Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Rosaura Valentini Esposa de yon Goicoechea, expreso político venezolano

“Cualquier persona puede ir presa hoy en día en Venezuela”

“O te presentas a la alcaldía de El Hatillo o puedes pasar aquí hasta 2026”. Yon Goicoechea aceptó, salió de prisión y se presenta a las elecciones del próximo domingo

Marta Martínez José Mari Martínez - Domingo, 3 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

bilbao- Yon Goicoechea (Caracas, 1983) saltó a la primera línea de la política en Venezuela durante las protestas estudiantiles de 2007 contra el Gobierno de Hugo Chávez. De familia vasca de Gordexola, Goicoechea cumplió 33 años el pasado 8 de noviembre, cinco días después de salir en libertad. El joven político de Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López, había sido detenido 14 meses antes por “tenencia de explosivos”. Estuvo 56 horas desaparecido y su familia lo buscó hasta en la morgue. Actualmente, Yon tiene impuestas medidas cautelares que le impiden salir de Venezuela. Es por eso que ha sido su esposa, Rosaura Valentini, quien ha acudido esta semana al Parlamento vasco para “agradecer” el apoyo de los grupos parlamentarios y del Gobierno vasco en la lucha por la liberación de Goicoechea.

¿Cuál es el objetivo de su visita a la CAV?

-He venido a manifestar mi afecto y el de Yon y también nuestro agradecimiento a todos los grupos parlamentarios y al Gobierno vasco por su apoyo en la lucha por la libertad de Yon. Y vengo también a hablar de la situación que se está viviendo en Venezuela, vengo a hablar de que hay todavía 317 presos políticos tras las rejas, también vengo a hablar de algunos presos políticos que tienen familiares que son de origen vasco, como es el caso de Laurentzi Bilbao. Sin ser político, este hombre de 63 años lleva más de un año preso por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) por el simple hecho de ser un empleado de una empresa que ofrecía tecnología para los datáfonos. Hubo un colapso, los datáfonos no pasaban en los puntos de venta y atribuyeron la culpa a un grupo de trabajadores de esta empresa, que se llama Credicard, y se encuentran presos siendo totalmente inocentes. Laurentzi Bilbao está en unas condiciones muy duras, que preferiría que su familia las pudiera relatar. Él, casualmente, compartió una celda con Yon.

¿Cómo fue la detención de Yon Goicoechea?

-Fue el 29 de agosto de 2016;él se despide de mí a las 9.30 de la mañana. Acabábamos de llegar de Madrid, donde pasamos tres años viviendo con nuestros hijos de 8 y 5 años. Esa mañana se dirige a buscar unos muebles que nos hacían falta para una mudanza que estábamos terminando de hacer y luego tenía unas reuniones propias de su partido, Voluntad Popular. Yo me quedo esperando a que él llegue y no llega nunca. Las personas con las que se iba a reunir no sabían nada de él y de esta manera pasó 56 horas desaparecido. A él se lo llevaron saliendo de un túnel de Caracas, se llama el túnel de la Trinidad, en una de las autopistas más concurridas de la ciudad. Él iba de copiloto, iba manejando una persona de su equipo de trabajo, al que también se llevaron detenido. Saliendo del túnel lo esperaban 15 hombres con armas largas y siete camionetas del Sebin, sin ningún tipo de identificación. Cuando supimos dónde estaba Yon, pudimos saber que estaba en manos de este cuerpo policial. Antes de eso no sabíamos dónde estaba, lo fuimos a buscar incluso a la morgue porque ninguna institución nos decía dónde estaba Yon.

Serían horas angustiosas.

-Fue horrible, los momentos más duros que hemos vivido. Fuimos al Sebin y ahí nos decían que tampoco estaba. Resulta que esa es una práctica que hacen con muchos casos. Luego de comunicarnos con el Defensor del pueblo, de hacer todas las presiones mediáticas posibles, de llamar a todos nuestros amigos a nivel internacional, lo pudimos ver cuando lo presentaron en el tribunal ya extemporáneamente. Lo presentaron a las 56 horas cuando la ley dice que tiene que ser presentado a las 48 horas. Lo imputaron por tenencia de explosivos y asociación para delinquir. Pero tras el proceso de investigación de la Fiscalía se determinó que estas pruebas eran fabricadas, que él nunca tuvo explosivos en el coche y por lo tanto el tribunal de la causa le dio una medida cautelar sustitutiva de libertad el 20 de octubre del 2016. Pasó un año para que la medida fuera ejecutada y esa medida tenía que haber sido ejecutada inmediatamente.

¿Y por qué no lo liberaron entonces?

-En el momento en que el tribunal emitió la orden de libertad, cerró sus puertas. No se podía ir y preguntar qué es lo que estaba pasando. Tuvimos que ir a la Defensoría del pueblo, fuimos 14 veces, no tuvimos ninguna respuesta concreta. Fuimos al Ministerio Público, agotamos todas las instancias a nivel nacional y luego tuvimos que ir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a Amnistía Internacional y a Human Rights Watch y por último a la Organización de las Naciones Unidas, al grupo de trabajo de detenciones arbitrarias, que determinó que la detención había sido arbitraria y que tenía que ser liberado inmediatamente. Eso fue en abril de 2017 y el Gobierno venezolano tenía seis meses para contestar a esta petición. Se cumple este plazo y lo liberan el 3 de noviembre.

¿Cómo fueron las condiciones de reclusión? ¿Pudieron hacerle visitas?

-Fue muy difícil. Los primeros tiempos no nos dejaban entrar. Prohibían que le pasáramos la comida o pasábamos la comida y no se la entregaban. Había problemas con el agua, las condiciones de reclusión eran bien complicadas porque el baño lo tenía que compartir a veces con 200 personas, muchas veces no hay agua dentro de El Helicoide (sede del Sebin). Los primeros diez días estuvo en una celda de castigo que le llaman el Tigrito, de 1,80 por 2 metros, Yon mide 1,90;le ponían bolsas negras en las rejas para que no pudiera ver hacia afuera, para que no pudiera comunicarse ni siquiera con nadie que pasaba por el pasillo. El Tigrito tiene muy mal olor, es una celda que está sucia, nadie la limpia. Luego estuvo siete meses dentro de una oficina con 20 funcionarios del Sebin todo el día, él solo. Y después de eso pasó siete meses en una tercera celda donde no había ventilación natural, no había ventanas y no se le permitía recibir luz solar, solo una vez o dos veces por semana, una hora, a las siete de la mañana.

¿Cuál es su situación legal actualmente?

-La Fiscalía pidió el sobreseimiento del caso de Yon, que significa que ha cerrado la investigación, sin embargo, como no hay justicia, tiene impuestas medidas cautelares, tiene que presentarse una vez a la semana en tribunales y tiene prohibición de salida del país. Él no tiene por qué estar presentando. Tienen que darle la libertad plena.

Pasó un año desde que el tribunal ordenó su puesta en libertad hasta que salió de prisión ¿por qué lo liberaron el 3 de noviembre?

-Por toda la presión de estos 14 meses. Se dieron cuenta de que, al tener esta boleta de libertad, no podían esperar más tiempo. Esperaron un año. Luego estaba la situación de diálogo;vienen ahora conversaciones el 1 y 2 de diciembre, en las que la oposición, la Mesa de Unidad Democrática (MUD) está pidiendo la liberación de los presos políticos. En agosto de este año había 670 presos políticos y, con el inicio de la etapa exploratoria del diálogo, que fue el 13 de septiembre, ha habido liberaciones. Ahora hay 317 presos.

“Yon estuvo 56 horas desaparecido y lo fuimos a buscar a la morgue porque no nos decían dónde estaba”

“La Fiscalía pidió el sobreseimiento de su caso, sin embargo, tiene impuestas medidas cautelares”

“En agosto había 670 presos políti

La decisión de Yon Goicoechea de presentarse a las elecciones municipales de diciembre ha generado polémica, ya que su partido, Voluntad Popular, va a boicotearlas. ¿Por qué se presenta entonces?

-Él se presentó porque fue un requisito que le impusieron para ser liberado. El día que le liberaron, el 3 de noviembre, después de estar un mes sin recibir luz solar, a él le tocaron la puerta de su celda y lo llevaron a una oficina. Allí le dijeron: “A ti te toca tu libertad, pero o eres candidato a la alcaldía de El Hatillo o tú me dirás, puedes pasar aquí hasta 2026 o hasta que esto se resuelva de alguna manera”.

Fue un chantaje.

-Sí. Él pasó por eso. El sueño de Yon siempre ha sido luchar por la libertad en Venezuela, él se ha dedicado 12 años a esto. Y de alguna manera pensó que eso no era lo que hubiera querido, que debía salir en libertad sin ningún tipo de condicionamiento o coacción, pero prefirió eso a tener que irse exiliado. Lo aceptó. Además que él cree que tiene posibilidades de ganar.

Hay quien le acusa de traidor por esta decisión.

-Él no es traidor. Él fue una víctima. Estuvo 14 meses preso, el día que lo liberan y le ponen esta condición estaba en manos del Sebin. De ninguna manera ha cambiado su ideología, ha salido del partido o ha hecho daño a alguien. Él sabe que tiene que seguir trabajando por la liberación de todos sus compañeros presos políticos. Es una opción que le permite quedarse en Venezuela. Siempre habrá opiniones de la gente cuando no conoce el sufrimiento de estar preso.

¿Va a seguir en Voluntad Popular?

-Continúa en Voluntad Popular, ha habido comprensión porque Voluntad Popular ha sido un partido muy perseguido, del que la mayoría de los dirigentes están en el exilio, presos o refugiados en alguna embajada. Ellos valoran mucho el liderazgo de Yon, saben que no es una persona traidora, que no ha cambiado su ideología y se pasó al gobierno.

¿Tiene miedo de ser detenido de nuevo?

-Yo creo que ese miedo lo tiene todo el mundo hoy en día en Venezuela, porque no hay garantía de nada. En Venezuela, cualquier persona puede ir presa hoy en día.

¿Por qué se marcharon en Venezuela en 2013?

-Cuando Yon estaba dedicándose a la carrera política, una vez que deja de ser dirigente estudiantil, empezó a tener muchas persecuciones, muchas críticas por sus artículos en prensa, pero ya de una manera que daba miedo. Empezó a sentir miedo de que lo pudieran detener y decidió irse a estudiar a la Universidad de Columbia un postgrado sobre derecho energético. Luego continuaron las presiones y decidimos ir a Madrid, yo tengo nacionalidad española porque mi madre es catalana, y él también. Y decidimos venirnos para acá como hacen hoy en día tantos venezolanos para vivir en un país más tranquilo.

¿Por qué regresaron entonces?

-Porque Yon quería regresar. No pasó un solo día sin que quisiera estar en su país haciendo lo que a él le gusta. Yo le advertí de los riesgos, no me hizo caso y a los dos meses lo detuvieron.

En Cuba, las Damas de Blanco surgieron tras la ola de detenciones durante la Primavera Negra de 2003. ¿Se están organizando ustedes para formar un movimiento similar?

-Hay un frente de familiares de presos políticos, nos reunimos, tratamos de ayudarnos entre todos. Por ejemplo, ahora que viene el diálogo, tratamos de hacer un comunicado en común para que las voces de los presos políticos lleguen a esas reuniones;hacemos manifestaciones, aunque ahora da mucho miedo hacerlas;ahora en Navidad recolectamos alimentos, medicinas... En definitiva, hacemos actividades para acompañarnos y también hacemos labores de asesoramiento legal.