Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

30 años de integración

En el centro de Tasubinsa de Lakuntza trabajan 34 personas con discapacidad intelectual de Sakana y alrededores
Ayer celebraron el aniversario con una jornada de puertas abiertas

Nerea Mazkiaran - Miércoles, 13 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Foto de familia de las trabajadoras y trabajadores del centro de Tasubinsa de Lakuntza, ayer tras la celebración del 30º aniversario.

Foto de familia de las trabajadoras y trabajadores del centro de Tasubinsa de Lakuntza, ayer tras la celebración del 30º aniversario. (NEREA MAZKIARAN)

Galería Noticia

  • Foto de familia de las trabajadoras y trabajadores del centro de Tasubinsa de Lakuntza, ayer tras la celebración del 30º aniversario.

lakuntza- Los trabajadores de Tasubinsa de Lakuntza mostraban orgullosos las tareas que realizan a los invitados que se acercaron ayer a la jornada de puertas abiertas para celebrar que se cumplen 30 años de andadura de este centro, tres décadas de servicio a las personas con discapacidad intelectual o del desarrollo pero también a sus familias, a sus clientes y a la comarca en general. Y es que es un recurso imprescindible para el desarrollo personal y social de estas personas, como destacaba Luis Guerrero, padre de José Luis, un usuario de 50 años con síndrome de Down. “Llegué a Alsasua desde Ponferrada en 1973 para trabajar en Pingon porque en León no había recursos”, recordaba ayer. Así, su hijo estuvo hasta que cumplió 25 años en el centro Isterria de Ibero y después paso al de Lakuntza. “Estamos muy contentos”, aseguró.

En la actualidad el centro de Lakuntza ocupa a 34 personas con discapacidad, 32 de ellas con discapacidad intelectual o del desarrollo de la mayoría de localidades de Sakana. También hay usuarios de Oskoz, Latasa y Lekunberri. La media de edad es de 45 años. Por un lado, 12 trabajan en el centro especial de empleo y las 22 restantes en el centro ocupacional. “Siempre hemos estado en torno a 30-40 personas, salvo al principio, que llegamos a 45 porque también venían de Pamplona”, recordaba Peio Razkin, encargado del centro. Asimismo, trabajan como monitores Begoña Fernández y Josetxo Claver y cuentan con el apoyo de Edurne Martínez, terapeuta ocupacional;Lourdes Saez de Asteasu, psicóloga y Carmen Herguido, trabajadora social.

“Realizamos montajes sencillos de enchufes, focos y grifos además de embolsado de material. Son pequeños trabajos manuales”, explicó Razkin, que está en el centro desde el principio. “Hay muy buen ambiente. Llevamos conviviendo muchos años y somos como una gran familia. Hay diferentes discapacidades y entre ellos se ayudan mucho”, destacó.

En sus inicios, el centro dio servicio principalmente a grandes empresas de Sakana, como era el caso de Ufesa, Arfe e Isphording. Pero tras su cierre fue necesario trabajar internamente para otros centros de Tasubinsa, con la realización de pequeños montajes para BSH y Schneider. En la actualidad sus principales clientes son de nuevo de Sakana: Mecalde y Aeroled, ambas de Arbizu, y Altsasuko, la cooperativa creada tras el cierre de Isphording. Además del taller, cuenta con una sala donde se llevan a cabo actividades para trabajar la autonomía personal o la adquisición de hábitos saludables y destrezas para la vida diaria, entre otras.

Lo cierto es que el centro de Lakuntza es más que un lugar de trabajo. “Viene muy contento, no hay ni que llamarle a la mañana”, apuntaba Tomás Franco, padre de David, otro de los trabajadores. La jornada comienza a las 8.20 horas y finaliza a las 16.30, con servicio de transporte y comedor. “Ambos servicios son sufragados de manera íntegra por las familias y por la propia Tasubinsa. La falta de apoyo por parte de la Administración Pública es una demanda histórica del colectivo”, señaló Javier Goldáraz, presidente de Tasubinsa.

tres décadas Fruto de un acuerdo entre el Gobierno de Navarra y Anfas, que solicitó en 1985 la cesión de locales de la escuela de formación, el centro abrió sus puertas el 7 de octubre de 1987. En la actualidad existe un contrato indefinido de arrendamiento simbólico del local, de 900 metros cuadrados, mientras se utilice como empresa social, firmado por la alcaldía de Lakuntza en representación de las localidades copropietarias del edificio, Irañeta, Uharte Arakil, Arruazu, Arbizu, Etxarri Aranatz, Lizarraga, Unanu y Dorrao además de Lakuntza. Ayer su alcalde, Patxi Xabier Razkin, volvió a mostrar su disposición en continuar así.

Asimismo, asistieron a la jornada de puertas abiertas el vicepresidente de Derechos Sociales del Gobierno Foral, Miguel Laparra;la alcaldesa de Arbizu, Karmele Marañon;su homólogo de Altsasu, Javier Ollo;y el de Olazti, Mikel Azkargorta, además de parlamentarios y familiares.

Herramientas de Contenido