BNC se quita por fin el gafe

Leb plata Remonta al Martorell y gana su primer encuentro fuera

Lunes, 11 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Álex Calvo, ayer fundamental, en un partido anterior.

Álex Calvo, ayer fundamental, en un partido anterior. (Foto: Javier Bergasa)

Galería Noticia

Álex Calvo, ayer fundamental, en un partido anterior.

Martorell 65

Basket Navarra 68

MARTORELL Xavi Guirao (4), Alex Mazaira (8), Albert Homs (19), David Jofresa (10), Khalaf (6), -cinco inicial- Eric González, Nil Brià (10), David Òrrit, Diop (5), Deng Mabior (2), Albert Real (1).

BASKET NAVARRA Fulwood-Davis (14), Arturo (4), García (12), Narros (13), Dieng (5), -cinco inicial- Calvo (9), Kone (11), Lacunza, Yárnoz.

Parciales 24-17, 15-20, 18-10, 8-21.

Árbitros Domingo Vilalta y Martínez Silla. Expulsaron a Iñaki Narros por cinco personales.

Estadio Pavelló Esportiu Municipal, 150 personas.

Barcelona- El Basket Navarra consiguió al fin su primera victoria de la temporada lejos de casa al imponerse, no sin sufrimiento y emoción, al Martorell en tierras catalanas. Los de David Mangas sumaron un triunfo muy trabajado después de ir casi todo el partido por debajo en el marcador. Sin embargo, un último cuarto para enmarcar en el que lograron darle la vuelta al resultado gracias a un gran último minuto del base Álex Calvo.

El partido comenzó con los locales muy intensos, tratando de llevar la batuta del juego. El Basket Navarra salió a la cancha dormido y le costó quitarse las legañas en un primer cuarto en los que los de Mangas vieron como el cuadro catalán llegaba a ponerse con 12 puntos de ventaja. Poco a poco los navarros fueron mejorando, tanto en defensa como ataque, para lograr terminar los diez primeros minutos con un 24-17 que, visto lo visto, no resultaba del todo negativo.

Con el segundo cuarto llegó la reacción de los rojos, que fueron acercándose al marcador de manera progresiva pero sin llegar a escaparse. El Martorell se sentía cómodo sobre la pista y cada vez que el Basket Navarra trataba de cambiar el guión, ponía tierra de por medio. Con todo, los visitantes lograron llegar al descanso a tan sólo dos puntos de su rival, que mantuvo la mínima ventaja (39-37).

Y es que a pesar que un tiro de Fulwood-Davis y un triple de Narros al comienzo de la segunda parte invitaban a pensar en positivo (39-42), las pérdidas de balón, los tiros fallados y el acierto de un Martorell que ni mucho menos dio su brazo a torcer volvieron a provocar que las prisas y los nervios se adueñaran de los navarros, a los que cada vez les salían menos cosas y que llegaban al definitivo último cuarto con diez puntos de desventaja (57-47) tras un doloroso parcial de 18-10.

Visto lo visto, los de David Mangas se lanzaron al ataque en el último cuarto. A base de pundonor y casta consiguieron recortar distancias, sin Lacunza -lesión- ni Narros-cinco faltas, sembrando el pánico en un contrincante que se pensaba que lo peor ya había pasado. Pero no. Así las cosas, Calvo, con un triple y poco después con un fantástico robo que culminó con un canastón, lograba situar el 65-66 a falta de 56 segundos. En el siguiente ataque, al Martorell le temblaron las piernas y la réplica llegó con otros dos puntos de Davis que hicieron que el lanzamiento de tres a la desesperada de Guirao en el último segundo no sirviera para igualar un partido que el Basket Navarra tuvo perdido durante mucho tiempo pero al que logró darle la vuelta. - Área 11