Falsa discriminación del profesorado de castellano

Por Miren Aranoa y Esther Korres Bengoetxea - Sábado, 2 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

ante la tramitación a la Mesa del Parlamento por parte del PSN de una proposición de ley contra las oposiciones por especialidades, queremos mostrar nuestra preocupación. Una propuesta que quiere frenar cualquier intento de avance hacia una lista integradora para todos y todas las docentes de Navarra, en igualdad y sin distinción. La lista única que cuenta con el aval de la mayoría sindical de la Mesa Sectorial de la Educación. Una mayoría, que parece ser que no es suficiente para quienes la reclamaban a la hora de apoyar una nueva Ley de Policías. ¿A quién quieren engañar? Resulta preocupante ver cómo intereses particulares, presiones externas… se imponen ante un avance en los derechos laborales del profesorado.

Recordemos que discriminar las listas de cada especialidad por idiomas proviene del año 1991, solamente se da en la educación pública navarra (en Asturias, CAV, Valencia, Galicia, Catalunya o Baleares funcionan con listas por especialidades). Sorprendentemente, ante esto los partidos que van a apoyar esa proposición de ley hablan de realidades sociolingüísticas diferentes para confundir o para lavar su imagen porque en el fondo saben que de lo que estamos hablando es de derechos laborales del profesorado de la enseñanza pública, derechos que deben ser regulados por la mesa sectorial, aunque para algunas esa mesa sectorial solo esté legitimada cuándo les dan la razón. Esto es hacer trampa, es engañar y es responder al interés más atroz propio de políticas segregadoras y de derechas, y poco propio de izquierdas. Así que vayámonos situándonos. Esta ley que propone el PSN, supone un antes y un después porque por primera vez desde el Parlamento se van a recortar derechos laborales de los trabajadores de la enseñanza pública, negociados y pactados en mesa sectorial.

Cuando escuchamos y leemos constantemente que esta medida va en contra de la igualdad de oportunidades y de las personas monolingües, nos echamos las manos a la cabeza y nos preguntamos una y otra vez lo siguiente: ¿por qué, entonces, no reivindican listas segregadas con cualquiera de los idiomas que impartimos en la enseñanza navarra (alemán, francés, inglés, lenguaje de signos…)? En estos casos a la persona aspirante se le añaden dichas capacidades en las listas mediante un código. A más capacidades o aptitudes, más opciones. Y no al revés.

Por último, queremos subrayar otro aspecto, que es tan o más serio que lo hasta ahora expuesto: el castigo que supone esta regresión, al profesorado de la enseñanza pública. Sí, castigo, castigo psicológico y físico. Todos y todas sabemos que cualquier concurso-oposición conlleva en sí mismo un desgaste y una carga muy importante de estrés. Con la propuesta de IE y de PSN de acceso a la función pública, el profesorado bilingüe que quiera acceder a plazas en euskera y en castellano tendrá que examinarse dos veces de la misma especialidad, del mismo temario. Este hecho incrementa sin ninguna duda el estrés de los y las aspirantes, por no hablar de los niveles de ansiedad que tienen que padecer ante esta situación. Curiosamente, y al igual que ocurre en la gestión de la lista, la propuesta del PSN no contempla esta obligatoriedad de hacer doble examen para quienes también conocen inglés, alemán, francés… el castigo se dirige en exclusiva al profesorado bilingüe vascoparlante. ¿No les llama la atención?

Castigo psicológico sine qua non, y castigo físico: dos exámenes escritos sobre el mismo temario, dos programaciones, multiplicar por dos las unidades didácticas a elaborar por un profesorado que, habitualmente, está trabajando como profesorado interino. Todos y todas sabemos el esfuerzo físico y psicológico que supone preparar una oposición cuando se está trabajando. Algunas fuerzas políticas y algunos sindicatos nos dicen que por ser bilingües, por tener capacitación lingüística en castellano y en euskera, debemos esforzarnos el doble física y psicológicamente, sí o sí. Menudo ejemplo para el alumnado navarro: “no os forméis, no estudiéis, a mayor preparación mayor castigo”.

Para este paso atrás, no cuenten con EH Bildu. Nuestro posicionamiento ha sido claro y firme desde el principio. Nos reafirmamos en favor del profesorado navarro, del 100% del profesorado navarro sin exclusión, al que hay que dejar de castigar, de la calidad de la educación pública y, como no puede ser de otra manera, de nuestro alumnado, sin vacilaciones, sin intereses ocultos: a más capacitaciones o aptitudes, más opciones.

Las autoras son parlamentarias de EH Bildu Nafarroa en la comisión de Educación