Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

De frente

El buen hijo

Por Félix Monreal - Jueves, 30 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

No alcanzo a entender el sentido de ese alegato del abogado Martínez Becerra cuando en la defensa de sus representados -tres acusados de violación- pone el énfasis en su condición de “buenos hijos”. No sé hasta que punto puede influir en un tribunal a la hora de determinar la verosimilitud del delito o sus posibles atenuantes, el que la persona sometida a juicio sea un buen padre, un buen cristiano o un buen amigo de sus amigos. El ser bueno con alguien o en algo no excluye que puedas ser un cabronazo con otras personas o en otras facetas de tu vida. Quiero decir que el argumento de “buen hijo” es insustancial cuando has agredido a alguien;es más, me parece hasta una referencia peligrosa y a tomar en cuenta si tiramos de hemeroteca. Y enumero a continuación algunos casos:

- Omar Marteen, que disparó y mató a 49 homosexuales en un club de Orlando (EEUU) “era un buen hijo, una persona educada que siempre respetaba a sus padres”, declaró su progenitor.

- Pedro Vargas, que incendió su casa y asesinó a seis personas a tiros en Miami “era un buen hijo que llevaba todos los días a su madre a sus citas en el médico”, dijo un residente que salió con vida del edificio .

- Peter Sutcliffe, conocido como el destripador de Yorkshire “se comportó siempre como un buen hijo y un marido atento”, lo que no le impidió acabar con la vida de varias mujeres.

- Stephen Paddock, autor de la reciente matanza en Las Vegas, pasaba también por su “buen hijo y apostador”, aportaba un allegado.

- Saifedin Rizgui, yihadista que mató a 38 personas en un hotel de Túnez, no hizo mudar de opinión a su padre: “Mi hijo no ha cambiado, mi hijo es un buen hijo”, sostenía tras la masacre.

- Dylan Klebold, uno de los dos muchachos que mataron a trece personas en la escuela de Secundaria de Columbine, era definido así por su madre veinte años después del suceso: “No era un monstruo, era un ser humano”.

Salvando las distancias y sin ánimo de establecer paralelismos, defender la inocencia de alguien por su amor o su arraigo familiar o, al contrario, ponerlo bajo sospecha por ser mal hijo, no da el retrato completo de una personalidad. Tampoco de la de un presunto violador.

Herramientas de Contenido

Últimas Noticias Multimedia