Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

Detenido un protagonista de ‘Ciutat morta’ tras un homicidio en Zaragoza

Rodrigo Lanza, de 33 años, ya fue condenado en 2006 por dejar tetrapléjico de una pedrada a un agente de la Guardia Urbana en Barcelona

EP - Miércoles, 13 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 09:58h

Rodrigo Lanza.

Rodrigo Lanza.

Galería Noticia

Rodrigo Lanza.Tirantes con la bandera española.

ZARAGOZA. La Policía Nacional ha tomado declaración este martes, 12 de diciembre, a otro joven por su implicación en la paliza dada a un hombre de 53 años en Zaragoza el pasado viernes, 8 de diciembre, a causa de la que ha fallecido este martes en el Hospital Clínico de la capital aragonesa.

La Jefatura Superior de Policía de Aragón abrió una investigación tras estos hechos que se saldó con la detención este lunes de Rodrigo Lanza, de 33 años, quien en 2006 ya fue condenado por dejar tetrapléjico a un agente de la Guardia Urbana en Barcelona.

Rodrigo Andrés Lanza Huidobro, de origen chileno aunque nacionalizado español, es un conocido antisistema relacionado con el movimiento 'okupa' que adquirió notoriedad al ser condenado por los incidentes registrados en 2006 en Barcelona.

Fuentes policiales han informado a Europa Press de que a Lanza se le considera el autor material de la agresión y autor de un delito de homicidio. Permanece en dependencias de la Jefatura y está previsto que pase a disposición judicial en las próximas horas.

Al segundo joven, que quedó en libertad tras tomarle declaración, las investigaciones de la Brigada de Información de la Policía Nacional le sitúan en el lugar de la agresión, si bien no participó en ella, por lo que se le considera autor de un delito de omisión del deber de socorro.

El fallecido era natural de Tarrasa (Barcelona), pero vecino de Zaragoza desde hace varios años. Pertenecía al grupo motero de los Templarios de Zaragoza. Coincidió con estos jóvenes en un bar de la zona de Heroísmo de la capital aragonesa, donde le increparon por llevar unos tirantes con la bandera española.

Por este motivo, salió del establecimiento, si bien en la calle fue víctima de una brutal paliza y recibió un fuerte golpe en la cabeza con una barra de hierro. Los hechos tuvieron lugar en la calle Antonio Agustí.