Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
está sin modificar desde 1973

El parlamento ve 'factible' tener lista la reforma del fuero nuevo para 2019

Una ponencia trabaja desde 2016 en la actualización del código civil navarro, que regula uniones matrimoniales y herencias

A. Irisarri Oskar Montero - Viernes, 8 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Roldán Jimeno, Ainhoa Aznárez, Gregorio Monreal y Arantxa Izurdiaga.

Roldán Jimeno, Ainhoa Aznárez, Gregorio Monreal y Arantxa Izurdiaga. (Oskar Montero)

Galería Noticia

Roldán Jimeno, Ainhoa Aznárez, Gregorio Monreal y Arantxa Izurdiaga.

pamplona- El Parlamento va cumpliendo los plazos que se había dado en 2016 y ve factible tener lista, para final de legislatura, la remodelación completa del Fuero Nuevo de Navarra, el código civil que regula el derecho privado que afecta a diario a miles de navarros y cuya falta de actualización desde su puesta en marcha en 1973 lo ha convertido en un instrumento superado por la realidad.

Es una de las principales lecturas que dejó ayer la rueda de prensa en la que los catedráticos de Historia del Derecho Roldán Jimeno y Gregorio Monreal, junto con la parlamentaria y abogada Arantxa Izurdiaga (EH Bildu), analizaron la situación de los trabajos que se están llevando a cabo en esta materia desde mayo de 2016, cuando el Parlamento puso en marcha un grupo de trabajo para revisar a fondo y actualizar al siglo XXI el corpus jurídico de una norma que todavía hoy sigue regulando aspectos tan importantes y cotidianos como las uniones matrimoniales, las herencias y testamentos o algunos contratos de compra y venta. El problema es que el texto, elaborado en los años sesenta por un reducido grupo de juristas y rubricado por el propio Francisco Franco en 1973, responde a un modelo de sociedad, familia y relaciones entre hombres y mujeres totalmente superado por la realidad de una sociedad moderna como la navarra de 2017, lo que de facto hace al texto inservible. Esto, sumado a una falta de impulso político por parte de Gobiernos y Parlamentos anteriores, ha propiciado un arrinconamiento paulatino del Fuero Nuevo en favor del código civil español, privando a Navarra de un instrumento de autogobierno más para dotarse de un código civil que pueda responder a las necesidades actuales.

Precisamente, el estar desaprovechando la posibilidad de explotar al máximo una parcela de soberanía que afecta directamente a la vida de los ciudadanos movió a un grupo de juristas a organizar, en enero de 2016, un simposio que se celebró en el Parlamento y que contó con jueces, profesores universitarios y expertos en Derecho. Sus intervenciones en forma de ponencia fueron “el embrión”, tal y como denominó Izurdiaga, para que el Parlamento activase, en mayo de ese año, la ponencia parlamentaria para la reforma del Fuero Nuevo, que desde ayer cuenta con las ponencias en un tomo de más de 500 páginas editadas por la revista de Derecho Histórico y Autonómico de Vasconia de la Fundación Iura Vasconiae.

Tal y como explicó Gregorio Monreal, este tomo formará parte de la “literatura jurídica” que todo código civil tiene que tener detrás para ser realmente efectivo. Pero, además, lo que se ha querido es “echar una piedra a la balsa para que la sociedad tome conciencia de que algo hay que cambiar, que no puede ser que Navarra esté a la cola de todas las comunidades autónomas en materia de derecho civil”. Porque tal y como se encargó de precisar el profesor Roldán Jimeno, la Comunidad Foral es la única de las que tienen potestad para hacerlo que todavía no ha reformado su código civil. Algo que sí han hecho comunidades como Aragón, Galicia, CAV o Catalunya, a las que la Constitución reconoció en 1978 la capacidad para desarrollar sus propios códigos civiles y que en muchos casos ya han hecho hasta dos revisiones de esos textos, a fin de actualizarlos.

Pero eso no ha sucedido en Navarra, por lo que “urge cuanto antes una reforma” que, celebró Jimeno, “el Parlamento se ha puesto ha acometer”. “El Fuero Nuevo se ha quedado tan obsoleto que al final ya no se utiliza. No hay instrumentos notariales ni sentencias judiciales basadas en la ley porque no tienen aplicación práctica. Eso hace que se tenga que recurrir al código civil español, que tampoco es el colmo de la modernidad”, reflexionó Jimeno, quien enumeró algunas de las “perlas” que tiene el Fuero Nuevo de 1973. “Hay leyes inconstitucionales, como aquellas en las que la mujer tiene que pedir permisos al marido. O referencias a la casa (institución base del texto) que ya no se dan ni en el valle pirenaico más remoto. Es necesario superar este marco”.

Para ello, Izurdiaga celebró que la ponencia ha sido plural “en la participación y en lo ideológico”, con la comparecencia de 20 expertos. De momento ya tienen el documento preliminar y han revisado los dos primeros tomos. “Si no hay ningún problema, a partir de enero podremos comenzar los trabajos de redacción. Ya hay partida presupuestaria en 2018 (50.000 €) y y si todo marcha bien acabaremos a final de legislatura”, indicó Izurdiaga, quien cree que el objetivo es hacer una reforma “útil”. “Habrá que eliminar unas instituciones e introducir otras;nadie puede defender que el Fuero Nuevo funciona bien a día de hoy”.

resumen

¿Qué es el Fuero Nuevo? Es como se conoce al código civil navarro, la parte del derecho privado que regula aspectos tan cotidianos como las uniones matrimoniales, las herencias y testamentos, además de otros contratos entre particulares.

¿Por qué se está reformando? Fue confeccionado en los años sesenta y rubricado por el propio Franco en 1973, desde cuando sigue vigente sin apenas modificaciones. Su visión de la familia, la mujer y las uniones matrimoniales no sólo es atemporal, sino que en ocasiones roza lo inconstitucional, por lo que en la práctica ha quedado arrinconado por el código civil estatal.

¿Qué quiere Navarra? El Parlamento ha querido iniciar la reforma para recuperar la capacidad que tiene Navarra para darse un código civil moderno, útil y que responda a la realidad social actual.