Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

El modisto que elevó los accesorios a amuletos

Los accesorios no son meros acompañantes de las prendas, y menos si son creaciones de Yves Saint Laurent

Clara Auñón - Lunes, 4 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Detalle de ‘Yves Saint Laurent Accessories’, publicado en inglés.

Detalle de ‘Yves Saint Laurent Accessories’, publicado en inglés.

Galería Noticia

  • Detalle de ‘Yves Saint Laurent Accessories’, publicado en inglés.

madrid- El modisto nacido en Argelia elevó los complementos a la categoría de amuletos y los convirtió en símbolo de sus pasiones y creaciones, recopiladas ahora en el libro Yves Saint Laurent Accessories,del escritor francés y coleccionista Patrick Mauriès. “Uno nunca puede exagerar la importancia de los accesorios. Son lo que convierte un vestido en algo más”. Esta frase de Yves Saint Laurent en 1977 evoca las piezas que protagonizan el libro Yves Saint Laurent Accessories, publicado en inglés, que recuerda que los complementos “no tienen nada de accesorio”. Collares, guantes, tocados, botones, pendientes, cinturones. Un sinfín de detalles concentran el universo creativo de Saint Laurent, desmenuzado en capítulos que se corresponden con los motivos e inspiraciones más recurrentes del modisto, desde los corazones y las mariposas hasta la feminidad africana. Símbolos que marcaron los orígenes de la casa francesa y acercan al lector a la figura de Yves Mathieu-Saint Laurent (Orán, 1936-París, 2008) en capítulos como Motivos híbridos y amuletos de la buena suerte, que comienza con una nota manuscrita del modisto donde enumera sus propios amuletos. Lilas (sus flores favoritas), sus lápices de dibujo, una fotografía de Moujic -su perro- o la novela En busca del tiempo perdido de Proust aparecen en la lista. Uno de los muchos documentos gráficos que enriquecen el libro, totalmente tintado en azul royal, incluidos los cantos de las hojas y las cubiertas, simulando un joyero de madera.

Y es que, más que una lectura, está pensado para conquistar la vista del lector. Fotografías donde un joven Saint Laurent comparte protagonismo -y sofá- con su madre: Lucienne Andrée Saint-Laurent, quien marcó profundamente el sentido de la estética del diseñador en su más tierna infancia. “Aún puedo ver a mi madre a punto de ir a un baile, viniendo a darme un beso de buenas noches, con un vestido largo de tul blanco cubierto de lentejuelas en forma de perlas”, contaba el creador, rememorando su niñez en la Argelia francesa. Una escena onírica que resume el imaginario neoromántico del modisto.

Herramientas de Contenido