Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Luz en la larga marcha contra el paro

El desempleo es la gran cicatriz de la crisis. Por su volumen, por su duración y por la exclusión que puede generar. Nueve años después del ‘crack’, Navarra se dispone a cerrar su mejor ejercicio para el empleo en más de una década.

Un reportaje de Juan Ángel Monreal. Fotografía Javier Bergasa - Domingo, 10 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Investigación en el Laboratorio de Química Inorgánica del Departamento de Química Aplicada de la UPNA.

Investigación en el Laboratorio de Química Inorgánica del Departamento de Química Aplicada de la UPNA. (UPNA)

Galería Noticia

  • Investigación en el Laboratorio de Química Inorgánica del Departamento de Química Aplicada de la UPNA.

Las pesadillas económicas suelen llevar el nombre de un país. Si un crackbursátil como el del 29 resulta genuinamente estadounidense, una inflación galopante, de esas que se comen los ahorros de toda una vida, hace girar la vista hacia la Alemania de entreguerras, en la que germinó el nazismo. Y el más largo de los malos sueños, el de una crisis que parece no terminar nunca, se sigue asociando con Japón, que espera recuperar por fin en 2017 los niveles de ocupación que tenía en 1997, cuando su mercado laboral comenzó a sufrir los problemas incubados en la décadas precedentes.

El fantasma nipón, con una burbuja inmobiliaria gigantesca, una crisis financiera pavorosa y un sistema bancario que se antojaba indestructible pero cuya contabilidad estaba repleta de porquería y de falsedades, recorrió la península ibérica hasta no hace tanto. Porque de todo ello y de un mercado laboral anémico, disfuncional durante años y catastrófico entre 2008 y 2013, sabe mucho España, que avanza ahora con más velocidad de la que se esperaba. Y más cerca de la salida que nadie se encuentra Navarra, que figura entre las comunidades con menor tasa de desempleo. “Es posible que el año que viene la veamos ya por debajo”, explicaba el jueves Miguel Laparra, vicepresidente del Gobierno de Navarra y consejero de Derechos Sociales, que recibió hace apenas dos años y medio una consejería a la que se atribuían nada menos que 42.300 parados y solo 254.900 afiliados a la Seguridad Social.

Hoy son casi 20.000 ocupados más y 7.000 desempleados menos. “Lo que significa -dice Laparra- que la población activa también se está recuperando, porque por cada persona que sale del desempleo hay tres que se integran en el mercado de trabajo”. Un síntoma de una vitalidad creciente, que se ha ido acentuando a lo largo de 2017 y que va a permitir a Navarra cerrar el año creando empleo a un ritmo del 3,4%. “Es una cifra que en términos cuantitativos resulta muy difícil de igualar por lo que sería una buena noticia que pudiéramos mantener el avance en 2018”, explicó Laparra, muy prudente a la hora de valorar los avances.

Más de 9.000 puestos de trabajo creados entre noviembre de 2016 y noviembre de 2017 suponen no solo el mayor incremento interanual de la última década, sino que hay que remontarse a los años de mayor crecimiento económico y de regularizaciones de trabajadores extranjeros para encontrar un aumento semejante. No existe además un sector económico que brille por encima del resto. Los nuevos cotizantes, dice Laparra, “pertenecen a todos los sectores económicos, por lo tanto todo está creciendo”. “Hay una demanda importante en el sector servicios, que en términos cuantitativos sigue siendo el sector más amplio”, explica Laparra, quien destaca el avance que experimentan “especialmente”, las actividades relacionadas con el comercio, que suman ya 36 meses de crecimientos interanuales consecutivos. “Aparte de eso sabemos que el empleo también está creciendo en la industria, por lo tanto también habrá que formar personas para responder a las nuevas necesidades y demandas de la industria en los distintos tipos de cualificaciones”, dice antes de citar a la construcción, principio y final de la crisis, el primer sector en caer y el último en levantarse. “También está viendo disminuir bastante el número de desempleados porque muchos pasaron muchos hacia otros sectores. Pero también cabe pensar que la su actual activación y la que parece aproximarse “va a demandar más personas”. Incluso el sector primario, refugio en los momentos más complicados, ha sido capaz de generar unos 600 nuevos afiliados a la Seguridad Social en los dos últimos años.

Todo ello, de manera combinada, supone 9.025 cotizantes más la Seguridad Social en el último año, algo casi imposible de imaginar no hace tanto, cuando las noticias mensuales hablaban de ERE, de aumentos en el desempleo y de destrucción de tejido productivo.

Qué se ha hecho

2013-2017

Creación de empleo a dos velocidades

En una secuencia tan larga, no hay un momento que lo cambie todo. Ni tampoco una única decisión -la reforma laboral, la obligada reestructuración del sector financiero o los distintos cambios de Gobierno- que explique por sí misma una mejoría a la que es complicado encontrar un arranque y cuyo final debe encontrarse todavía lejano. Lo que sí se sabe es que el desempleo tocó techo en la Comunidad Foral en febrero de 2013 con las cifra más alta jamás vista: 56.524 parados.

Navarra era entonces una comunidad deprimida, que acababa de perder una institución financiera centenaria, cuyo Gobierno había tenido una responsabilidad directa en ello y que, tras romper el pacto con el PSN, era incapaz de aprobar unos nuevos Presupuestos. Yolanda Barcina, al frente de UPN y del Ejecutivo foral en aquella época, afrontaba sus meses más complicados. Y el descenso que inicia el paro en aquel momento apenas le sirve de alivio, porque se encuentra lejos de significar una mejoría real. El paro desciende porque miles de personas abandonan el mercado de trabajo, bien por desánimo o rumbo a otros países. Son los años de la emigración, de la huida del miles de jóvenes. Una evolución que también refleja la Encuesta de Población Activa y que se reduce en más de 10.000 personas entre 2013 y 2014. En esos dos ejercicios, aunque el paro se reduce en unas 8.000 personas, apenas se crean 3.600 puestos de trabajo, especialmente en 2014, cuando la doble recesión queda atrás.

De hecho, desde que el paro toca techo, hay que esperar un año y un mes para encontrar el primer incremento interanual en la ocupación. Se produce en marzo de 2014 -un 0,1%- y no se consolida hasta finales de ese mismo ejercicio, cuando los crecimientos se aproximan al 2% y dan paso a un ciclo completamente distinto. Desde finales de 2014, el paro se ha reducido en unas 12.000 personas. Pero, a diferencia de lo sucedido hasta entonces, en estos tres años se han creado casi 25.000 nuevos puestos de trabajo. Y el último año ha sido el mejor.

Qué sucedió otras veces

La crisis de los 70 y 80

Doce años para recuperar el empleo

Mantener la actual velocidad, con 9.000 nuevos cotizantes al año, significaría que en números gruesos Navarra recuperaría en 2020 los niveles de empleo de 2008, si bien el mayor peso actual de las jornadas reducidas y de los contratos precarios, con pocas horas de trabajo, distorsionan un tanto la recuperación. Pero ese objetivo, que en España suele traducirse en los 20 millones de cotizantes y en Navarra en los 300.000 ocupados, se encuentra cada vez más cercano. Y cerraría un ciclo que solo tiene precedentes en la durísima crisis de finales de los años 70 y comienzos de los 80.

Navarra tardó entonces 47 trimestres, casi doce años, en recuperar los niveles de empleo que existían en el verano de 1977, cuando se llegó a los 179.100 ocupados, entonces el máximo histórico. Aquella cifra no había de superarse hasta la primavera de 1989, más o menos al mismo tiempo que en el resto de España. Pero aquellos años, que dejaron a toda una generación herida, fueron incluso más duros en la CAV, que hubo de esperar casi una década más, hasta mediados de 1998, para recuperar los niveles de empleo con los que contaba en los años 70. En este tránsito, su economía se había transformado por completo.

Qué falta por hacer

Ajustar la oferta a la demanda

La formación es clave

No es pequeño el cambio que se avecina ahora. “Vamos hacia un mercado de trabajo muy polarizado, en el que se demandan puestos de muy alta cualificación y otros que no lo son tanto en el sector servicios”, explica Paz Fernández, directora del Servicio Navarro de Empleo, quien destaca la importancia de ir adaptando las competencias y la formación de las personas a las necesidades del mercado laboral. La principal responsable de los servicios de empleo públicos de Navarra señala que es necesario avanzar hacia una mayor segmentación de la formación para el empleo. “La oferta, además, no puede hacerse de manera indiscriminada, sino vinculada las necesidades”.

Para ello, Navarra puede hacer de su reducido tamaño una ventaja. Y avanzar hacia la máxima personalización en los servicios de orientación y formación, “con ratios profesionales”, dice Paz Fernández, que aproximen a la Comunidad Foral a baremos europeos. También, advierte, “a la hora de definir qué es el pleno empleo”, tradicionalmente ubicado en una tasa de paro del 5%. Para ello será necesario absorber también a los desempleados con menor cualificación y cuyo futuro resulta más incierto. “Estamos pensando -dice Paz Fernández- en introducir la figura del acompañamiento, con tutores dentro de la propia empresa, para facilitarlo”.

Las cifras

64%

Creará empleo

El 64,3% de las empresas navarras tiene previsto contratar trabajadores y crear empleo a lo largo de los próximos años, una previsión que se eleva al 75% en el caso de las empresas de los sectores estratégicos de la Comunidad Foral. Tres cuartas partes del empleo que se cree será de personas cualificadas.


37%

Descenso del paro

Desde los máximos de febrero de 2013, cuando se superaron los 56.000 desocupados, el desempleo se ha reducido en Navarra en algo más de un 37%. En la actualidad cae a un ritmo cercano al 10% al año.

Cotizantes

Comunidad Avance del empleo

Baleares 4,93%

Castilla - La Mancha 4,66%

Canarias 4,53%

Comunitat Valenciana 4,15%

Madrid 4,13%

Murcia 3,95%

Aragón 3,90%

Andalucía 3,87%

Cataluña 3,62%

Media 3,58%

Navarra 3,38%

Extremadura 2,62%

La Rioja 2,56%

Galicia 2,13%

Cantabria 2,10%

País Vasco 2,06%

Castilla y León 1,93%

Asturias 1,72%

las cifras

63%

empleo perdido recuperado

Navarra destruyó durante la crisis unos 56.000 puestos de trabajo medidos en cotizantes. Ha recuperado unos 35.500 (el 63%).

3.000

empleos industriales. En el último año, la industria Navarra ha generado uno de cada tres nuevos puestos de trabajo. Crece incluso por encima del peso que tiene actualmente en el empleo de la economía navarra (26%).

2020

paro en el 8%. El estudio de relevo generacional encargado por el Gobierno de Navarra prevé rebajar la tasa de paro hasta el 8%, lo que supondría regresar a los niveles del otoño de 2008.

desempleo

Comunidad Tasa de paro

Baleares 9,25

Aragón 10,50

Navarra, Comunidad Foral de 10,52

País Vasco 11,56

Madrid 12,35

Cataluña 12,54

La Rioja 12,62

Cantabria 12,67

Asturias 12,95

Castilla y León 13,02

Galicia 14,49

Media 16,38

Comunitat Valenciana 17,50

Murcia 18,11

Castilla - La Mancha 18,60

Canarias 21,87

Extremadura 24,76

Andalucía 25,41

Herramientas de Contenido

etiquetas: navarra, paro, empleo

Últimas Noticias Multimedia