La charla

Como bandera, el fútbol

Por Álvaro Meoqui - Viernes, 8 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Galería Noticia

Después de alguna prórroga por estudios, tampoco muchas, y por miedo a represalias, tuve que entrar en el ejército. Totalmente contrario a cualquier cosa que lleve armas para matar humanos se me ocurrió decir que lo mío era la trompeta. Bien sabe mi madre que la mentira era piadosa, pero con un poco de labia y mucha suerte, conseguí pasar la antigua mili como cabo de la banda de música. Sin duda podía haber sido carne de calabozo durante unos cuantos meses. Como de todas las cosas intento sacar lo mejor, allí, de 100 ,95 no tenían mucho sentido para mí. Las 5 buenas me las metí al bolsillo.

Existe actualmente un decálogo de la Academia Militar para sus cadetes que para mí ya no lo veo, pero que si le cambiamos algunas palabras quizá valga para otros cadetes.

Tenemos estos días por la Ribera a los mejores equipos cadetes del Estado y merece la pena acercarse a verlos. Además, si quieren ver ojeadores rellenando sus libretas también es un buen sitio.

Mi consejo a esos chavales no es ponerse de camuflaje, pero coger algunas cosillas no les vendrá mal.

Amor a sus colores y fidelidad a su míster sería buena para empezar. Jugar con espíritu y con caballerosidad también les ayudará a crecer seguro. Ser cumplidores en sus funciones y no murmurar son cogidas de ese decálogo y poniendo como bandera el fútbol son necesarios en tu lista de querer ser mejor jugador.

Palabras como sacrificio, compañerismo y nobleza deben ser compañeras de estos pequeños futbolistas en su camino. Un camino que ellos empiezan a recorrer y que por bonito que parezca, para algunos no va a ser de rosas.

Hay un punto que me gusta y habla de la decisión para resolver. En esas libretas seguro que están apuntados los cadetes que saben resolver los problemas en el campo. La toma de decisión del jugador en cada situación es lo que marca la diferencia.

Ser valeroso es la última. El valor por favor, para jugar al fútbol.

El autor es técnico deportivo superior