¿Tenemos el fútbol base que queremos?

Por Aritz Gomara - Miércoles, 13 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

puede que el hecho de conocer tanto a Imanol como a los jugadores implicados en el saque de la falta puede hacer que no me sorprenda lo sucedido el domingo por la mañana en las instalaciones de Lizasoáin en el partido de Liga cadete disputado entre el CD Pamplona y el CF Ardoi.

Vaya por delante que, evidentemente, no tengo nada en contra de la gran repercusión que ha tenido la mencionada jugada. Sin embargo, no puedo evitar pensar que algo estamos transmitiendo muy mal desde el fútbol base para que una acción que debería haber pasado inadvertida, como un acto más de deportividad, haya sido publicada tanto en medios locales como nacionales o difundida por las redes sociales con una gran repercusión.

Pese a ser una acción que sucede en más ocasiones de las que se publica (el hecho de que no se graben muchos partidos de fútbol base es un factor determinante), a muchas de las personas que formamos o hemos formado parte del fútbol base, al pensar en todo esto, seguramente nos hayan venido a la cabeza situaciones o comportamientos totalmente contrarios al vivido el pasado domingo, que nos ha tocado vivir muy de cerca y que, en más de una ocasión, nos ha llevado a preguntarnos qué es lo que no se está haciendo correctamente en el fútbol base.

Ante todo esto creo que nos debemos preguntar: ¿para cuándo una profunda reflexión entre todos los agentes participantes en el fútbol base navarro sobre qué tipo de fútbol formativo queremos en Navarra? ¿Para cuándo una normativa que regule y sancione estas actuaciones que se ven tanto dentro como alrededor del terreno de juego?

No nos excusemos en cuestiones como que es difícil determinar hasta qué edad alcanza el fútbol base o que los chavales necesitan competir en competiciones oficiales para progresar adecuadamente, para realizar un debate que, sin duda, es necesario en el fútbol base navarro y del que, se tome la decisión que se tome, solo por el hecho de poner sobre la mesa todas estas cuestiones, el fútbol base navarro saldrá fortalecido.