Fernando Maiora sigue rastreando el euskera por los archivos navarros

El escritor artajonés edita ‘Lexico autóctono histórico de Navarra II’, el decimotercer trabajo desde que inició su colección en 2004

Carmelo Armendáriz - Jueves, 14 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

tafalla- Continuando su labor investigadora, el artajonés Fernando Maiora Mendia acaba de sacar a la luz una nueva publicación dedicada en esta ocasión a completar un trabajo que publicó hace dos años. El nuevo libro lleva como título Léxico autóctono histórico de Navarra II y supone el número 13 de una colección particular que el autor inició en 2004, siempre con investigaciones relacionadas con la presencia del euskera en diferentes zonas de Navarra, el costumbrismo, y anécdotas y curiosidades rescatadas tras estudiar y escudriñar de forma concienzuda y constante en el Archivo Real y General de Navarra y en archivos municipales y parroquiales de diferentes localidades.

Las investigaciones de Fernando Maiora se han centrado fundamentalmente en su entorno geográfico más cercano, en su Artajona natal, el vecino valle de la Valdorba, Tafalla y los pueblos de Valdizarbe. Hace dos años amplió sus averiguaciones a otras comarcas de Navarra y en su última publicación, editada el año pasado también aportó curiosidades sobre localidades de la Zona Media situadas más cercanas a la Ribera.

Maiora señala que su trabajo consiste en “la recogida de vocablos que aparecen en los diversos documentos revisados a los que he podido acceder, principalmente el Archivo Real y General de Navarra. Para ofrecer la certeza de los datos encontrados y permitir posibles o futuras y mayor fundadas averiguaciones, cada cita o documento mencionado en el libro cuenta con su signatura, fecha y año, por si alguna persona estuviera interesada en profundizar sobre algunos de ellos. Entre las palabras que se detallan, algunas son muy curiosas y otras desconocidas, con evidentes raíces euskéricas”.

apodos y euskeraUno de los capítulos más amplios está dedicado a los apodos en más de medio centenar de pueblos y valles de diferentes zonas de Navarra. También se deja constancia de noticias que ponen de manifiesto el uso del vascuence como idioma habitual en una quincena de poblaciones de la Valdorba hasta los siglos XVII o XVIII. Incluso, según anota Fernando Maiora, llegado el siglo XIX el euskera continuaba hablándose de forma generalizada en localidades como Puente la Reina/Gares, Mañeru, Cirauqui, Alzórriz, Añorbe, Elorz, Ibargoiti o Huarte, entre otras. Como detalle curioso, Maiora recoge el dato de que “según consta en unos documentos del siglo XVI los vecinos de Cirauqui solicitan el cambio del párroco porque al que tienen no se le entiende bien el vascuence”.

curiosidadesOtras anotaciones curiosas hacen referencia a las razones de exclusión de los agotes, “hablaban euskera y algunos de ellos también el gascón”, o bandos municipales alusivos a la expulsión de los gitanos, los antiguos egipcianos. De igual modo, Maiora recoge noticias sobre los judíos que llegaron a ser un número bastante importante en poblaciones como San Adrián, Andosilla, Lerín o Mendavia. También anota referencias al ámbito rural, al pastoreo, el disfrute de las tierras del comunal, remedios médicos caseros, disputas por los límites territoriales de algunas poblaciones o las primeras huelgas.

El libro está ilustrado con un buen número de fotografías, consta de 180 páginas, ha salido a la venta al precio de 22 euros y se puede adquirir en las principales librerías de Pamplona, Tafalla, Artajona y Puente la Reina/Gares.