Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Las costas procesales a la Junta General de Baztan

Por Pedro Mª Esarte - Jueves, 30 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Galería Noticia

La sentencia de un tribunal en el litigio que la Junta General del valle de Baztan ha mantenido contra una decisión municipal del mismo Valle (es decir el ayuntamiento), me lleva a explicar la forma en que se rige el Valle de Baztan, calificado por presumidos jurisconsultos de excelente y superior a cualesquiera otras administraciones municipales de Navarra, es un atado de simplezas y vulgaridades de los que es responsable el engolamiento institucional navarro, que anima a otros valles a cambiar el sistema y acoger la forma del que disfruta el Valle de Baztan.

Veo que no han atendido las sublimes, vanas y etéreas llamadas, ya que en los valles de Navarra los hay de ayuntamiento de valle y concejos en los pueblos (Bertizarana, Erro, Esteribar, etc.) de ayuntamiento en los pueblos y Juntas de Valle para los bienes del común (Roncal, Salazar, etc.) que sirven de muestra de que se puede mantener dos administraciones sin complejos y en buena administración.

En mi deseo de explicar sucintamente, pondré un ejemplo personal. Fui jurado de Elizondo en el bienio del 77-78 y como tal saqué las herramientas y utillaje fuera del cementerio a un contratista, por no atenerse a las disposiciones del pueblo.

El contratista me demandó ante el ayuntamiento donde fue aconsejado de mi nula potestad (el pueblo gestiona todo lo correspondiente al cementerio) y siguiendo las informaciones cogió de abogado a Jesús Aizpún que obtuvo del Tribunal Administrativo de Navarra que presidía su hermano Rafael, una sanción de 100 pesetas.

Naturalmente, me sirvió de aprendizaje para conocer que ni la Junta General ni los jurados o alcaldes, tienen entidad propia. Al respecto, el pueblo de Elizondo posee una casa inscrita a favor de sus vecinos el siglo XIX que no puede inscribirla a su favor por dicha razón.

El problema subsiste porque las diputaciones y gobiernos de Navarra están acomodadas al sistema, y los ediles que son elegidos en el Valle se acomodan a ellas, porque así tiene en los pueblos lo que ya mi padre me decía “sois alguaciles sin paga”. La sentencia, aparte de mostrar la ignorancia de los tribunales, es aclaradora ahora con pruebas de que la Junta General de Baztan equivale a una Junta de Veintena y que sus acuerdos no son tales, sino consultas a voz, en un reglamento municipal que, si el ayuntamiento quisiera, las aprobaría por sí mismo.

Herramientas de Contenido