Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

recorrió 10.000 kilómetros

El proyecto 'Vespa Extreme: Dakar 2017' recauda 248.000 euros para el Instituto de Salud Tropical de la Unav

EP - Viernes, 15 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 20:41h

José Antonio Fernández, protagonista de Vespa Extreme: Dakar 2017.

José Antonio Fernández, protagonista de Vespa Extreme: Dakar 2017. (Unai Beroiz)

Galería Noticia

  • José Antonio Fernández, protagonista de Vespa Extreme: Dakar 2017.

PAMPLONA. José Antonio Fernández ha regresado a Pamplona tras su aventura solidaria 'Vespa Extreme: Dakar 2017', con la que ha recaudado 248.000 euros que irán destinados íntegramente a la investigación de enfermedades olvidadas a través del Instituto de Salud Tropical de la Universidad de Navarra (Istun).

El director de I+D de la Universidad de Navarra, Fernando de la Puente, ha destacado que "la cifra conseguida supone una gran ayuda para impulsar el desarrollo del Istun, donde en la actualidad trabajan unos 50 investigadores que se esfuerzan por encontrar soluciones de diagnóstico, tratamiento, prevención y control de enfermedades que afectan a más de 80% de la población mundial".

De este modo, ha agradecido "la puesta en marcha de la iniciativa al propio José Antonio Fernández, así como a Acunsa, Artai, Profand y Ubesol, los patrocinadores principales que aportaron material motero para probarlo en las condiciones extremas de esta aventura". Igualmente, se ha referido a "los donantes y a los propios investigadores del Istun que han hecho seguimiento y publicidad de la expedición".

De la misma forma, ha agradecido "a Obra Social La Caixa, Fundación Caja Navarra y Fundación Roviralta, empresas que ya colaboraban con el Istun y que animaron a realizar esta aventura a favor de la investigación del centro".

Por su parte, el director del Istun, Paul Nguewa, ha explicado que "el objetivo del viaje era concienciar en torno a la situación de la salud a nivel global y del impacto de las enfermedades llamadas olvidadas o desatendidas". "La prevención y el control de estas patologías relacionadas con la pobreza requieren la puesta en marcha de programas de investigación de calidad, para lograr esos niveles de excelencia se necesitan muchos apoyos económicos de empresas, fundaciones, gobiernos y particulares", ha asegurado.

Mientras, José Antonio Fernández ha afirmado que este viaje solidario ha sido "una gran oportunidad para aportar algo a la sociedad practicando uno de sus hobbies preferidos, rodar en vespa".

El aventurero ha hecho hincapié en que "además de conseguir fondos para la investigación en las enfermedades tropicales y concienciar a la sociedad acerca de este problema que afecta a millones de personas, el viaje también pretende ser una llamada a la gente normal, que puede dedicar parte de su tiempo a algún proyecto solidario".

LAS DIFICULTADES DE LA EXPEDICIÓN

El viaje Pamplona-Dakar-Pamplona ha llevado a José Antonio Fernández a recorrer en solitario 10.000 kilómetros, atravesando Marruecos, Mauritania y Senegal, sin ningún tipo de apoyo logístico.

En el relato de su aventura ha destacado que a pesar de la pobreza de los países que recorría, "sus habitantes exhibían constantemente sonrisas". "En Marruecos la gente es muy amable y hospitalaria a todos los niveles y estamentos sociales, desde los mecánicos que me cambiaron la rueda y me invitaron a desayunar hasta un gran empresario que me llevó a su casa a comer", ha comentado, mientras en Mauritania, según dicho, "el nivel de vida roza la miseria y a pesar de ello la gente sonríe".

Asimismo, ha explicado que realizar ese viaje en vespa, "te permite entrar materialmente en las casas de la gente, charlar, y conocer sus vidas comprobando que son felices a pesar de no tener absolutamente nada de nada".

En este sentido, ha comentado de los problemas de seguridad que ha vivido en este país. "Son muchos kilómetros de carretera y pista en el desierto y es posible encontrarte no ya con terroristas de ISIS sino con bandas de forajidos que te pueden robar todo, secuestrarte o matarte sin más", ha señalado.

Otra dificultad residió en el mal estado de las carreteras, con socavones y calzadas invadidas por la arena. "En la zona del Sahara el asfalto era muy abrasivo y te encontrabas con áreas en las que las dunas podían cubrir la propia carretera y en Mauritania la mitad de sus carreteras es asfalto destrozado y la otra mitad es pista irregular", ha indicado.

Por último, Fernández ha anuncido que ya está previsto su próximo viaje solidario del proyecto Vespa Extreme. En esta ocasión viajará a Mongolia, donde ya se ha encontrado un posible hospital al que llevar la ayuda. "Serán unos 30.000 kilómetros y recorreré países como Turquía, Irán, Turmequistan, Uzbequistan, Kazajistan y Rusia, un viaje que ya he comenzado a preparar (visados, etc.) y con el que se quieren duplicar los fondos conseguidos en Dakar", ha manifestado.

Herramientas de Contenido