Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Cadena perpetua para los torturadores de los ‘vuelos de la muerte’

Alfredo Astiz y Jorde Eduardo Acosta, primeros sentenciados en la megacausa de la ESMA, el mayor juicio de la historia argentina

Jueves, 30 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Alfredo Astiz, conocido como el Ángel Rubio, en una imagen de 2000.

Alfredo Astiz, conocido como el Ángel Rubio, en una imagen de 2000. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Alfredo Astiz, conocido como el Ángel Rubio, en una imagen de 2000.

pamplona- Los exmilitares argentinos Jorge Eduardo Acosta y Alfredo Astiz fueron condenados ayer a prisión perpetua por crímenes cometidos durante la última dictadura en Argentina (1976-1983), en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

Un tribunal federal de Buenos Aires condenó a reclusión perpetua a Jorge Eduardo “el Tigre” Acosta, excapitán de fragata y exjefe de Inteligencia y del Grupo de Tareas de la ESMA, la misma pena que impuso al excapitán de la Armada y agente de inteligencia Alfredo Astiz, conocido como el “Ángel Rubio” o el “Ángel de la muerte”.

La decisión de la corte llegó después de cinco años de audiencias, en el mayor juicio por delitos de lesa humanidad celebrado hasta ahora en Argentina y en el que están acusadas un total de 54 personas, entre ellas el excapitán de corbeta Ricardo Miguel Cavallo y el piloto de la línea aérea holandesa Transavia y marino retirado Julio César Poch, ambos extraditados desde España.

Entre todos destaca un reducido grupo de ocho acusados que se han convertido en los primeros juzgados por su responsabilidad material en los llamados vuelos de la muerte, que se enmarcan en la operación Cóndor que llevaron orquestaron varios regímenes latinoamericanos de la época.

Los acusados, entre quienes también hay civiles, estaban acusados por 789 delitos de secuestros, torturas y homicidios cometidos en la ESMA, donde funcionó de facto la mayor cárcel clandestina del régimen militar argentino y donde se calcula que estuvieron detenidas ilegalmente cerca de 5.000 personas.

El tribunal dictaminó en su sentencia que todos estos delitos son crímenes de “lesa humanidad” y “por ende son imprescriptibles”. Los jueces condenaron a prisión perpetua a Acosta y Astiz por centenares de hechos, aunque en el caso del primero fue absuelto de 58 acusaciones y el segundo de 50.

En su alegato final, Astiz ha sostenido que no se arrepiente de su participación en los crímenes de la ESMA. “Los organismos de Derechos Humanos son grupos de persecución y venganza. Nunca voy a pedir perdón”, ha dicho, según informa la prensa argentina.

El mismo tribunal condenó a prisión perpetua a Mario Daniel Arru, Randolfo Agusti Scacchi y Juan Antonio Azic;a 13 años de cárcel a Juan Arturo Alomar y a 8 años y medio de prisión a Paulino Omar Altamira. Absolvió, sin embargo, al economista Juan Ernesto Alemann, exsecretario de Hacienda del gobierno dictatorial.

Se prevía que la lectura total del veredicto dure incluso días. Éste es el tercer juicio, que se celebra por delitos cometidos en la ESMA, pero ha sido el más prolongado de ellos, con cinco años de audiencias. Debido a la larga lista de imputados, la lectura del veredicto se prolongará varios días. En esta primera sesión, el presidente del Tribunal Federal, Daniel Obligado, ha tenido que pedir a los familiares de las víctimas que guarden silencio. “Van a tener que controlar sus emociones”, ha indicado.

Por la cantidad de imputados, los casos comprendidos y el números de testigos que han declarado (entre ellos 400 sobrevivientes) es considerado el mayor proceso por delitos en la dictadura celebrado hasta ahora por la Justicia penal en Argentina. - D.N.

la cifra

4.000

Los vuelos de la muerte fue el sistema de exterminio de los detenidos desaparecidos que acabó con la vida de unas 4.000 personas, lanzadas al mar desde aviones militares después de haber sido drogadas para adormecerla. La megacausa de la ESMA tiene 54 imputados por los delitos cometidos contra 789 víctimas.