Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Un libro recoge e ilustra la relación entre el arte y el Palacio de Navarra

El historiador del arte Ignacio J. Urricelqui es el autor de la nueva publicación del Gobierno foral

Paula Etxeberria Oskar Montero - Viernes, 1 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Mural representativo de la Montaña de Navarra, obra de Gustavo de Maeztu, que decora el Salón de Sesiones del Palacio de Navarra.

Mural representativo de la Montaña de Navarra, obra de Gustavo de Maeztu, que decora el Salón de Sesiones del Palacio de Navarra.

Galería Noticia

  • Mural representativo de la Montaña de Navarra, obra de Gustavo de Maeztu, que decora el Salón de Sesiones del Palacio de Navarra.
“Lo que tenemos en el Palacio de Navarra es un patrimonio histórico y artístico relevante”

pamplona- Desde obras de Rubens hasta creaciones contemporáneas de David Rodríguez Caballero, el Palacio de Navarra atesora en sus pasillos, salones y despachos un rico y diverso patrimonio artístico del que, precisamente estos días, como cada año con motivo de los actos organizados en conmemoración del Día de Navarra, cerca de 1.200 personas han podido disfrutar en unas visitas guiadas muy demandadas por la ciudadanía navarra y que finalizan hoy.

Quien no haya tenido todavía oportunidad de conocer en persona este patrimonio, y quien sí lo haya hecho pero tenga ganas de seguir ahondando en él, puede hacerlo ahora a través de una nueva publicación del Gobierno de Navarra que, bajo el título Arte y artistas en el Palacio de Navarra, recorre e ilustra en atractivas imágenes la relación entre la Diputación Foral y el arte. El historiador del arte Ignacio J. Urricelqui es el autor de este libro, que él mismo presentó ayer en rueda de prensa en compañía de la consejera de Relaciones Ciudadanas e Institucionales, Ana Ollo. En palabras de ésta, “se trata de una magnífica obra que nos muestra la riqueza que hay en la casa de todos los navarros”. En ella se distinguen tres partes diferenciadas. La primera, que Urricelqui titula El Palacio de Navarra como espacio expositivo, aporta datos inéditos en algunos casos, “sobre el papel que desempeñó el edificio a finales del siglo XIX para promocionar a artistas locales, en algunos casos becados por la propia institución”, según explicó el propio autor. La segunda “es un recopilatorio de las piezas artísticas más relevantes que alberga o albergó y destaca, de manera especial, el Salón del Trono, en el que se representa la importancia del Reino de Navarra”. La tercera incluye un índice de artistas con breves biografías y referencias a sus obras en el edificio.

El libro, con una tirada de 400 ejemplares y cuya edición ha costado 9.000 euros, recoge en sus 230 páginas 300 ilustraciones con textos en castellano y en euskera. Sale a la venta al precio de 15 euros.

En palabras de su autor, la publicación “aborda el relevante papel desempeñado por el Palacio de Navarra como espacio de promoción y de clientela artística desde su construcción a mediados del siglo XIX”. Un papel -apuntó Urricelqui- “que confirma a esta institución como referente cultural y patrimonial, además de institucional y político de la Comunidad de Navarra”.

ignacio j. urricelqui

Historiador del arte

pionero salón del trono El historiador del arte destacó el Salón del Trono como “un ejemplo significativo del interés de la Diputación por dotar a su sede, el Palacio de Navarra, de un espacio digno y adecuado para las recepciones oficiales. La decoración de ese Salón fue motivada por el anuncio de la visita de la reina Isabel II a Navarra en el año 1861, visita que finalmente no se produjo, pero que impulsó que la Diputación desarrollara un programa decorativo y constructivo verdaderamente importante para el contexto de mediados del siglo XIX, no solo en Navarra sino en España”, comentó Ignacio J. Urricelquie, quien apuntó en este sentido que “este Salón del Trono es pionero en cuanto a la decoración de espacios palaciegos, y además trajo a Navarra a una serie de artistas y de obras que se sitúan a la vanguardia artística del momento, a través de la obra de artistas pensionados en Roma que trajeron a Navarra la denominada estética nazarena, que se encontraba entonces en auge en determinados focos europeos. Este es solo un ejemplo de que lo que tenemos en el Palacio de Navarra es un conjunto patrimonial histórico y artístico verdaderamente importante y relevante”, subrayó el autor del libro.

el libro

tres partes1ª) Exposiciones 1910-1940. El Palacio de Navarra desempeñó un importante papel de promoción para los artistas locales de 1910 a 1940. Durante estas décadas, acogió exposiciones de artistas como Jesús Basiano, Javier Ciga, Julio Briñol, Emilio Sánchez Cayuela Gutxi, Rosa Iribarren, labor que continuaría durante la posguerra con artistas como Aureliano Rebolé, César Muñoz Sola, Elena Goicoechea, Gerardo Sacristán, Antonio Cabasés o Miguel Pérez Torres.

2ª) Espacio artístico. El libro ofrece una información bibliográficamente renovada del patrimonio que atesora el Palacio en sus salones, pasillos y despachos: pinturas, esculturas, tapices, piezas de artes decorativas y mobiliario.

3ª) Diez joyas del Palacio. Se destacan como especialmente significativas 10 obras: el conjunto decorativo del Salón del Trono, el retrato de Fernando III de Navarra y VII de Castilla obra de Goya, los seis tapices flamencos de Franz van den Hecke con diseño de Rubens, los murales de Gustavo de Maeztu en el Salón de Sesiones, las vidrieras con 155 escudos de municipios de Navarra obra de la Casa Maumejean de Donostia, las urnas y mazas de plata de las Cortes de Navarra, el busto de Julián Gayarre de Mariano Benlliure, los retratos de los diputados forales de la Gamazada realizados por Enrique Zubiri, el tapiz gobelino con las armas de Francia y de Navarra, y la alegoría de Navarra en la fachada de Carlos III realizada por Fructuoso Orduna.

Herramientas de Contenido