Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Bendita ciudad

La figura del patrón de Pamplona, San Saturnino, fue paseada ayer ante cientos de pamploneses en una procesión donde los gigantes y cabezudos fueron una vez más el reclamo principal.

Un reportaje de Kepa García. Fotografía Javier Bergasa - Jueves, 30 de Noviembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Los gigantes, el mejor reclamo en San SaturninoVER VÍDEOReproducir img

Mayores y pequeños se apiñan junto a los gigantes, momentos después de terminar la procesión.

(YOUTUBE)

Galería Noticia

  • Los gigantes, el mejor reclamo en San SaturninoReproducir

Para satisfacción de unos y la indiferencia de otros, según los gustos, Pamplona-Iruña celebra una vez al año la festividad de San Saturnino, patrón de la ciudad. Los actos que se organizan con motivo de la efeméride no son nada del otro mundo, hay que reconocerlo, pero de un tiempo a esta parte se observa que cada vez hay más pamploneses, no solo los residentes del Casco Viejo, que salen el 29 de noviembre para participar en una representación que forma parte de su ciudad.

Las calles del centro fueron ayer una evidente muestra del interés creciente que genera la celebración, pese a que la climatología no aventuraba nada bueno. Y menos cuando las primeras figuras de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos fueron recibidas a su llegada a la plaza Consistorial con una fina lluvia, lo que obligó a protegerlas bajo los porches de la Casa Seminario junto a la oficina de turismo.

Para muchos pamploneses, la festividad de San Saturnino significa devoción y religiosidad, con el penetrante olor a incienso esparcido por el templo que lo resguarda. Para otros muchos, sobre todo los más pequeños, es la última oportunidad del año para ver en directo a las grandes figuras de la comparsa antes de que llegue el largo periodo de recogimiento invernal.

La segura presencia de cientos de niños en las calles esperando a los gigantes fue la razón de que los gigantes y cabezudos, pese a la amenaza de lluvia, finalmente salieran de su base en la estación de autobuses y formaran parte de la procesión junto a los dantzaris y txistularis municipales, clarineros y timbaleros, libreas, maceros, guardia de gala y la banda de música La Pamplonesa.

A las diez y cuarto de la mañana, 21 corporativos en cuerpo de ciudad llegaron a la iglesia de San Saturnino, desde donde comenzó la procesión en honor al santo patrón de Pamplona, que recorrió la calle Mayor, el paseo del Dr. Arazuri y la calle Nueva para regresar de nuevo a la iglesia.

La celebración religiosa, con la asistencia de concejales de UPN, Geroa Bai y PSN, se prolongó durante más de una hora, mientras el alcalde y varios ediles de EH Bildu y Geroa Bai reponían fuerzas en un establecimiento de restauración cercano.

Poco antes de las doce y media, unos y otros se juntaron para acceder de nuevo a la plaza Consistorial, cubierta casi por completo de paraguas para proteger a los presentes de la lluvia que comenzó a caer entonces con cierta intensidad.

No fue suficiente para que los txikis, sus padres o abuelos se quedaran sin ver danzar a las grandes figuras, que pese a las adversas condiciones pudieron cumplir con la tradición y bailar ante su público más fiel y entregado. Fue su despedida. No lo volverán a hacer en público hasta el próximo 6 de julio, que como quien dice está casi a la vuelta de la esquina.

Los 21 concejales que estuvieron en la procesión, varios de ellos acompañados por sus parejas, se reunieron para comer en uno de los salones del Ayuntamiento. El gasto corrió a cargo de los asistentes.

Los actos oficiales de la festividad de San Saturnino tuvieron un epílogo musical. Como en los últimos años, se celebró en el Teatro Gayarre el concierto de La Pamplonesa dedicado a la zarzuela, con un repertorio del periodo de máximo esplendor del género, entre el último tercio del siglo XIX y el primero del siglo XX, que según los entendidos fue una delicia.

los apuntes

21 asistentes, 6 ausencias. Los 10 ediles de UPN, tres de los cinco de EH Bildu, los cinco de Geroa Bai y los tres del PSN estuvieron presentes en la procesión, aunque no todos acudieron a la celebración religiosa. Faltaron los tres de Aranzadi, dos de EH Bildu y la de I-E.

31 comensales. A la comida acudieron los 21 concejales, que pagaron de su bolsillo, y 10 acompañantes.

la frase

asiron “cada uno lo celebra como quiere”

El alcalde Joseba Asiron se congratuló de que la lluvia hubiera respetado la mañana y no dio importancia a la decisión de varios concejales de no acudir a los actos programados.

Herramientas de Contenido