Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Creo que ella no quería denunciar, pero sintió pánico por si la habían grabado con su móvil”

Afirma que las imágenes son interpretables y que los acusados las entregan convencidos de su exculpación

Miércoles, 29 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:30h

Juan Canales, Abogado del militar

Pamplona- Para Juan Canales Cid, abogado del militar acusado Alfonso Cabezuelo, la joven “no quería denunciar” y se vio forzada a hacerlo porque sintió “pánico” ante la posibilidad de que el móvil con el que se habían grabado las relaciones fuese el suyo, que sube las imágenes a Google automáticamente, y ante la posibilidad de que otras personas accedieran a su cuenta. Y es que según este letrado, antes de llegar al portal donde sucedieron los hechos todos ellos acordaron mantener relaciones sexuales.

“El hecho de someterse fue una percepción que tuvo. No hay prueba que corrobore su denuncia”

Juan Canales cid

Abogado del militar Alfonso Cabezuelo

Tras explicar que eligieron este portal porque les pareció un lugar discreto, apuntó que ninguno de ellos huyó del lugar, sino que fueron saliendo de forma escalonada y se detuvieron cerca a hablar con otras jóvenes mientras que ella salió dos minutos después y se quedó llorando en un banco a 30 metros de ellos. Canales consideró la posibilidad de que a la joven le sentase mal que, “con malas formas, muy mala educación y fuera de las reglas de la caballerosidad” le dijeran que iban a seguir la fiesta solos.

El abogado hizo referencia también a la sensación de seguridad que sentían los acusados, algo que se acentuó cuando, una vez identificados en la Plaza de Toros, les dejaron marchar. Esto, comentó, les hace pensar que “no son los jóvenes a los que buscan porque ellos no han cometido ningún delito”. En todo caso, prosiguió, su actitud fue “colaboradora y pacífica” en ese momento y también durante su detención debido a que, comentó, ofrecieron los vídeos grabados “convencidos de que iba a ser la prueba que les iba a permitir salir”.

Canales concluyó que los acusados, “nunca supieron que ella no quería hacer nada” porque, insistió, “las relaciones fueron consentidas”. “No hay prueba que corrobore la versión de la denunciante”, aseguró agregando que la joven “incurrió en múltiples contradicciones” y ya en la sala admitió que “nadie en ningún momento le dijo que se sometiera”, sino que “fue una percepción de ella”.

Si bien reconoció que “las imágenes son interpretables dependiendo de quien las vea”, aseguró que lo único claro es que se ve a un grupo de jóvenes practicando sexo y, analizadas por los peritos forenses “coinciden en que no hay agresión”, afirmó. Canales se refirió también a que en la exploración ginecológica realizada en el CHN “no se encontró lesiones de ningún tipo”, salvo “un rozamiento que se produce en las relaciones sexuales consentidas”. - E.C.