Donald Trump arremete contra los medios que le acusan de acoso sexual

El presidente apoya a un candidato inculpado de abusar de mujeres menores

Miércoles, 13 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Washington- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, utilizó ayer su cuenta personal de Twitter para criticar al Partido Demócrata y los medios de comunicación, de los que dijo que se hacen eco de “historias fabricadas” por las mujeres que le acusan de acoso sexual.

“Los demócratas han sido incapaces de mostrar ninguna colusión con Rusia, así que ahora se están centrando en las falsas acusaciones e historias inventadas por mujeres a las que no conozco y/o con las cuales nunca me he cruzado. ¡NOTICIAS FALSAS!”, escribió el mandatario a primera hora de la mañana de ayer.

Con este mensaje Trump hace referencia a las acusaciones vertidas contra él durante la campaña electoral de 2016 por 16 mujeres, tres de las cuales insistieron el lunes en sus alegaciones y lamentaron que el presidente no tenga que hacer frente a ninguna consecuencia por sus actos.

Desde que se hicieron públicas esas acusaciones, cuya credibilidad se vio reforzada por la difusión durante la campaña electoral de un vídeo de 2005 en el que el multimillonario se jactaba de poder tratar a las mujeres de manera vejatoria gracias a su condición de persona famosa, Donald Trump las ha negado.

El hecho de ganar las elecciones presidenciales el año pasado y de que finalmente no se presentaran cargos contra él han sido interpretados por el ahora presidente como una clara confirmación de que no había hecho nada incorrecto.

apoyo a roy mooreSin embargo, su reciente apoyo al candidato republicano al Senado por el estado de Alabama, Roy Moore, quien ha sido acusado por ocho mujeres de haber abusado de ellas en la década de 1970, cuando algunas eran menores, ha vuelto a avivar la polémica.

“La gente de Alabama hará lo correcto (...). ¡Votad a Roy Moore!”, escribió el presidente en un mensaje de Twitter en el que, además, insistió en criticar al candidato demócrata, Doug Jones, por sus posiciones políticas en relación con la posesión de armas, los veteranos o la inmigración.

La importancia de estas elecciones especiales es significativa para el Partido Republicano, porque está en juego un escaño en el Senado que estaba en su poder hasta el nombramiento de Jeff Sessions como fiscal general del Estado, el pasado febrero.

Ahora, con una mayoría de 52 republicanos por 48 demócratas, los conservadores han optado por cerrar filas en torno a Moore, quien en las últimas semanas fue acusado por ocho mujeres de abusar de ellas.

En un principio, la gravedad de las acusaciones, que además se producen en un momento delicado ante la ola de acusaciones similares que han llevado incluso a renunciar a dos figuras importantes de la oposición, como el senador Al Franken y el congresista John Conyers, motivó que el Partido Republicano se distanciara de su candidato. Moore tampoco contó al anunciar su candidatura con el apoyo del presidente Trump, quien en las primarias del partido se posicionó a favor del otro posible candidato, Luther Strange, pero en las últimas semanas el mandatario dejó claro que prefiere en el Senado a un candidato acusado de acoso sexual antes que a “un liberal”.

Sin embargo, los resultados de las encuestas, algunas de las cuales llegaban a dar a Jones como ganador en uno de los principales feudos republicanos, llevaron a los conservadores a dar su apoyo al controvertido exjuez, de 70 años de edad. De acuerdo con los últimos sondeos, Moore aventaja en sólo dos puntos a Jones.

A pesar de que Trump prometió no apoyar directamente la campaña de Moore, el mandatario se dirigió a sus bases el pasado viernes en la ciudad de Pensacola, en el extremo nororiental de Florida y próxima a la frontera estatal con Alabama, para pedir el voto para el republicano. - Efe

la cifra

16

En total son 16 las mujeres que acusaron durante la campaña electoral del año 2016 al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por abusos sexuales. Además, la credibilidad de las acusaciones al presidente se vio reforzada por la difusión de un vídeo de 2005 en el que el mandatario se jactaba de poder tratar a las mujeres de manera vejatoria gracias a su condición de persona famosa.