Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

“Hemos planteado todas las opciones, pero ellos no querían”

El entrenador Diego Martínez revela que el Nàstic no aceptó la propuesta de disputar hoy el partido

Javi Gómez | Javier Bergasa/Mikel Saiz - Sábado, 2 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Diego Martínez camina en El Sadar sobre y bajo la nieve.

Diego Martínez camina en El Sadar sobre y bajo la nieve. (JAVIER BERGASA/MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Diego Martínez camina en El Sadar sobre y bajo la nieve.

PAMPLONA- Instantes después de que el árbitro designado para el partido que ayer deberían haber disputado Osasuna y Nàstic en El Sadar suspendiera el encuentro por la nieve que cayó ayer en Pamplona, el entrenador del conjunto navarro, Diego Martínez, ofreció sus impresiones sobre la decisión del colegiado sevillano Luis Mario Milla Alvendiz. “No estoy enfadado, simplemente queríamos jugar y hemos hecho todo lo posible por hacerlo, pero no ha podido ser. Creo que deberíamos haber empezado a la hora prevista (las 21.00 horas) porque nuestros operarios se han hinchado a trabajar durante todo el día para retirar la nieve y porque durante el calentamiento el balón corría”, dijo el preparador gallego, que también mostró su respeto por el fallo adoptado por el árbitro y además desveló que el Nástic se negó a aceptar las propuestas de Osasuna para disputar el partido este mismo fin de semana, incluso hoy mismo. “Hemos planteado todas las posibilidades para poder jugar antes de que acabe la jornada. Hoy (por ayer), mañana (por hoy), pero hay que respetar las opiniones y ellos (por el Nàstic) no querían”.

Diego Martínez, que explicó haber estado reunido con el árbitro y con el entrenador y el delegado del conjunto tarraconense, matizó que “evidentemente hemos propuesto jugar mañana (por hoy) a las cuatro o las cinco de la tarde (el pronóstico de la Agencia Estatal de Meteorología rebajaba el porcentaje de riesgo de nieve del 95% de ayer al 40% y al 10% en horario matinal), cuando se pudiese, pero no a las nueve”. Sin embargo, para que el partido se pudiera disputar hoy, era necesario el consenso de ambos clubes, al tratarse de un aplazamiento de menos de 24 de horas con respecto al señalamiento inicial del encuentro, algo que no se produjo, ya que Osasuna quería jugar, mientras que el Nàstic apostó por lo contrario.

El entrenador del cuadro navarro se mostró preocupado porque “ahora hay que ver cuándo se juega este partido y espero que no interfiera en nuestros planes de trabajo”. “El árbitro decía que no se podía jugar por la nieve”, desveló Diego Martínez, que apostilló, en referencia a los riesgos de lesión que “puede que con el aplazamiento nos toque jugar tres partidos en una semana y eso también hace peligrar la integridad física de los futbolistas”. “Me limito a dar nuestra opinión”, continuó el técnico. “Hemos intentado jugar por todos los medios, también por toda la gente que ha venido al estadio. Lo hemos dado todo por ellos, pero a partir de ahí tiene que decidir el árbitro”, argumentó. Además, expresó sus dudas de cara al futuro inmediato: “Ahora tengo un jugador que hoy (por ayer) no iba a poder jugar por cinco amarillas (en referencia a Oier) y no sabemos si va a poder hacerlo la próxima jornada en Oviedo y tampoco sabemos cómo va a ser este partido contra Nàstic dentro de unas semana”, opinó.

El preparador rojillo acató la decisión del colegiado, pero introdujo una reflexión con respecto a lo que ocurrió ayer en El Sadar (o lo que no sucedió, ya que el partido no llegó a celebrarse). “Tenemos que aprender de estas situaciones. Está claro que aquí en invierno no se puede jugar a las nueve de la noche, como en Andalucía no se puede jugar en verano a primera hora de la tarde por el calor”, reflexionó Diego Martínez, que habló de experiencias anteriores: “El año pasado, con el Sevilla Atlético, jugamos en Girona con lluvia;también me ha tocado disputar un play off a 40 grados. No digo que haya que hacer algo así y entiendo que cuando ya habíamos rebasado mucho la hora del inicio del partido no se podía jugar, pero creo que podíamos haber encontrado una solución para evitarnos todos más problemas. Podíamos haber jugado el sábado o el domingo, pero ahora vamos a tener que hacer encaje de bolillos y va a ser un problema para todos”. Para terminar, el técnico negó que hubiera placas de hielo: “Al menos no las había a la hora de inicio marcada, luego, ya no lo sé”.