Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Una década con Oier

10 AÑOS | El estellés celebra hoy el décimo aniversario de su debut, en copa, con el primer equipo de Osasuna

Javi Gómez | Mikel Saiz - Martes, 12 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Oier posa ante una lámina en la que aparece cuando era capitán del Promesas.

Oier posa ante una lámina en la que aparece cuando era capitán del Promesas. (MIKEL SAIZ)

Galería Noticia

Oier posa ante una lámina en la que aparece cuando era capitán del Promesas.

Pamplona- Es una de las caras más visibles del osasunismo y uno de los más fieles representantes los valores que tradicionalmente se han inculcado en Tajonar. Oier Sanjurjo está de aniversario. Hace diez años, un 12 de diciembre de 2007, CucoZiganda le dio la oportunidad de debutar en el primer equipo de Osasuna. Diez años después repasa su carrera y también la actualidad del equipo, con el que tiene claro que quiere ascender a Primera esta misma temporada.

En el mundo del fútbol llegar a la elite es muy complicado. Hacerlo en el club de tu tierra, más. Oier no ha tenido un camino de rosas para llegar a lo que es ahora, pero nunca se ha rendido. “Ni mucho menos pensaba llegar hasta donde lo he hecho. Yo recalo en Osasuna en juvenil de segundo año y llego con la idea de mejorar como jugador, pero ni por el forro pensaba llegar hasta el nivel al que he jugado. Diez años en el primer equipo, eso no es fácil de conseguir”, dice.

Más allá de sus cualidades como futbolista, Oier es un jugador que engancha con la grada de El Sadar porque representa los valores de Osasuna, como le gusta al aficionado. Lucha, garra y entrega son adjetivos que están tatuados a la piel del estellés desde que llegó a Tajonar siendo muy joven. Es fácil de ver que su manera de entender el fútbol, la vida y Osasuna van unidas de la mano. “Osasuna es mi forma de vida. Disfruto de este deporte y de este trabajo. Pero hay que tener en cuenta que soy un afortunado. Con mi trabajo genero sensaciones, provoco que la gente viva experiencias, a veces buenas y otras no tanto, y eso no es fácil. No cualquier persona tiene esa posibilidad. Eso es para sentirte muy afortunado. Un gol tuyo puede hacer feliz a mucha gente, eso es una pasada”, relata.

Tras debutar en Copa contra el Mallorca, al jugador de Estella le llegó el estreno en Liga, contra el Deportivo, la temporada siguiente. Lo hizo de lateral izquierdo, lejos de su posición natural. Su polivalencia le abrió las puertas del once en sustitución del lesionado Nacho Monreal. Esa versatilidad ha marcado su carrera y ha atraído el interés de diferentes equipos. Solo una vez decidió abandonar Pamplona. Fue para marcharse cedido al Celta de Vigo. A su vuelta logró consolidarse y comenzar a hacerse un nombre. Oier ha tenido oportunidades diversas (este mismo verano tuvo ofertas de Primera) para irse de Osasuna, pero él nunca ha querido abandonar el club al que define como el de sus amores.

“Ha habido momentos clave en los que yo consideré, teniendo ofertas para irme, que era el momento de dar un paso adelante y quedarme en mi club, que me lo ha dado todo. Alguien se tiene que quedar a dar la cara. Lo valoré todo y creí conveniente quedarme. Es una decisión de la que no me arrepiento. Como he dicho, es el club que me lo ha dado todo, pero es que, además, el club de la tierra tira mucho y Osasuna más”.

En su única salida, en Vigo, comenzó un idilio con una posición diferente en la que no había jugado nunca: de central. Logró el ascenso y en Vigo le recuerdan con especial cariño todavía hoy. En su vuelta a Pamplona, volvió para ocupar diferentes posiciones, pero ninguna de defensa central. Hasta esta temporada. La lesión de Unai le abrió la puerta para entrar en el eje de la zaga. Oier vuelve a ser central. Como en el Celta.

“Cuando empecé mi carrera, no me lo esperaba. Paco Herrera tuvo mucha culpa de ello. Cuando me conoció, vio que yo pensaba más en defender que en atacar y me reconvirtió en central. La verdad es que formé una pareja con Túñez bastante buena. Diego (Martínez) también ha visto que puede explotar mis condiciones en esa posición y me siento cómodo. Creo que ayudo al equipo y también desde ahí puedo aportar mando”, analiza.

“Quiero ascender con este equipo”Oier es pieza fundamental en los esquemas de Diego Martínez. De hecho, de todos los tantos que ha recibido Osasuna fuera de casa, el estellés solo estaba en el campo en uno, el que marcó el Zaragoza de penalti. Oier es uno de los jugadores más claros a la hora de analizar la situación del equipo, ya sea para bien o para mal, y en este caso no iba a ser menos. Tras saber lo que es sufrir, tanto para mantenerse en Primera como en Segunda, como gozar con un éxito del estilo del ascenso de hace dos campañas, el navarro tiene muy claro lo que quiere que ocurra a final de temporada: “Veo bien al equipo, pero no vale decirlo, hay que demostrarlo. Este equipo ha enseñado en muchos partidos que es un grupo potente, que hace las cosas con fundamento, seriedad y organización, pero obviamente ha habido momentos donde se ha tambaleado esa solidez. Creo sinceramente que la mejor versión de este equipo esta por llegar y confío en que próximamente alcanzaremos ese punto de mejora que queremos para conseguir el objetivo que, sinceramente, es lo que yo quiero con esta plantilla: subir a Primera División este año”.

Pero, tras la experiencia acumulada hace dos temporadas, el central rojillo sabe que la campaña es muy larga y que no todo va a ser un camino de rosas, pero que hay que tener la suficiente paciencia para poder aguantar hasta cuando llegue el momento de asaltar el ascenso, allá por mayo.

“En una competición de 42 partidos, hay tiempo para todo: para que el equipo esté en alza, pero también para que haya otras situaciones que cuesten más. Es algo con lo que sabemos que tenemos que convivir y que tiene que haber momentos de estos. Hay que tener la cabeza serena, tomártelos con naturalidad y confiar en el trabajo diario. Como detalle puedo decir que hemos hecho la mejor racha de Osasuna sin perder, que estamos entre los 20 equipos que más veces ha dejado la puerta a cero de toda Europa y los que más jornadas hemos estado entre el primero y el sexto. Son datos que demuestran que se están haciendo las cosas bien, pero queremos más”, confiesa.

Los resultados de Osasuna en casa están siendo más flojos que lejos de El Sadar, aunque Oier cree que el equipo se comporta igual, pese a que los rivales sí que son los que vienen al campo rojillo a plantear encuentros diferentes a lo que hacen en otros estadios: “No estamos más sueltos fuera, sino que los rivales, cuando vienen a El Sadar, nos plantean un tipo de partido muy difícil. Fuera también, pero son diferentes. El equipo muestra un aspecto similar en todos los partidos”.

Situación de la canteraOier, como bien es sabido, tuvo que pelear mucho para lograr hacerse un hueco en la plantilla del primer equipo. Hubo de salir cedido al Celta para poder tener minutos. Por eso, y como osasunista que es, uno de los capitanes de la primera plantilla habla de la situación de la cantera. El navarro pide paciencia y está seguro de que cada vez irán entrando más chavales de la casa en el primer equipo: “A todo el mundo nos gustaría que hubiese un montón de canteranos que estén a la altura para estar en el primer equipo. Pero, por A o por B estamos en una situación que se podía definir de horas bajas en este sentido y en la que los jugadores de casa no tenemos todo el protagonismo que a todos nos gustaría. Ese equilibrio que tanto pedimos es muy difícil de conseguir, sinceramente. Pero que la gente no desespere, este club siempre ha demostrado que saca jugadores y, si no es en seis meses, será en un año;y si no, será dentro de dos. Habrá oportunidades para todos y, al final, que juegue el que se lo merece y esté ahí para competir”.

FuturoDentro de Osasuna, a Oier muchos le ven con hechuras de entrenador en el futuro. Por sus dotes de mando, conocimientos y forma de ver el fútbol, le sitúan en los banquillos y, de hecho, el estellés tiene el nivel dos del título de entrenador. Pero no parece su futuro, o por lo menos de momento no se lo ha planteado así. “Considero que tengo mi criterio y voy adquiriendo conocimientos con los años. Ahora, repasando mi carrera, veo la foto del debut en Copa y pienso que he aprendido mucho en estos años y estoy encantado. Puedo decir que tengo el segundo nivel de entrenador hecho. Lo hice cuando estuve en Vigo, pero ahora mismo no he puesto la mirada en el futuro, aunque no creo que por ahí vayan los tiros, pero tampoco cierro la puerta a nada”, explica.

Así es Oier, un tipo que se aleja mucho de los estereotipos de futbolista moderno, pero que se acerca a lo que siempre han representado los iconos más importantes de un club como Osasuna. De esos a los que diez años se les quedan corto y acaban en el imaginario rojillo para muchos más. Otra década y alguna más.

Test

Un entrenador que le haya marcado. Enrique Martín Monreal.Un compañero. Javad Nekounam.

Un rival que le haya impresionado. Xabi Prieto.

Un árbitro. Mateu Lahoz.

Un estadio. El Bernabéu.

Una afición. La nuestra;y de los rivales, la del Alavés.

El rival que más le motiva. La Real Sociedad.

Su mejor momento futbolístico. Los dos ascensos (con el Celta y con Osasuna).

El peor. Las dos lesiones de rodilla.

Un hobbie fuera del fútbol. Bertsolaritza.

Trayectoria

Promesas 2005-2009

Celta de Vigo (cesión) 2011-2012

Osasuna 2012-actualidad

La frase

Oier Sanjurjo “No creo que sea entrenador, pero no me cierro puertas”

Oier Sanjurjo tiene el nivel dos de entrenador. Se lo sacó mientras estaba cedido en el Celta de Vigo, pero ahora mismo no se ve en los banquillos cuando se retire en un futuro lejano: “He ido adquiriendo conocimientos y no me cierro puertas, pero no creo que vayan por ahí los tiros”.

Información relacionada