Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Música

La otra sinfonía de los mil

Por Teobaldos - Miércoles, 6 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

CONCIERTO DEL DÍA DE NAVARRA

Intérpretes: Orquesta Sinfónica de Navarra. Ander Erburu, flauta. María Ayestarán y Sofía Esparza, sopranos. Dirección: Pablo Urbina. Programa: obras de Remacha, Ibert, Mozart, Bizet, Roig y Brahms. Programación: Gobierno de Navarra. Lugar: sala principal de Baluarte. Fecha: 3 de

diciembre de 2017. Público: casi lleno (12 y 6 euros).

va haciéndose tradicional, el día de la Comunidad, el trasiego de coros y bandas de música por la geografía foral, en una especie de intercambio sonoro entre pueblos y ciudades, que invita a los oyentes a comparar cualidades, repertorios y conocimientos mutuos. Es esa otra sinfonía de los mil, local, entrañable y volandera que da cuenta, por encima de todo, de algo verdaderamente importante: la permanencia -a pesar de los tiempos virtuales y digitales- de la enorme tradición coral que nos rodea y que hay que cuidar como oro en paño. Hay pueblos en los que la actividad cultural más importante está en torno al coro parroquial, que solemniza y adorna sus fiestas, sus funerales, su vecindario. Y en más de una ocasión, uno se lleva la sorpresa de que todavía hay muchos pueblos -de los cuatro puntos cardinales- en los que se sigue cantando muy bien. Iglesias iluminadas, rimbombantes casas de cultura, cercanos civivox, se ponen de acuerdo a las 13 horas para conjugarse en una armonía que, si pudiéramos escuchar a la vez, simularía esos esplendorosos finales mahlerianos.

Por otra parte, en la capital, unos años mejor que otros, se retoma la tradición primera del concierto del día de Navarra;antes un acontecimiento, -cuando la programación musical era más escasa-, hoy, como el concierto que nos ocupa, centrado en nuevos valores musicales locales. Concretamente, el director Pablo Urbina, el flautista Ander Erburu, y las sopranos Sofía Esparza y María Ayestarán. Todos bajo la tutela de la Orquesta Sinfónica titular. El programa elegido me pareció un poco raro y disperso, sobre todo en la segunda parte: después de la Cecilia Valdés, pasar al señor Brahms de sopetón, se me hizo extraño. Sin embargo es de agradecer que sonara Remacha. Un Remacha festivo que toma las variadas y preciosas danzas del Baile de la Era y las intelectualiza ligeramente, con su sabia armonización -los chelos en la jota, por ejemplo;o la flauta y el oboe que quieren ser gaitas-. Ander Erburu triunfó, sin paliativos, con su versión del concierto para flauta y orquesta de Ibert;demostró virtuosismo, desde luego, pero, sobre todo, belleza de sonido, al conservar la dulzura en los agudos, sin pitidos, y con el color tirando a madera más que a metal. No se si las dos sopranos eligieron bien el repertorio. Desde luego, María Ayestarán fue muy valiente al meterse con una de las arias más comprometidas de Mozart (Cosí fan tutte), donde los saltos de octava son peliagudos;desde luego, la salvó -lo cual no es poco- aunque el grosor tanto en la orquesta como en la voz, estaba un poco por encima de la delicadeza mozartiana. Mucho mejor El Pescador de Perlas, con voz amplia, cálida, con cuerpo, que va y viene a matices en piano y dramatismo. Sofía Esparza cantó muy bonitamente a Guridi, delicada ella y el acompañamiento orquestal. En la Cecilia Valdés, -que hizo con gracia teatral- se quedó insuficiente de sonido en la zona grave -abundante-, y siempre luchando con el acompañamiento y ajuste orquestal -ciertamente es difícil respetar la tesitura de la soprano si la que manda es la trompeta-. Pablo Urbina, resolvió bien las variaciones sobre un tema de Haydn de Brahms. El público que casi llenó el Baluarte, aplaudió a los solistas con ganas. No era el habitual de los conciertos;aplaudió en cada movimiento de la obra para flauta;pero no hay que rasgarse las vestiduras: un gran director de orquesta -no se si Sir Colin Davis- decía que prefería que aplaudieran a que tosieran. Lo importante es llenar la sala.

Herramientas de Contenido