Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

La otra crónica

Adaptación y calma

Por Javi Gómez - Lunes, 11 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

adaptación es ser flexible, tener la mente abierta, ver que existen otras posibilidades distintas a las que hasta ahora se habían visto. Ayer, Osasuna, tuvo un escenario nuevo, con un campo que impedía cualquier tipo de circulación de balón por raso y los rojillos no supieron adaptarse a las circunstancias del encuentro. Osasuna se ahogó en el inundado Carlos Tartiere.

Tenía mala pinta la tarde en Oviedo y acabó confirmándose las peores de las previsiones. En lluvia y en juego. Osasuna está inmerso en un bache importante que le aleja de lo propuesto e invertido por el propio club. Lo peor no es eso, es la sensación de ausencia de plan B. Es algo que ya se venía avisando, pero cada jornada se acentúa más. Ayer no era un encuentro para buscar jugar por abajo, era un encuentro de choque, de segundas jugadas (¿ganó alguna Osasuna?) y de contundencia atrás.

Osasuna no supo adaptarse a las circunstancias que le presentaba el partido y pagó caro su falta de contundencia

Osasuna no fue contundente en casi ninguna de las acciones. Se salvaron Unai y Lillo, atrás, y Coris, por insistencia e intención, adelante. Pero al equipo le costó en un partido de los que históricamente no se le ha dado mal a Osasuna. No es que el Oviedo tuviese muchas oportunidades, pero es que al marcar en el minuto 10, tampoco le hicieron falta.

Lo único destacable de ayer fue el debut de Barja en Liga (seguramente haya habido otros partidos que se asemejaban más a sus características, pero algo es algo) y la vuelta de Tano, que demostró que la lesión es algo del pasado al entrar con todo en varias ocasiones. Dos piezas que pueden ayudar a refrescar al equipo, especialmente en la faceta mental.

Pero, especialmente, el equipo no se adaptó a las circunstancias ya que no era un once para las mismas. Diego, entrenador joven con una proyección infinita, tiene que tener más cintura a la hora de rotar al equipo según las circunstancias y las necesidades.

Esto es largo, Diego, como el equipo, está en pleno proceso de evolución. Hay que tener tranquilidad y calma. La experiencia debería demostrar a la Junta que cambiar de entrenador no suele dar resultado, así que mucha calma. El trabajo diario, para cualquiera que baje a Tajonar, es bueno y seguro que, cambiando algunos detalles como que se adapte mejor a las circunstancias, el equipo va a ir para arriba.

Herramientas de Contenido