‘Mazinger Z’, cuarenta y cinco años combatiendo el mal

El robot de “¡Puños fuera!” se convirtió instantáneamente en un éxito televisivo

Martes, 5 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:12h

Galería Noticia

tokio- La serie animada Mazinger Z, que sentó las bases de un taquillero género de robots gigantes y encandiló a los niños de todo el mundo en los años 70, ha cumplido este fin de semana 45 años desde su primera emisión. El 3 de diciembre de 1972 arrancó en el canal japonés Fuji TV la emisión de la serie del mítico robot de los “¡Puños fuera!” (Rocket Punch!), que se convirtió instantáneamente en un éxito televisivo con una cuota de pantalla récord del 30%. La trama comienza cuando el profesor Juzo Kabuto descubre los restos de unos autómatas gigantes en una deshabitada isla de Grecia, enclave de una milenaria civilización mecánica. El líder de la investigación, el Dr. Hell (Doctor Infierno) pide que se le deje investigar antes de dar a conocer el hallazgo y logra restaurar a los colosos, con los que ansía someter a la Humanidad. Los gigantes, controlados por el Dr. Hell, acaban con la vida del resto de los investigadores, a excepción de Juzo, que logra huir a Japón y construir un robot ultra resistente y poderoso, Mazinger Z, con el que frustrar las ambiciones del malvado científico. Tras varios años, el profesor nipón es asesinado pero antes de morir consigue revelarle su historia y la existencia de Mazinger Z a su nieto, Koji Kabuto, quien a los mandos del robot gigante será quien luche contra el malvado Doctor Infierno.

Esta idea de un humano controlando un robot desde su interior “cambió el panorama de la animación japonesa posterior”. Mazinger Z nació de la imaginación del dibujante de manga japonés Go Nagai (Wajima, 1945) y ha servido de inspiración a cineastas de fama internacional de la talla de Guillermo del Toro. El éxito de Mazinger Z, además de numerosos juguetes y productos derivados, dio lugar a varios spin-offs y películas. La más reciente, Mazinger Z: Infinity, llegará a los cines de Japón el 13 de enero de 2018. - Efe