Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Una planta industrial tratará desde 2020 la basura de media Navarra

La Mancomunidad separará 93.772 toneladas al año y pondrá fin a 30 años de vertido
Los tribunales vetaron la biometanización en Arazuri, en 2009 la UE declaró ilegal enterrar residuos y Navarra ha descartado incinerar

Ana Ibarra | Javier Bergasa - Domingo, 3 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Imagen del vertedero de basuras de Góngora, donde se vierten al año un total de 88.000 toneladas.

Imagen del vertedero de basuras de Góngora, donde se vierten al año un total de 88.000 toneladas. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

  • Imagen del vertedero de basuras de Góngora, donde se vierten al año un total de 88.000 toneladas.
  • El proceso de tratamiento de la materia orgánica será similar al que se sigue con los lodos de Arazuri.

PAMPLONA-La Mancomunidad de la Comarca de Pamplona ultima la ubicación de la nueva planta de residuos que dará salida a las tres fracciones que requieren tratamiento: materia orgánica, envases y resto (vidrio y papel ya van directos a los fabricantes). El compromiso es adquirir este año los terrenos y encargar el proyecto con dos objetivos claros: lograr “el máximo aprovechamiento de las fracciones” y “minimizar” la cantidad depositada en vertedero pero con un residuo inocuo, algo que ahora no ocurre porque el producto “resto” se entierra en bruto en Góngora. Los camiones vierten el residuo que se almacena por estratos pese a que llevamos casi ocho años incumpliendo la normativa europea, responsabilidad que a su vez recae en anteriores administraciones. El Plan de Residuos de Navarra 2017-2027 es la guía de esta nueva apuesta de reducción y reciclaje de residuos con un “modelo sostenible medioambiental, económica y socialmente”.

¿Cuando? 2020. Es la fecha que maneja la MCP para su puesta en marcha. Ocupará una superficie de 60.000 a 100.000 m2 (20-30.000 m2 para el nuevo equipamiento industrial). Supondrá una inversión de 55 millones (5 millones para la compra del terreno) y evitará el vertido de residuos no tratados tal y como obliga Europa.

¿Cómo será su gestión?Será una gestión pública como lo es la planta depuradora de aguas residuales de Arazuri. Serán necesarias unas cien personas, de las que 40 provendrán de la planta de envases de Góngora. Recibirá la basura de 48 municipios de la Comarca y podrá recibir de otras localidades del norte.

¿Qué obliga la ley?Actualmente están prohibidos en la EU los vertederos de residuos no tratados (desde 2009 según el Real Decreto 1481/2001). No se cumple en este caso aunque se un vertedero controlado (impermeabilización de celdas, etcétera). Tampoco el porcentaje de residuos biodegradables que se pueden verter ya tratados, limitado al 35% máximo en 2016 respecto a los niveles de 1995. Para 2030 será el 5% de los residuos municipales los que se puedan verter. A su vez, en desarrollo del Plan de Residuos de Navarra, para 2022 será obligatoria la recogida selectiva de la materia orgánica. Y para 2027 podrá ir a vertido (controlado) un máximo del 25% de los residuos. A partir de julio de 2018 se aplicará a su vez una tasa verde en Navarra que obligará a mancomunidades y empresas a pagar por la basura que se lleve a vertedero, algo que finalmente terminará repercutiendo en el recibo que se gira a los ciudadanos.

¿Tratados para qué? La basura no se puede tirar y almacenar sin quitarle los materiales que valen, y en el caso de la orgánica, la carga tóxica o lixiviados que son líquidos con elementos contaminantes como resultado de la descomposición y fermentación de la materia por la humedad. Pueden contaminar acuíferos y generan además olores.

¿Qué se ha hecho hasta ahora?Se recupera papel-cartón, vidrio y envases. La materia orgánica que se recoge a través del contenedor marrón y de los diferentes compostajes (doméstico o comunitario) se lleva a una planta de tratamiento de purines en Caparroso. Al vertedero de Aranguren llega el resto de los residuos: del contenedor verde y de las empresas. La alternativa que propuso el anterior Gobierno y la MCP a principios de la pasada década (PSIS de 2001) quedó descartada en 2009 después de que el Tribunal Supremo anulase el proyecto de Arazuri para la biometanización de toda la materia orgánica (sin separación previa;el fallo llegó con las obras comenzadas). También ilegalizó la nueva planta de envases en Góngora por su proximidad a núcleos urbanos aunque ésta se mantuvo. Aranguren ya advirtió durante el debate del actual Plan de Residuos que si no se cumple el convenio (2008) el Ayuntamiento para el cierre del vertedero, denunciará la licencia dada a la planta de envases, sin esperar al 2022. Por otro lado, la opción de la incineración, recogida en el anterior plan foral de residuos, fue descartada en esta legislatura con el cambio.

¿Dónde se localizará la nueva planta?La ubicación está por decidir aunque la entidad maneja diferentes opciones, todas ellas en polígonos industriales de la Comarca como es el caso de la Ciudad del Transporte en Imarcoain (la cuarta fase), polígono Agustinos o Gazólaz en la Cendea de Cizur.

¿Por qué una nueva planta? Góngora recibe 88.000 toneladas/año de basura urbana. Es lo que se tira al contenedor verde: materia orgánica mezclada con otros residuos impropios (75%) más residuo industrial (no peligroso). El Gobierno foral abrió este año un expediente sancionador a la MCP por verter residuos sin tratar e incumplir así las directivas europeas (inspección iniciada en 2015). “Venimos de donde venimos, y ha sido necesario empezar de cero. Reforzar todo lo que significa la separación de materia orgánica, buscar un sistema de tratamiento, una ubicación....”, expone Aritz Ayesa, presidente de la MCP.

¿Cómo se recuperarán las diferentes fracciones de la basura? La nueva planta pretende recuperar produciendo compost un total de 24.777 toneladas al año de materia orgánica (ahora estamos entorno a 10.000 recogidas) y otras 7.990 de envases que ahora se llevan a Góngora (la actual planta de envases desaparece). Los 60.975 de material restante, el grueso, se someterán a un proceso de tratamiento industrial que tratará de recuperar al máximo todo tipo de materiales (metales, plásticos...) y, a su vez, “inertizar” lo que no se puede aprovechar que no es otra cosa que materia orgánica sucia. Este “resto” final, seco y sin olores, sin lixiviados ni carga contaminante se llevará a un vertedero controlado (una ubicación diferente a la de la planta) y supondrá una tercera parte de lo que entre en la planta, es decir, entre 30.000 y 40.000 toneladas. “Parte de ese material también podría servir para restaurar zonas degradadas como canteras”, expone Ayesa. El nuevo sistema TMB combina la clasificación y tratamiento mecánico y el tratamiento biológico de la parte orgánica de los residuos. En total, 93.772 toneladas. El papel y el vidrio se venden sin ir a planta.

¿Porqué pasa todo por la misma cinta?La misma infraestructura se desdoblará para procesar dos tipos de residuos, uno limpio y otra sucio. La materia orgánica buena, la que llega del quinto contenedor, se mezclará con los restos de poda para seguir un proceso similar al que se realiza con los lodos de las aguas residuales de Arazuri para obtener también un compost (jardinería, etcétera) de calidad y que se pueda vender. Por otro lado, los envases (plásticos, metales y tetrabrik) y la fracción “resto” que llega del contenedor verde se someterá a un tratamiento mecánico (cintas que separan con necesidad de operarios) que se asemeja al de la fábrica de envases de Góngora. La diferencia es que ahora se podrá filtrar la parte de materia orgánica sucia. Los envases recuperables se venderá a Ecoembes.

¿Cómo será el nuevo vertido?El material “resto” (la orgánica sucia) podría ser usado para generar energía (biogás) a través de su “digestión” (generar metano) como suministro para la flota de camiones de recogida. Otros procesos de biometanización (Tudela) requieren de una tecnología más compleja y no interesan a la MCP porque no separan la fracción orgánica en origen y toda la materia orgánica va al vertedero una vez inertizada.

¿Y qué ocurre con Góngora?Dos años después de la apertura de la nueva planta está prevista la clausura del vertedero de Góngora (1992) en virtud del acuerdo suscrito en 2008 entre Aranguren y la MCP.

¿Cuánto reciclamos?“En papel y vidrio obtenemos unos números buenos, en envases y metales hay margen, y en materia orgánica tenemos mucho que mejorar porque, pese al esfuerzo, el 19% de lo generada se recupera”, admite Ayesa. Una de las medidas de choque que baraja la MCP a través de nuevas pruebas piloto pasa por el acceso restringido a los contenedores de las diferentes fracciones de basura (p. ej. tarjetas de control).

¿En qué beneficia a un municipio una planta de basura?La Mancomunidad analiza compensaciones para el municipio que albergue una dotación pública exenta del pago de impuestos. No se hará un PSIS, y se pedirá licencia al Ayuntamiento correspondiente (negociación) sin “imposiciones”.

Herramientas de Contenido