la carta del día

Txantrea: el nombre del barrio

Por Mikel Belasko - Viernes, 15 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Hace ahora ochenta años, según narra José J. Arazuri, los vecinos del entonces barrio del Mochuelo, cada vez más molestos por su topónimo, llegaron “hasta el extremo de que en 1937 solicitaron del Ayuntamiento cambiase el nombre de Mochuelo por el de Milagrosa”. Y así, a escasos diez meses del Alzamiento Nacional e inmersos en la Guerra Civil, en el Pleno de 5 de mayo de 1937 la Corporación Municipal acordó cambiar el título del antiguo guerrillero, casualmente liberal, por el de la Virgen Milagrosa, titular del convento e iglesia de los PP Paúles inaugurada hacía solo siete años. Hoy, ochenta después, en diciembre de 2017, son los vecinos y vecinas de la Txantrea los que venimos de solicitar y de conseguir del Ayuntamiento que la única denominación de este barrio sea Txantrea.

Pero pocas son, realmente, las coincidencias entre estos dos eventos conmemorativos vividos en nuestra ciudad con ochenta años de diferencia. En la Pamplona de 1937 se estaba en guerra, se vivía bajo la paz de un terror que se manifestaba, por ejemplo, en que seis corporativos de la ciudad acababan de ser fusilados y un séptimo, el socialista Gregorio Angulo Martinena, lo sería tres semanas después de que se decretara la denominación Milagrosa en sustitución de un molesto nombre tan tradicional como liberal. Aquello, desde luego, sí que era imponer.

Hoy, año 2017, en un ambiente bien distinto de libertad y democracia, los vecinos de la Txantrea no piden que se imponga un nuevo nombre como en 1937, sino que suben a la ciudad para solicitar que también el Ayuntamiento use la forma Txantrea en todas sus comunicaciones, sean estas en castellano o en euskera. Lejos de imponer, los vecinos y vecinas solo desean que el Ayuntamiento deje de ser el único organismo oficial que no usa hoy de forma exclusiva la forma Txantrea, y deje así de generar confusión sobre el uso del topónimo centenario.

Hemos recordado desde el barrio extramural que el Gobierno de Navarra de UPN, presidido por Juan Cruz Alli con Miguel Sanz como consejero de Presidencia, ya decretó en 1992 la forma oficial única del topónimo como Txantrea. Y que desde entonces los diversos colectivos del barrio han adoptado esta grafía de forma prácticamente unánime: la Sociedad Deportiva Txantrea con sus más de 5.000 socios y socias, y con ella sus diversas secciones deportivas como taekwondo, patinaje, fútbol…., que hacen que el topónimo Txantrea se vea por toda Europa e inunde las redes sociales, como también lo hace ver mensualmente la revista del barrio, Txantrean Auzolan, que llega a cerca de mil hogares, además de ser también la grafía que ha hecho sonar Barricada allí donde ha tocado.

Evidentes han sido también los argumentos lingüísticos aportados, ya que han venido a demostrar que el uso de esta grafía está etimológicamente justificado por ser un topónimo creado por pamploneses que hablaban euskera, de donde se explica que el topónimo Txantrea no reaparezca fuera del ámbito de uso de la lengua vasca (fuera de este ámbito abundan los topónimos como El Chantre o Chantría, pero nunca acabados en -ea). El origen de la voz, que no del topónimo, está en el francés chantre, palabra adoptada en diversos idiomas como el castellano chantre, euskeratxantrea o xantrea, catalán xantre…). El origen del topónimo radica en que el chantre de la Catedral de Pamplona sufragaba sus gastos con los bienes producidos por tierras que poseía aquí en la Txantrea y Txantreagaña, y en otros lugares de Navarra como Txantrealorra en Aldaba, Txantresoroak en Ubani o Txantrelarreen Uharte Arakil. Por ello se crearon topónimos en euskera con esta palabra vasca por toda Navarra.

Por estas razones creemos que se trata de un gran acierto que el Ayuntamiento deje de ser la única institución navarra en no usar Txantrea y aplaudimos que su alcalde firme el decreto que así lo establece para la posteridad. Lo celebraremos este viernes en el inicio de las fiestas de invierno del barrio.

Asociación Cultural Txantrea Auzolan