Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Fallece por inhalación de monóxido de carbono de un calefactor en Campanas

Arturo López, pamplonés de 37 años, pernoctaba en una bajera junto al aparato

Enrique Conde - Viernes, 1 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

pamplona- Un varón de 37 años de edad y de origen dominicano, aunque residente en Pamplona, Arturo López Echavarría, falleció en la madrugada del jueves, posiblemente a causa de una intoxicación por inhalación de monóxido de carbono, en la bajera de una casa de Campanas donde pernoctaba con autorización de su propietario. El fallecido llevaba al parecer unos días alojado en el lugar, donde había un calefactor alimentado por un generador que emitía el gas que ha provocado su muerte. Se trata de una vivienda cercana a las vías del tren, ubicada en el camino a la harinera de Campanas y que está muy próxima a una nave industrial que pertenecía a una empresa de grúas. El fallecido, cuyos padres residen en el barrio de la Chantrea, tenía habilitado un espacio en la bajera del inmueble para poder pernoctar.

Al parecer, fue el propietario de la vivienda de Campanas quien, a las 5.48 horas, procedió a efectuar una llamada de alerta a SOS Navarra al descubrir el posible siniestro doméstico. Hasta el lugar fueron movilizados el equipo médico de guardia de la zona y una ambulancia medicalizada, pero el personal sanitario únicamente ha podido confirmar el fallecimiento de la persona afectada. La Policía Foral investiga las circunstancias en las que se produjo el suceso. El cuerpo fue trasladado al Instituto Navarro de Medicina Legal, donde le iba a ser practicada la autopsia.

Las intoxicaciones por monóxido de carbono son frecuentes en esta época del año al tratarse de un gas muy venenoso que si se respira en altas concentraciones puede causar la muerte. Cuando este gas entra en contacto con la sangre y ocupa el espacio del oxígeno, llega a todos los órganos y tejidos, lo que provoca la lesión mortal tanto en el aparato respiratorio como circulatorio. La víctima no suele percibir la inhalación del gas cuando este le afecta y le hace perder el conocimiento en corto espacio de tiempo.