Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La reina de San Sebastián que llegará de Leitza

‘ÚRSULA’, UNA HERMOSA CERDA PINTA DE 360 KILOGRAMOS Y 2,5 METROS DE ENVERGADURA PRESIDIRÁ LA FERIA DE | Santo Tomás
Su criadora es Kristina Saralegi, del caserío Arro

Nerea Mazkiaran - Jueves, 7 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Entre que hacía frío y la presencia de extraños, ‘Úrsula’ no salió de la cuadra.

Entre que hacía frío y la presencia de extraños, ‘Úrsula’ no salió de la cuadra. (Foto: Rubén Plaza)

Galería Noticia

  • Entre que hacía frío y la presencia de extraños, ‘Úrsula’ no salió de la cuadra.

leitza- Un año más, la reina de la feria de Santo Tomás en San Sebastián saldrá del caserío Arro de Lei-tza el próximo 21 de diciembre para presidir la plaza de la Constitución, epicentro de la fiesta. En esta ocasión será Úrsula, una estilizada y poderosa cerda de más de dos metros y medio de envergadura y 360 kilogramos de peso que para ese día se espera que supere los 380, como apuntó su criadora Kristina Saralegi en su presentación oficial.

Ajena al trajín que le viene encima pero con gestos de diva, Úrsula tuvo su primer contacto con los flashes el martes. Lo cierto es que no le gustaba tanto jaleo y se resistía a facilitar su trabajo a los fotógrafos y cámaras que se acercaron a Arro para inmortalizar a la nueva estrella. Además, hacía frío y Kristina Saralegi prefería no sacarla al exterior no fuera que resbalara en el hielo y acudiera coja a su gran día. Pero la leitzarra sabe mucho y tras acariciarla y unas palabras al oído, consiguió que Úrsula mostrara sus encantos por la cuadra donde vive desde hace cuatro meses. “Es muy dócil y parlanchina. Está todo el día gruñendo. En la plaza van a tener orquesta todo el día”, bromeó. También explicó que es de buen comer y que le gusta sobre todo el maíz y la harina de cebada. “Es una cerda pinta muy elegante, larga y ancha. Es difícil de encontrar de esos colores tan grande”, apunto.

Con Úrsula son ya 15 años que Kristina Saralegi es la encargada de la cerda de la feria, labor que ya antes hacía su padre. El pasado año fue Potxola, una cerca que hacía honor a su nombre con más de 400 kilogramos, una cerda que rompió récords a base de una dieta consistente en bellotas, maíz, nabos, habas y berzas entre otros productos naturales a lo que hay que sumar tranquilidad en su cuadra de Arro. Y es que es la mimada del caserío, con alimentación a capricho y pequeños paseos por los alrededores de Arro, una rutina que se ha visto interrumpida con la nieve que ha cubierto de blanco los montes de leitza.

Así, ha comenzado la cuenta atrás de esta fiesta que son palabras mayores en la capital guipuzcoana. Y es que miles y miles de personas se acercarán hasta la plaza de la Constitución, centro neurálgico una fiesta que se remonta a mediados del siglo XIX, cuando muchos baserritarras de diferentes puntos de Gipuzkoa se desplazaban a la capital para pagar las rentas anuales a los propietarios de las tierras que cultivaban. Aprovechaban el viaje para vender sus productos, muy demandados de cara a la Navidad, y con el dinero obtenido hacer acopio de otros que no podían obtener en sus pueblos.

Así, el centro de San Sebastián se transforma en un mercado rural, con puestos de productos artesanos y mucha txistorra, la otra gran protagonista de esta fiesta. El pasado año fueron 216 puestos, entre los que había 53 de venta de este embutido y 17 de talos, su complemento ideal. Precisamente, Kristina Saralegi acudirá ese día con dos puestos de talos y unas 25 personas que se encargarán de elaborar esta deliciosas tortas de maíz mañana y tarde.

REPRODUCTORA Desde 2001, con la entrada en vigor de la Ley de Protección de Animales de Euskadi, que impide su maltrato así como el sorteo de ejemplares vivos, la cerda ya no se rifa y solo se exhibe en la plaza. Por ello, a los privilegios que está disfrutando estos últimos meses se suma que no será sacrificada para carne, al igual que sus predecesoras. Así esta cerda de 4 años que llegó a Leitza desde Baraibar continuará en Arro como madre reproductora a la espera de hermosas crías, alguna de las cuales, quién sabe, siga la tradición familiar.

Herramientas de Contenido