Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Una decisión incomprendida

La zona mixta fue una locura en los momentos previos a la decisión

Un reportaje de J. Gómez. Fotografía Javier Bergasa/Mikel Saiz - Sábado, 2 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

incredulidad, sorpresa y, finalmente, enfado. Esos fueron los tres estados por los que pasaron todos los miembros de Osasuna durante la media hora que el arbitro tardó en tomar la decisión.

Comienza el retrasoA las 21.00 horas tenía que comenzar el partido, pero el colegiado toma la decisión de retrasar el inicio para que limpien más la zona de las líneas, que se ven claramente. La nevada ya ha cesado y la zona mixta, que para la hora del partido suele estar vacía, comienza a ser zona de paso hacia el campo. Bajar directivos de ambos clubes, los directores deportivos, hasta el gerente de Osasuna se persona en el campo. Al decretar este retraso, los allí presentes, comienzan a estar incrédulos. Empieza a correrse la voz de que el Nàstic no quiere jugar. Rápidamente viene a la mente de todos la cantidad de bajas que tienen los catalanes.

Pero todos los presentes creen que se acabará jugando. Los balones ruedan y ha dejado de nevar, no parece que vaya a haber problema para, por lo menos, comenzar el partido.

El enfado va en aumentoEl Nàstic no quiere ni que comience el partido. “¡Si no nieva!” se escucha en el túnel donde están los jugadores. El mosqueo de los presentes de Osasuna empieza a ser muy importante. Éste aumenta cuando ven que el árbitro no sale. Según reflejó luego en el acta, “la nevada había aumentado de intensidad”, aunque él estuvo en su vestuario. Pasan los minutos, los jugadores vuelven a calentar, se notan sus pisadas y la nieve se va yendo. El equipo de mantenimiento realiza con esmero la gran labor que estuvieron haciendo durante todo el día. Pero el colegiado no aparece. A las 21.25 horas vuelve al campo. Entonces comienza a nevar un poco. En la zona mixta, todo el mundo atento a la bocana de vestuarios y a las televisiones. Siguen bajando y subiendo miembros de ambos clubes. Dentro del túnel, reuniones y más reuniones. El árbitro ya tiene la decisión tomada y, pese a que ni siquiera probó haber si rodaba el balón (que rodaba), se la comunica a los equipos. Miembros de Osasuna prefieren marcharse de la zona ante el lógico enfado que tienen.

Cabreo y tristezaComienzan a salir miembros del cuerpo técnico de Osasuna, que comentan que no se juega. También empiezan a salir del túnel directivos y empleados de Osasuna. Algunos no se lo explican, otros directamente prefieren marcharse sin hablar con nadie del enfado que tenían. Empieza a salir a la zona mixta todo el mundo. Han pasado 30 minutos desde las 21.00 horas. En esa media hora no ha caído un copo en los primeros 25 minutos. Además, el colegiado afirma que “las líneas están tapadas”, cuando los miembros de mantenimientos habían estado bajo el intenso frío limpiando y se veían perfectamente.

Esos mismo operarios, una vez suspendido, pasaron por la zona mixta para marcharse del campo entre enfadados y tristes. La zona mixta ya era un hervidero de medios intentando que alguien diese una explicación de lo sucedido. Lo hicieron por ambas partes. A las 22.30, cuando debían quedar quince minutos de partido, El Sadar ya estaba casi vacío.

Herramientas de Contenido