigo que huye, puente de plata. Podrá el honorable Puigdemont, sátrapa donde los haya, violar los principios fundamentales del vigente ordenamiento jurídico. Podrá pasarse por los collons el artículo 155 de la Constitución española. Podrá burlarse en los resquicios de la entrepierna los más sacrosantos cimientos del Estado del Derecho, garante de las libertades ciudadanas.

Podrás, amada mía, saltarte a la torera el compromiso de asistirme en la enfermedad y en la vejez. Podrás hacer caso omiso del juramento de fidelidad… Jamás reclamaré la asistencia del Ministerio Público, jamás apelaré a cualesquiera de los poderes del Estado ni te demandaré ante los tribunales de Justicia. El amor no se conjuga bien con la política al uso ni entiende de componendas torticeras.

Últimas Noticias Multimedia