Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El emprendedor incansable

Antonio catalán abre de media un hotel a la semana y factura 400 millones al año.
Es un empresario átipico: socialista hasta la médula y crítico con la reforma laboral

Un reportaje de Belén Molleda - Domingo, 3 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El empresario corellano Antonio Catalán posa para una entrevista.

El empresario corellano Antonio Catalán posa para una entrevista. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

  • El empresario corellano Antonio Catalán posa para una entrevista.

su padre tenía un taxi y le decía: “si el padre es pastor el hijo tiene que ser ganadero. Yo ya tengo la ganadería”, afirma Antonio Catalán, presidente de AC By Marriott, una cadena que se constituyó en 2010 cuando vendió el 50% de su AC Hoteles a Marriott, el primer grupo hotelero del mundo. A partir de esta fusión, AC By Marriott se ha expandido por todo el globo, abre una media de “un hotel a la semana” y factura del orden de 400 millones de euros anuales, explica.

Natural de Corella (Navarra) y nacido en 1948, Catalán abrió su primer hotel en Pamplona cuando tenía 29 años, era un NH (Navarra Hoteles), un establecimiento que fue creciendo hasta en desembocar en una de las principales cadenas hoteleras del país y que dirigió durante 20 años. Pasado ese tiempo y tras discrepancias con su socio, decidió vender todas sus acciones por 100 millones de euros y fundar AC Hoteles. No ha lamentado aquella venta, primero porque “no merece la pena arrepentirse”, segundo porque con AC Hoteles le ha ido “muy bien” y, en tercer lugar, porque es el fundador de las “dos cadenas de hoteles más importantes del país”.

Tras esta venta, constituyó AC Hoteles, una cadena que fue creciendo hasta que llegaron los años de crisis económica y se vio en apuros. En 2010, en unos momentos tan “complicados” intervino el grupo Marriott, que demostró estar “a la altura” de las circunstancias en los momentos de crisis. Ahora el grupo está saneado, “no tiene deuda prácticamente”, y está de nuevo en la senda de crecimiento.

“Hay que hacer lo posible para que nadie se quede en el camino”, defiende Catalán, preocupado por el futuro de las pensiones

60 hotelesTras estos avatares, aprendió que “las piedras tienen que estar en un sitio y la gestión en otro”. Le quedan unos 60 hoteles en propiedad y no tiene intención de comprar nuevos establecimientos, sí de abrir nuevos hoteles pero mediante alquiler o contratos de franquicia. “En EEUU esta forma de proceder es habitual, aquí en España cuesta más”.

Las buenas relaciones con sus socios se traducen, por ejemplo, en la asistencia del presidente y CEO de Marriott, Arne Sorenson, a la ruta jacobea que organiza Catalán y que ha cumplido la 27 edición, en la que participan unas 70 personas, entre ellas, parte de sus hijos, colaboradores, amigos y figuras del ciclismo como Miguel Indurain y Santi Blanco. Además de un grupo de tándem con invidentes que casi todos han sido paralímpicos. La última semana de junio este nutrido grupo recorre en bicicleta los más de 900 kilómetros que hay de Corella a Santiago de Compostela. ¿Por qué? “Pues por una promesa”, responde. El ofrecimiento surgió hace 27 años cuando a su hija de 2 años “le pasó por encima un todoterreno”. “A pesar de la gravedad de sus heridas, salvó la vida”. Desde entonces, año tras año, peregrina a Santiago “todo un reto personal”.

Casado y con nueve hijos, seis biológicos y otros tres que aportó a la pareja su actual esposa, Catalán es socialista hasta la médula, buen amigo del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y un empresario atípico. No pertenece a la CEOE, es crítico con la reforma laboral y defiende a capa y espada los derechos de sus empleados, aunque reconoce que en momentos de crisis se vio obligado a despedir a alguno. Y volviendo al consejo de su padre, en lo que respecta al taxi y la ganadería, opina que teniendo “la ganadería no tiene por qué hacer una economía salvaje”. Su negocio son las personas, se está saliendo de la crisis y “hay que hacer todo lo posible para que nadie se quede en el camino”.

De trato afable y muy al día de la actualidad política y económica, es un empresario cercano a la prensa, no en vano acaba de ser galardonado con el accésit del premio Tintero, que otorga la Asociación de Periodistas de Información Económica. No concibe una España sin Catalunya, no le gusta Donald Trump y no le preocupan las nuevas fórmulas surgidas para el turismo, aunque considera que “se tienen que regularizar y pagar impuestos”. En definitiva, es optimista aunque cree que hay que buscar una solución al “futuro” de las pensiones.

Herramientas de Contenido