Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Condenado un guardia civil que se negó a una alcoholemia

Confirman 9 meses de prisión y 18 sin carné por un incidente fuera de servicio en un control de la Policía Foral en Pamplona

Jueves, 7 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Prueba de alcoholemia.

Prueba de alcoholemia. (Policía foral)

Galería Noticia

  • Prueba de alcoholemia.

pamplona- Una sentencia que condenaba a nueve meses de prisión y a privarle durante 18 meses del permiso de conducir a un agente de la Guardia Civil ha sido confirmada recientemente por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra, que desestima la apelación del procesado y ratifica el fallo del Juzgado de lo Penal 4 de Pamplona. Los hechos sucedieron el 4 de enero de 2017 a las 1.30 horas en la gasolinera Discosa, en la avenida Guipúzcoa de Pamplona. Al estacionar, el copiloto del acusado se dirigió a un coche camuflado de la Policía Foral que se encontraba allí de control de vehículos sospechosos y mantuvo un enfrentamiento verbal con los agentes. El acusado, que estaba fuera de servicio, terció aduciendo su conducción de guardia civil para que los agentes no intervinieran con el copiloto. Al percibir los agentes que el acusado presentaba síntomas de haber bebido, como halitosis alcohólica y hablar incoherente, le requirieron para que se sometiera a las pruebas. El acusado, pese a ser informado de las consecuencias penales de la negativa a someterse a la etilometría, realizó voluntariamente de forma indebida varias pruebas en el etilómetro indiciario y se negó a realizar tajantemente ninguna de las pruebas en el etilómetro de precisión.

El abogado del guardia civil recurrió la condena al entender que existían contradicciones en las declaraciones de los policías forales, en concreto sobre la forma en la que se identificó y en relación a los signos externos que presentaba el acusado. La Audiencia precisa que los hechos objeto de enjuiciamiento son la negativa del acusado a someterse a las pruebas de alcohol, “por lo que debe quedar extramuros de la resolución las vicisitudes que pudieron ocurrir entre el acusado y los agentes y en relación a la identificación del primero como guardia civil, ya que no constituye hecho objeto de acusación. Lo relevante del caso son las declaraciones contundentes de los agentes sobre la negativa del acusado”. Este reconoció “haber soplado dos veces, pero que el aparato pitaba y daba error”. Los policías le requirieron para que soplara en el etilómetro indiciario y, tras indicarle cómo debía hacerlo, “interrumpió voluntariamente la prueba soplando de manera insuficiente e inadecuada. La patrulla le requirió para hacer la prueba en un etilómetro de precisión, a lo que se negó de forma rotunda, pese a haber sido informado al menos en cinco ocasiones de la posibilidad de cometer un delito de desobediencia”. - E.C.

Herramientas de Contenido