Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

entrega Medalla de Oro de Navarra

Las familias de Campión, Altadill y Olóriz destacan su amor y orgullo por Navarra

EFE - Domingo, 3 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 14:13h

La Presidenta, junto Julio Altadill (izda) y Heladio Guallart (dcha).

La Presidenta, junto Julio Altadill (izda) y Heladio Guallart (dcha). (CEDIDA)

Galería Noticia

  • La Presidenta, junto Julio Altadill (izda) y Heladio Guallart (dcha).

PAMPLONA. Las familias de los historiadores Hermilio de Olóriz y Julio Altadill, que junto a Arturo Campiónhan sido hoy reconocidos con laMedalla de Oro de Navarra, han mostrado su "alegría" por un premio que les "enorgullece", y con el que para la presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos, se "paga una deuda".

Así lo han señalado tanto los familiares de Olóriz y Altadill, mientras que los de Campión no han asistido al acto aunque se han sumado al agradecimiento, como la presidenta Barkos, en el solemne acto de entrega de la Medalla de Oro de Navarra que se celebra anualmente en el Día de la Comunidad, y que en esta ocasión ha reconocido a título póstumo a los artífices, a comienzos del siglo XX, del diseño de la actual bandera de Navarra.

Con la sombra de las críticas a la concesión y de la consecuente inasistencia al acto de representantes de UPN, PSN, PPN e I-E, Barkos ha considerado pagada "una deuda" con Campión, Olóriz y Altadill, a quienes ha defendido en cuanto a los valores premiados y ha situado en un contexto histórico en el que las reprobaciones de hoy no tendrían la misma fuerza.

Así, ha destacado la "valiosa aportación" que realizaron los tres premiados, que "contribuyeron de forma clara en el diseño de un símbolo que pertenece a todos y todas las navarras, un símbolo con el que nos sentimos identificados y comprometidos", ha subrayado para valorar el acierto de los galardonados de haber tenido en cuenta a la hora de diseñar la enseña foral "la pluralidad y las distintas sensibilidades" existentes en Navarra.

Según ha señalado, con esta medalla el Gobierno quiere reconocer a tres personas que destacaron por su contribución a la historia y la cultura navarras, a la defensa de los derechos históricos del antiguo Reino "fuente y base de nuestro actual autogobierno" y, sobre todo "por su aportación decisiva a la hora de definir para Navarra un símbolo permanente de su identidad del que carecía hasta entonces: la bandera de Navarra tal y como se conoce hoy, cuyo diseño fue aprobado por la Diputación Foral en 1910".

Para la presidenta, los símbolos son elementos que reúnen y condensan la historia de una comunidad en torno a los que se elaboran relatos "que explican nuestro pasado y contribuyen a cohesionar a una comunidad en el presente".

Sin embargo, "con demasiada frecuencia" quieren trasladar una idea de uniformidad, un continuo histórico que explica sin fisuras lo que hoy somos y lo que hemos sido a lo largo de la historia. Esos relatos eliminan la pluralidad y las contradicciones tan propias del ser humano, de las comunidades y de la historia de esos colectivos".

Tras su aprobación en 1910, la bandera de Navarra ha sufrido las convulsiones del siglo XX "como la sociedad a la que representa", ha indicado Barkos, quien ha recordado que durante años estuvo prohibida y su exhibición fue motivo de denuncia.

Posteriormente, con el escudo laureado, "quedó marcada por las consecuencias de la guerra y la violencia. Y al llegar la democracia la bandera de Navarra recuperó las características que Altadill, Campión y Olóriz le dieron allá por 1910".

Con todo, ha aludido a continuación a la diversidad de Navarra, una comunidad en la que hoy "conviven distintas maneras de comprender la realidad, tanto en lo político, como en lo social, en lo cultural y en lo identitario, y eso hace de nuestra tierra un lugar de infinita riqueza cultural y humana".

Ha precisado que esa pluralidad también está presente en su discurrir histórico porque "se ha construido gracias al aporte, el esfuerzo y trabajo de todas las personas que han vivido en esta tierra, y esas personas han sido plurales y diversas".

En su intervención ha manifestado también que "los símbolos, como las sociedades y los sistemas políticos que rigen las comunidades, precisan procesos de democratización, de modo que todos y todas nos sintamos identificados, nos sintamos representados, nos sintamos en casa".

"La democratización de los símbolos implica respetarlos" pero "lejos del debate político, al margen del debate partidista" porque "implica también la aceptación de las distintas identidades que han convivido y conviven en Navarra como parte, todas ellas, de esa Navarra a la que amamos".

Barkos ha destacado que cuando Julio Altadill, Arturo Campión y Hermilio de Olóriz informaron acerca de cuál debía ser la bandera oficial de Navarra, "hicieron un evidente esfuerzo por tener en cuenta esa pluralidad, esas distintas sensibilidades que han caracterizado a nuestra tierra", y que ese fue uno de sus grandes aciertos.

La distinción ha sido recogida, en el caso de Hermilio Olóriz, por Eladio Guallart, si bien las palabras de agradecimiento las ha pronunciado Edurne Alvira, quien en castellano y euskera, ha mostrado el agradecimiento de su familia por esta distinción y ha destacado de Olóriz "la gran devoción que sentía por su tierra y su obsesión por Navarra, el país del euskera".

El nieto de Julio Altadill, del mismo nombre que su abuelo, ha recogido la distinción y ha agradecido en público la concesión del galardón a los tres premiados, "defensores de la historia, la cultura y la identidad de Navarra".

Asimismo, ha destacado de su abuelo su sentido de la amistad, su caballerosidad y su amor por Navarra, y ha recordado su colaboración con los intelectuales de su época.

Por su parte, los familiares de Arturo Campión han expresado días atrás al Gobierno el agradecimiento por la distinción concedida, lamentando la imposibilidad de acudir al acto.

Herramientas de Contenido