Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Una huida rocambolesca

La esposa de Puigdemont le sacó oculto de su casa y el expresident cambió otras dos veces de coche antes de alcanzar francia

Un reportaje de Emilia Bátori - Miércoles, 29 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:32h

entre las 12.30 y las 13.00 horas del 29 de octubre, un Skoda Octavia con los cristales tintados entra en la urbanización Golf de Girona, en Sant Julià de Ramis. Al volante del coche oficial va el mosso d’Esquadra 2684. Nadie le acompaña. El destituido Carles Puigdemont y su familia han regresado al chalet que dejaron en 2007, cuando se convirtió en el aspirante de CiU a la Alcaldía de la capital gerundense. Lo que no pueden imaginar sus vecinos es que la próxima vez que vean al expresident de la Generalitat será en televisión, a 1.200 kilómetros de allí.

En las 48 horas que van de ese momento a la reaparición de Puigdemont en Bruselas resultan clave dos agentes de su escolta, otros dos mossos que son pareja, la esposa del expresident y un todoterreno. A 50 kilómetros de allí, en Llinars del Valles, vive el matrimonio formado por un cabo de la Brigada Móvil y una subinspectora de Tráfico. El sargento 2684, el que luego llevaría al expresident a Bruselas, aparece en la vivienda. Son casi las seis de la tarde. El sargento pide al matrimonio que le presten un coche discreto para un asunto laboral. Al cabo le solicita que les siga con el vehículo familiar, un todoterreno de la marca Mazda blanco. Van al domicilio de Puigdemont. Nadie hace preguntas. A dos kilómetros de la urbanización los vehículos se detienen. El sargento cambia de coche, se monta en el vehículo oficial y pide a sus dos compañeros que esperen en el todoterreno. Cuando quedan pocos minutos para las ocho de la tarde, el sargento dice a los agentes que custodian el domicilio que debe entrar con el coche oficial al garaje para dejar unos paquetes. En ese momento, sale en otro coche la mujer de Puigdemont. Entra entonces el sargento con el Skoda. A los cinco minutos, vuelve a salir del garaje con el coche oficial, al poco, llega al punto de encuentro con sus dos compañeros. Del vehículo oficial desciende el expresident, que había abandonado antes su domicilio en el coche de su mujer. Salen en el todorreno hacia Francia, desde donde llaman porque faltan los papeles del vehículo. “Me voy a Bruselas”, aseguran los mossos que les dijo el sargento cuando se los entregaron.

Más sobre España

ir a España »