Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Retraso y suspensión por la nieve

LA LIGA | El árbitro, que demoró el inicio del encuentro media hora, decide que se aplace el partido entre Osasuna y Nàstic, que espera fecha para su disputa tras la negativa del conjunto catalán a jugar hoy

Javi Gómez/Javier Saldise Javier Bergasa/Mikel Saiz - Sábado, 2 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Diego Martínez, hablando con sus jugadores bajo la nevada.

Diego Martínez, hablando con sus jugadores bajo la nevada. (JAVIER BERGASA/MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Diego Martínez, hablando con sus jugadores bajo la nevada.

PAMPLONA- El partido entre Osasuna y Nàstic fue suspendido ayer por el árbitro porque consideró que el terreno de juego, con nieve por una tormenta repentina poco antes del inicio del partido, no reunía las condiciones adecuadas de visibilidad ni para conservar la integridad de los jugadores, explicó en el acta. El encuentro, que tenía previsto comenzar a las 21.00 horas, fue retrasando su inicio -buscándose una aparente solución del tipo que fuera- hasta que el colegiado decidió que no se iba a jugar.

Adoptada la suspensión, Osasuna propuso al Nàstic jugar tanto hoy como el domingo, pero el conjunto catalán declinó las propuestas realizadas desde el conjunto navarro y ayer mismo, tras el anuncio del aplazamiento, regresó a Tarragona -partieron desde el propio estadio de El Sadar-. Osasuna no ocultó su malestar por la situación conforme los acontecimientos se fueron desarrollando -a media noche emitió un comunicado en este sentido-, ya que consideró que el campo reunía las condiciones para que se disputara el encuentro y que, incluso, la demora a la hora de tomar una decisión final no hizo sino que empeoraran las condiciones del terreno -la nieve siguió cayendo sin posibilidad de arreglo-.

El árbitro indicó en el acta que no existían las condiciones adecuadas de visibilidad y de seguridad para que se desarrollara el partido con normalidad -señaló que por una repentina tormenta de nieve-, y que el Nàstic no quiso jugar cuando se lo propuso Osasuna. En el apartado de otras incidencias, el árbitro, Milla Alvendiz, relata los pormenores que le recomendaron la suspensión. La explicación íntegra es la siguiente: “30 minutos previos al comienzo del encuentro, se inició una fuerte nevada cubriendo completamente el terreno de juego de nieve, impidiendo la visibilidad de las líneas del terreno de juego, la del equipo arbitral y del balón. Dicha nevada cesó en los 5 minutos previos al comienzo del encuentro, es en ese momento en el que tomamos la decisión de retrasar 30 minutos el comienzo para agotar todos los medios a nuestro alcance. Colaborando los operarios del club local en la retirada de la nieve situada sobre el terreno de juego llegando a retirarla parcialmente. Tras comprobar en dos ocasiones el estado del terreno de juego y habiendo transcurrido los 30 minutos mencionados, observamos que la nevada no cesa incluso llegando a aumentar su intensidad. Puesto que las líneas del terreno de juego volvieron a cubrirse de nieve impidiendo la visibilidad tanto de estas como del balón y no pudiendo garantizar la integridad física de los jugadores, decidimos concretar la suspensión del encuentro por los motivos dictados. Escuchado el posicionamiento de ambos delegados siendo favorable a jugar el equipo local y no así el visitante. Ante la posibilidad presentada de disputar el encuentro dentro de las 24 horas siguientes como estipula la circular Nº5 Disposición Decimoséptima de la RFEF, el delegado del club Gimnastic de Tarragona SAD se niega a celebrar el encuentro en el tiempo indicado”.

El Reglamento de la Federación Española de Fútbol remite a sus propios órganos decisorios, el Comité de Competición en este caso, sobre la determinación de la fecha de celebración. “Si el partido se suspendiera por causa de fuerza mayor, se celebrará o proseguirá el día que el correspondiente órgano competente determine, salvo que, en base a las previsiones reglamentarias, adopte aquél otra clase de pronunciamiento”, dice la normativa.

Competición se reúne los miércoles -salvo cita de urgencia-.

espera y confusiónLos prolegómenos de la suspensión fueron realmente confusos. El árbitro, el debutante en la categoría Luis Mario Milla Alvendiz, decidió que el inicio del encuentro se retrasara después de la inoportuna tormenta de nieve -el campo estaba verde entonces por el trabajo de los operarios de Osasuna-.

El colegiado, de la localidad sevillana de La Rinconada, decidió que el encuentro comenzará quince minutos más tarde -así lo comunicó el club- para que los trabajadores de Osasuna realizaran de nuevo los trabajos de acondicionamiento necesarios. Los aficionados protestaron cuando se anunció el retraso por megafonía.

A las 21.10, los jugadores de ambos equipos saltaron al terreno de juego para iniciar de nuevo el calentamiento mientras la nieve continuaba cayendo. A las 21.25 volvió a comparecer sobre el terreno de juego el trío arbitral, que realizó una inspección de apenas tres minutos -sobre todo en una de las áreas-, se marchó a los vestuarios.

Diez minutos más tarde, cuando todavía no se había comunicado oficialmente la suspensión del encuentro, los jugadores del Nàstic abandonaron el terreno de juego despidiéndose de sus aficionados y evidenciando con gestos con las manos que no se iba a disputar el encuentro. A las 21.42 horas, Osasuna anunció por sus canales de comunicación que el partido quedaba suspendido y aplazado. En medio de una evidente confusión, los aficionados de Osasuna protestaron la decisión, mientras que entre los jugadores de los dos equipos se escenificaban sobre el propio terreno de juego escenas que mostraban que no compartían cómo iban derivando los acontecimientos hacia la suspensión. Con siete bajas en las filas del Nàstic, los catalanes tenían argumentos de número como para no querer saber nada del partido.

“el Nàstic no quiere jugar”El director deportivo de Osasuna, Braulio, siguió a pie de campo el desarrollo de los acontecimientos y, en declaraciones a Gol, antes de la suspensión oficial del encuentro ya manifestaba bien a las claras las posturas de los dos clubes, uno por la labor de jugar y el otro, por no hacerlo. “Ellos no quieren jugar, porque tienen muchas bajas, y nosotros sí queremos hacerlo”, zanjó el asunto el director deportivo rojillo. “En Alemania hemos visto partidos en los que se juega con campos con nieve, así”.

los datos

La nevada inoportuna. El árbitro refleja en el acta que minutos antes del inicio del partido comenzó la nevada que impidió que el campo reuniera las condiciones adecuadas para la disputa del encuentro.

Visibilidad e integridad. Los argumentos expuestos por el árbitro hablan de las dificultades de visibilidad de las líneas reglamentarias del terreno de juego y la imposibilidad de garantizar la integridad de los futbolistas.

Decide la Federación. El Reglamento de la FEF expone sobre la suspensión de los partidos: “Si el partido se suspendiera por causa de fuerza mayor, se celebrará o proseguirá el día que el correspondiente órgano competente determine, salvo que, en base a las previsiones reglamentarias, adopte aquél otra clase de pronunciamiento”. El Comité de Competición decidirá.

el acta

el árbitro “El Nàstic se niega a celebrar el encuentro en 24 horas”

Milla Alvendiz, el árbitro, expuso en el acta que el Nàstic no quiso jugar hoy. “Escuchado el posicionamiento de ambos delegados, siendo favorable a jugar el equipo local y no así el visitante. Ante la posibilidad presentada de disputar el encuentro dentro de las 24 horas siguientes, el delegado del club Gimnàstic de Tarragona SAD se niega a celebrar el encuentro en el tiempo indicado”.

Últimas Noticias Multimedia