Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Decisión irresponsable sobre Jerusalén

Por Mahmoud M. Rabbani - Viernes, 8 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Donald Trump tiene problemas internos que amenazan su puesto como presidente. Necesita un salvavidas y no tiene mejor idea que recurrir a reconocer a Jerusalén como capital de Israel y trasladar allí la Embajada norteamericana de Tel Aviv, en un momento de rechazo israelí a un arreglo basado en la legalidad internacional. Trump, aparentemente, hace esto para ganar el apoyo del lobby israelí con el fin de afrontar sus problemas en relación a la llamada trama rusa. Cada día se acerca más la pesadilla de un impeachment que acabe con su presidencia antes de su término de cuatro años.

A su vez Trump, en estos momentos difíciles para él, corre a buscar y activar el respaldo de un sector muy fiel y activo en su apoyo a su presidencia durante la campaña electoral, que son los evangelistas sionistas. Estos tienen la extraña creencia de que todos los judíos deberían ir a Israel y allí se convertirán al cristianismo y así propiciarán la vuelta del Mesías para salvar a la humanidad, y cuanto antes mejor.

Lo de Jerusalén no puede ser capricho de las ocurrencias de Trump;está relacionado con la resolución final del conflicto, acorde con la legalidad internacional: un Estado palestino con Jerusalén Este como capital sobre los territorios palestinos ocupados en 1967 y la solución del problema de los refugiados palestinos en base a la resolución de la ONU 194.

Trump lo ha decidido a sabiendas del rechazo y el enfado árabe e internacional. Lo hace ignorando a 1.500 millones de musulmanes y a los cristianos y sus sentimientos hacia esta ciudad sagrada.

Trump no ha tenido en cuenta el factor del pueblo palestino y árabe, que puede echar por tierra sus planes y los de quienes puedan apoyarle. Es una ocasión para un despertar árabe y que los líderes árabes defiendan las aspiraciones de sus pueblos frente al proyecto colonial sionista.

Trump busca algo personal y lo hace por cálculos internos norteamericanos;su interés personal es, para él, el interés de EEUU y America first. Pide el apoyo a los moderados mientras regala a los extremistas que una Jerusalén unificada y ocupada sea capital de Israel. Es una decisión histórica rechazada por Rusia, China, Europa y la comunidad internacional en general, al ser contraria a la marcha de la legalidad internacional hacia una solución pacífica. Trump ha terminado con ello el papel de EEUU como intermediador. Con esta estúpida decisión va a obstaculizar el proceso de paz.

Esta decisión de EEUU es ilegal e irresponsable. ¿Es EEUU la legalidad internacional? ¿Donde están los guardianes de la legalidad internacional?

El autor es cofundador de Paz en Palestina (1991)

Herramientas de Contenido