Noruega está a otro nivel

Mundial de Alemania Derrota inapelable de las ‘Guerreras’ en octavos de final

Martes, 12 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

La navarra Nerea Pena intenta elevarse ante la defensa noruega. Fotos: Filip Singer

La navarra Nerea Pena intenta elevarse ante la defensa noruega. Fotos: Filip Singer

Galería Noticia

La navarra Nerea Pena intenta elevarse ante la defensa noruega. Fotos: Filip SingerLa capitana Carmen Martín no pudo evitar las lágrimas por la derrota.

España 23

Noruega 31

ESPAÑA Navarro;Carmen Martín (6, 3p), Mireya González (1), Cabral (5), Lara González (1), Núñez (1) y González de Garibay -siete inicial-;Zoqbi (ps), Arderius (1), Chávez (2), Jennifer Gutiérrez, Etxeberria, Paula García, Pena (2), Almudena Rodríguez (3) y Musons (1).

NORUEGA Lunde;Skogrand (1), Mork (11, 6p), Oftedal (6, 1p), Kristiansen (4), Herrem (3) y Brattset -siete inicial-;Grimsbo (ps), Arntzen (2), Loke (1), Ingstad, Fauske, Christensen, Kurtovic (2), Solberg (1) y Jacobsen.

Marcador cada cinco minutos 1-4, 3-6, 5-7, 6-11, 8-11 y 10-13;12-14, 13-17, 16-20, 18-24, 21-27 y 23-31.

Árbitro Hansen y Christiansen (DIN). Excluyeron por dos minutos a Cabral, Almudena Rodríguez, Paula García y Jennifer Gutiérrez por España;y a Skogrand, Mork (2), Solberg y Herrem por Noruega.

Estadio Arena de Leipzig.

madrid- La selección española no pudo romper los pronósticos y puso fin a su andadura en el Mundial de Alemania, al caer ante la todopoderosa Noruega en los octavos de final.

Una clara derrota que no puede ensombrecer el buen papel del equipo español en un Mundial en el que la nueva hornada de Guerreras, a la que ha dado entrada Carlos Viver, ha dejado más detalles positivos que negativos, lo que hace vislumbrar un esperanzador futuro.

Incluso ante Noruega, vigente campeona mundial y europea, el conjunto español dejó pinceladas, que obligan a tener paciencia con un renovado equipo, que si dejó algo claro en Alemania es que no ha perdido el carácter competitivo, el gen luchador que le ha permitido en los últimos años un hueco entre la elite internacional.

Una competitividad que le permitió rehacerse de un mal inicio de partido, que parecía condenar a las jugadoras de Carlos Viver a una severa derrota.

“No es el qué, es el cómo. Tenemos que relajarnos, estar más tranquilas”, insistió Carlos Viver, que apenas superado el ecuador del primer tiempo se vio obligado a pedir con urgencia un tiempo muerto para evitar que el duelo se acabase definitivamente apenas recién iniciado.

Y es que España no encontró de inicio ni en ataque, ni en defensa el camino para poder contener a Noruega, liderada por una infalible Nora Mork, que anotó los cinco primeros lanzamientos que intentó.

Del 6-11 se pasó al 9-11 a menos de cinco minutos para el descanso, renovando la ilusión de las españolas.

En el inicio del segundo tiempo todo parecía aún posible, sobre todo el marcador se situaba en 12-14, pero los numerosos fallos en los lanzamientos permitieron a las noruegas ir ampliando poco a poco su ventaja hasta hacer intrascendentes los diez minutos finales, que las nórdicas no desaprovecharon para agigantar, quizás más de lo merecido, el tanteador final.

“Hasta el minuto 40”Carlos Viver, seleccionador nacional, explicaba ayer tras el partido: “No hemos empezado bien ante Noruega, porque no hemos gestionado bien los nervios. Pero en esos minutos nos han hecho menos daño del que podían habernos hecho y después, cuando nos hemos ido tranquilizando, nos hemos metido en el partido. Hasta el minuto 40 hemos creído que podíamos remontar. El problema es que, aunque hemos tenido algún fogonazo, en general hemos estado por debajo de Noruega”.

Viver aseguraba que el proyecto a largo plazo de la selección -con los Juegos de Tokio 2020 en el horizonte y el consiguiente rejuvenecimiento de la plantilla- va por buen camino: “Hay que tener en cuenta que han venido jugadoras que no solo no tenían experiencia con la selección, sino tampoco experiencia internacional con sus propios clubes. Es una mochila muy grande que habrá que ir quitándose de encima poco a poco, y para eso sirven torneos como este Europeo, que seguro que habrá dejado un poso a esas jugadoras... El equipo tiene que acumular experiencia y ser tan sobrio como Noruega, que nunca se salta el guion”. - Efe