El TSJN vuelve a fallar contra el euskera en una resolución “contradictoria” que no implicará “cambios” para las familias

Asiron, respaldado por el cuatripartito, asegura que no tendrá consecuencias prácticas en este curso ni en sucesivos - El Consistorio modificó “ostensiblemente” la oferta 0-3 en 5 de 12 escuelas, dice el fallo

Ana Ibarra / Iban Aguinaga - Miércoles, 13 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Edurne Eguino, Maider Beloki, Joseba Asiron, Laura Berro e Itziar GomezVER VÍDEOReproducir img

Edurne Eguino, Maider Beloki, Joseba Asiron, Laura Berro e Itziar Gomez.

Galería Noticia

Edurne Eguino, Maider Beloki, Joseba Asiron, Laura Berro e Itziar GomezReproducirEdurne Eguino, Maider Beloki, Joseba Asiron, Laura Berro e Itziar Gomez.

pamplona- El cuatripartito va a seguir defendiendo el principio de “autonomía municipal” y el “interés público y más que justificado” de la actual oferta lingüística para el ciclo de 0-3 años. El alcalde Joseba Asiron, acompañado por representantes de las cuatro fuerzas del cuatripartito, destacó el “respaldo absoluto” de todo el gobierno a los cambios introducidos en 2016 en este ciclo y a favor de “los derechos lingüísticos de toda la ciudadanía” que es lo que subyace en “el fondo de este litigio” en el que el TSJN confirma una sentencia anterior (juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2) contra el euskera. Tildó a su vez “sorpresivo, contradictorio” e “ilógico” la sentencia de la Sala de lo Contencioso-Administrativo. La sentencia, que puede ser recurrida única y exclusivamente en el caso de que concurra algún supuesto de “interés casacional”, señala que hubo cambios en la ordenación y planificación de la oferta educativa “no una mera reestructuración”. Según exponen los magistrados, la decisión adoptada modificó “ostensiblemente el conjunto de la oferta educativa municipal” que cambió su configuración en cinco de las doce escuelas de titularidad municipal. Y no en aspectos secundarios o de escasa trascendencia sino en un “extremo tan esencial como el modelo lingüístico”. Entre otras modificaciones, el tribunal resalta que se incrementaron las plazas de euskera de 164 a 408, y se suprimieron 255 plazas de castellano y castellano-inglés (con su cohorte de cambios físicos y de personal e incluso de denominación de algún centro. El recurso fue presentado por parte de 53 recurrentes contra los cambios de modelo en dos escuelas a favor del euskera (Donibane y Printzearen Harresi) y en Hello Rotxapea.

Asiron quiso lanzar por otro lado un mensaje de “tranquilidad” a las familias ya que este revés judicial no implica cambios en este curso ni en los sucesivos, lo que viene avalado por los “servicios jurídicos del Ayuntamiento”. “La sentencia sólo afecta al curso 2016/2017 que ya está finalizado. La única consecuencia práctica será meramente compensatoria para las familias recurrentes que pudiesen acreditar daños y perjuicios”. Este curso no ha sido recurrido por lo que “se desarrollará con normalidad”, remarcó. Y aseguró que la medida tampoco afectará a cursos sucesivos. Asiron dijo que ha puesto en manos de los servicios jurídicos del Consistorio el estudio de la sentencia para definir “la vía más adecuada”, y añadió que es “pronto” para decidir si habrá o no recurso de casación.

Para el equipo de gobierno es contradictorio que se declare al Gobierno de Navarra como “competente” para autorizar estos cambios cuando fue el propio Ejecutivo el que excluyó “cualquier intervención en 0-3 salvo tareas de inspección”. Además, se reconoce que es un servicio público “no obligatorio y que el Ayuntamiento es libre para prestarlo o no porque es de su competencia”, y sin embargo “no tiene capacidad para modificar el servicio, una situación del todo ilógica”. Un servicio que este Ayuntamiento gestiona de forma “voluntaria” con un “coste” para las arcas municipales, y que se va a defender “por todas las vías legales”. Justificó además los cambios realizados en su día porque en el ciclo 0-3, en euskera había una oferta del 10% y una demanda del 38%, un “desajuste enorme” que se ha tratado de “aproximar” facilitando por otro lado que el 97% de las familias pudieran llevar a sus hijos al primer centro elegido y un 3% al segundo.

Preguntado por la intención anunciada del PSN de pedir su dimisión, Asiron respondió con ironía “no tener ninguna duda de que habrá pocas cosas que produjeran mayor satisfacción al PSN y en especial a su portavoz Maite Esporrín que conseguir derribar este gobierno de cambio para pactar con UPN la investidura de Maya como alcalde de Pamplona. Pero eso mañana no va a pasar”.

oferta y demandaPor su parte, la concejala responsable de Educación Maider Beloki reiteró el respaldo “absoluto a los cambios planteados y nuestra más firme determinación a defenderlos” dado que su equipo partió de una situación de “absoluto abandono” a la oferta en euskera con el 10% de las plazas y “sin ampliar en 30 años”. La medida pretendía crear una oferta “equilibrada por zonas y barrios y cumplir la ordenanza vigente del euskera, tantas veces pisoteada”. Recordó que se hizo una encuesta en la prematriculación que arrojaba como resultados una demanda real del 38% en euskera en el tramo 0-3 años. En este momento, la oferta en castellano y castellano con inglés es del 60%, y un 40% en euskera. Desde la perspectiva pedagógica defendió la “inmersión lingüística”.

Las familias contrarias al cambio de modelo a euskera de dos escuelas infantiles de Pamplona han manifestado que la sentencia del TSJN, conocida este martes, "nos llena de alegría" pero han añadido que sienten también "enfado y tristeza". Esperan que el Ayuntamiento no recurra esta sentencia ni "continúe malgastando el dinero público en causas perdidas".

En un comunicado firmado por estas familias, señalan que sienten "alegría porque se reconoce finalmente que la manera en cómo se realizó la reestructuración de las escuelas infantiles de Pamplona (poner las cinco escuelas infantiles) no solo fue arbitraria e injusta si no que también fue ilegal".