BARÇA-HELVETIA ANAITASUNA(17.00H)

Todo empezó en el Palau

ASOBAL | Antonio Bazán y Sergey Hernández debutaron en la Liga Asobal con 17 y 20 años en la pista azulgrana, donde hoy vuelven para jugar con el Helvetia, convertidos en ‘hispanos’

Beatriz Equísoain Iraizoz | Iñaki Porto - Sábado, 9 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Sergey y Bazán, en el vestuario del Helvetia Anaitasuna con la camiseta de la selección.

Sergey y Bazán, en el vestuario del Helvetia Anaitasuna con la camiseta de la selección. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Sergey y Bazán, en el vestuario del Helvetia Anaitasuna con la camiseta de la selección.

“Es un lujo para mí estar en una lista con Eduardo Gurbindo, Iosu Goñi y mi compañero Sergey” “Creo que mi generación tiene que agradecer a Jordi Ribera que se fije en la gente joven”

PAMPLONA- Antonio Bazán tenía 17 años cuando debutó en la Asobal. Sergey Hernández, 20. Ahora, con 21 y 22 años respectivamente, ambos regresan al escenario que les vio nacer como profesionales: el Palau de Barcelona. Ahí se enfrentarán a partir de las 17.00 horas a un líder tan temible como siempre, pero un poco más humano, tras empatar el miércoles con Guadalajara. Rota la hegemonía de 133 victorias seguidas en la Liga, la incógnita será saber si el Helvetia tendrá alguna opción de sacar algo positivo ante el Barça o -confía en que no- pagará los platos rotos del tropiezo.

Lo único que tienen seguro Bazán y Sergey es que su equipo, Anaitasuna, saldrá a competir con todas las de la ley y se esforzará por amarrar algún punto que les permita seguir acercándose al objetivo de la Copa Asobal. Jugar este torneo sería para el club, y por supuesto para ellos, un sueño más. Un hito. Ambos, no obstante, siguen añadiendo capítulos a su historia personal y esta vez jugarán en el Palau como merecedores de un privilegio al alcance de muy pocos: como Hispanos. Los dos navarros forman parte de la primera lista de Jordi Ribera de cara al Europeo de Croacia, algo “muy ilusionante”. “Para mí ha sido un subidón, porque no me lo esperaba para nada”, reconoce Bazán. “Es de agradecer y mucho”, añade Sergey.

No es la primera vez que el joven pivote de Zizur se pone la camiseta de la selección. Su paso por las categorías juvenil y júnior le ha dado muchas alegrías, como proclamarse campeón del Mundo este mismo año o colgarse el bronce en un Europeo. Aun así, habla con emoción de la llamada con la absoluta. “Estoy encantado. Es una motivación más y, sobre todo, una recompensa al trabajo y a los entrenamientos. Aunque entrar en esta lista no implica que luego vayas a ir al Europeo, pero al menos sabes que el seleccionador cuenta contigo, que valora que lo estás haciendo bien”, constata Antonio Bazán, quien recuerda cómo se enteró de su citación: “El martes tuve un examen y, a la salida, al encender el móvil, tenía un montón de mensajes. No sabía nada. Me metí en las redes sociales y vi que habían publicado la lista y que estaba ahí. Me puse muy contento”.

Bazán es la gran novedad navarra de una convocatoria en la que estarán, además de su compañero de equipo Sergey Hernández, sus paisanos Eduardo Gurbindo y Iosu Goñi, ambos compitiendo en la Liga francesa. Para el de Zizur, estudiante además de Medicina, “el que te pongan a la altura de Eduardo Gurbindo y Iosu Goñi, que son jugadores top, y también junto a Sergey, que lleva ya varias concentraciones y está haciendo una gran temporada, es un lujo para mí”. Esta tarde, además, tendrá la oportunidad de enfrentarse sobre la pista con jugadores con los que en breve compartirá vestuario en la selección, como Viran Morros, Víctor Tomás o Pérez de Vargas. De su boca sólo salen palabras positivas para sus rivales de hoy. “Compartir lista con jugadores que son los mejores a nivel mundial para mí es un orgullo. Supongo que a ellos que les pongan en una lista con Antonio Bazán les dará un poco igual”, afirma con una sonrisa y desde una sincera humildad. Una opinión que seguro no se ajustará a la realidad, menos todavía cuando conozcan la calidad humana de este joven jugador, ya que la deportiva es evidente.

Su compañero Sergey Hernández también confiesa sentirse “ilusionado” con poder jugar hoy ante sus compañeros de selección. “Para mí parecían intocables y ha llegado un momento en el comparto convocatoria junto a ellos. La verdad es que tiene su punto de gracia”, asegura. El joven portero de Anaitasuna disfrutó de su primera llamada con los Hispanos en junio de este año, para el encuentro oficial en Alicante ante Finlandia, que cerraba precisamente la clasificación para el Europeo. Su debut llegaría poco después, en el Partido de las Estrellas. La seguridad que ha ido adquiriendo estos años en la meta del Helvetia y aprender de otros buenos porteros como Gregor Lorger o Henrik Nordlander han hecho que crezca como jugador, que Jordi Ribera se fije en él y le vaya dando oportunidades de cara, seguramente, a un relevo generacional. “Yo no me esperaba que, después de dos años y medio, el seleccionador me llamara. De estar en esta primera lista para el Europeo. Es difícil que vaya, sí, pero por lo menos estoy ahí. Creo que mi generación tiene que agradecer a Ribera que se fije en la gente joven, que esté buscando futuro”, destaca.

TRAYECTORIAS DIFERENTESSu caso es muy distinto al de Bazán. A diferencia de él, su trayectoria no ha estado ligada a las categorías inferiores de la selección, sino que directamente se ha adentrado en la absoluta. Sergey vivió su adolescencia en Dinamarca por cuestiones familiares y ahí siguió forjándose como jugador de balonmano. Incluso, recuerda, “una vez me convocaron con Dinamarca, pero se enteraron de que era español y luego ya nada”. “En su día sí que tenía el run run de no poder ir a la selección por vivir en otro país. Estaba fuera y me hubiera gustado ir, porque es lo máximo a lo que puede aspirar cualquier jugador. Para mí fue un palo y quizás es un ciclo de aprendizaje que me he perdido”, reconoce.

De una forma o de otra, con experiencia previa o sin ella, el Helvetia Anaitasuna tendrá a dos de sus jugadores en esa primera lista para el Europeo, señal de que algo se está haciendo bien por la cantera verdiblanca. Dos jóvenes hispanos que hoy pisarán la pista que fue testigo de su debut. Ante un equipo que -con todas las cautelas y siendo conscientes de su inmenso potencial- ya no es tan “intocable” como hace una semana. “Sigue siendo uno de los mejores equipos del mundo”, no deja de repetir Bazán;pero contra el que no hay que bajar la cabeza, sino competir y tener “la esperanza de jugar un buen partido”, añade Sergey.