Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

En 19 meses la juez no hizo ni una diligencia y la Sala tarda 4 días en desautorizarla

La estimación del recurso en un tiempo récord contrasta con el archivo de una causa incoada en marzo de 2016

Viernes, 1 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- El tiempo que ha tardado la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra en decretar la reapertura del caso de El Molino estimando el recurso de la familia de una usuaria ha sido récord. Recibió el recurso el día 17 de noviembre y señaló para resolver el día 21. En apenas cuatro días se resolvió un asunto que se ha notificado esta semana. Media una distancia sideral entre esta agilidad en la resolución que contrasta con la tardanza de la juez de instrucción en decretar el archivo de la causa que había recibido. Fueron nada más y menos que 19 meses los que le llevó el sobreseimiento, sin practicar además ni una prueba.

Si bien el asunto data de marzo de 2016, cuando se entendió que se debía acudir con el informe de Servicios Sociales a la sede judicial para que se depuraran las pertinentes responsabilidades penales, si las hubiera, fue después de 19 meses cuando la juez decidió archivar por segunda vez el caso (en primer lugar lo hizo en mayo de 2016, cierre que fue recurrido) al desestimar los recursos, e incluso la personación en el procedimiento como acusación popular del Gobierno de Navarra, a quien no considera habilitado para ello. El debate sobre dichas personaciones entre juez, fiscal y partes fue el único contenido judicial de este procedimiento, además de los archivos decretados y respaldados, eso sí, hace mucho tiempo, por la Fiscalía. El Ejecutivo y una de las familias que se sumaron a la denuncia decidieron proseguir con el caso y recurrieron a la Audiencia Provincial de Navarra para que se reabriera y se efectuara el trabajo propio de una instrucción judicial. Y es que durante todo este tiempo, la jueza fue incapaz de practicar ni una sola diligencia de investigación al respecto de este caso. Ahora, al menos, tendrá que tomar a la fuerza declaración a los tres monitores cuyas malas prácticas venían señaladas en el informe del Gobierno foral. La orden de la Audiencia motiva que el caso cobre de nuevo fuerza y habrá que ver en dónde desemboca la futura instrucción. Por el camino se han perdido casi dos años. - E.C.

Herramientas de Contenido