OSASUNA MAGNA 4-3 NATURPELLET

Los verdes se superan

Primera división | Osasuna Magna sufre pero gana al naturpellet, alcanza un nuevo récord de puntos y reafirma su presencia en la copa de españa

Beatriz Equísoain | Iraizoz Iñaki Porto - Sábado, 2 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Bynho, Víctor y Araça abrazan a Rafa Usín tras uno de sus goles, en presencia de Buitre, del Naturpellet.

Bynho, Víctor y Araça abrazan a Rafa Usín tras uno de sus goles, en presencia de Buitre, del Naturpellet. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Bynho, Víctor y Araça abrazan a Rafa Usín tras uno de sus goles, en presencia de Buitre, del Naturpellet.

Osasuna Magna 4

Naturpellet 3

OSASUNA MAGNA Asier, Araça, Rafa Usín, Eseverri y Bynho -cinco inicial-. También jugaron Víctor, Alvarito, Roberto Martil, Dani Saldise, Eric Marte y Llamas.

NATURPELLET SEGOVIA Cidao, Borja Blanco, Alvarito, Javi Alonso y Sergio -cinco inicial-. También jugaron Edu, Álvaro López, Juanfran, Bruite y Carlos Muñoz.

Goles 0-1, m.3: Alvarito;1-1, m.8: Rafa Usín;2-1, m.14: Eric Martel;3-1, m.21: Rafa Usín;3-2, m.32: Buitre;3-3, m.33: Javi Alonso;4-3, m.38: E. Martel.

Árbitros Moreno Durán y Munez Carpintero. Amonestaron con amarilla a los locales Araça, Eric Martel y Eseverri;y a los visitantes Cidao y Adrián (portero suplente), este por protestar desde el banquillo.

Pabellón Anaitasuna. Unos 1.700 espectadores.

PAMPLONA- Osasuna Magna saboreó ayer más que una victoria ante el Naturpellet Segovia. Los de Irurtzun abrazaron un triunfo -sin brillo, sí, pero triunfo al fin y al cabo- que les permite constatar su presencia matemática en la próxima edición de la Copa de España;y un triunfo que le sirve, además, para confirmarse como un equipo con ambición, sin límite, al sobrepasar su propio récord de puntos en una primera vuelta: con los tres de ayer ya son 27 los que luce en la tabla, uno más que su anterior marca. Para quitarse el sombrero.

Bien es cierto que el encuentro de ayer no fue de los mejores que ha disputado el Xota. Le costó entrar en el partido, aparecía y desaparecía por momentos y acabó sufriendo ante el asedio rival, que a punto estuvo de llevarse un empate.

El Segovia dejó al pabellón Anaitasuna helado nada más iniciarse el juego, con un gol de Alvarito a los tres minutos en la portería defendida por Asier, que para entonces ya había tenido que intervenir en un par de ocasiones. Imanol movió su banquillo y dio entrada a Eric Martel, Roberto Martil, Dani Saldise y Álex Llamas, quien poco a poco se va haciendo con más minutos por su entrega en la pista. Con Osasuna Magna presionando más sobre la defensa rival, Rafa Usín empató el encuentro tras un pase de Araça, quien previamente había robado con astucia el balón. La igualada se tradujo en confianza, motivación, y los navarros empezaron a asediar la meta de Cidao. Una peligrosa contra de Víctor, otra ocasión clara de Araça o dos balones altos de Eseverri fueron el preludio del 2-1, obra de Eric Martel. El jugador catalán marcó un golazo por toda la escuadra, desde fuera del área, tras chutar un balón que previamente le había golpeado. Con esa ventaja mínima se llegó al descanso.

El partido se puso aún más de cara en la reanudación, cuando de nuevo Rafa Usín anotaba para Osasuna Magna. El encuentro parecía encarrilado, los navarros achuchaban cada vez más la portería segoviana, como lo demostró el tiro al palo de Dani Saldise o sendas ocasiones de Usín y Eseverri. El Naturpellet aprovechaba también sus acercamientos al área de Asier y a punto estuvo Juanfran de anotar, si bien su tiro cruzado en carrera se marchó fuera. El desconcierto se apoderó del Xota, que atónito vio cómo Buitre primero y Javi Alonso después igualaban el encuentro (3-3) a falta de ocho minutos. Un jarro de agua fría.

El público empezó a apretar y, lejos de amilanarse, Imanol optó por sacar a Araça de portero-jugador. Le salió bien. Eric Martel empujó el balón que le puso Eseverri y, con él, colocaba el 4-3. Segovia apostó por la misma baza, el juego de cinco, y aunque hizo sufrir al Xota, finalmente la victoria se quedó en casa.