BASKET NAVARRA

La niña que llegó con un triunfo bajo el brazo

Adrián García gana al Zamora, Vuelve rápido a casa, lleva a su mujer a la clínica y, 20 minutos después, nace Daniela


Un reportaje de Tomás de la Ossa - Sábado, 16 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Adrián García, el jueves ante el Zamora.

Adrián García, el jueves ante el Zamora. (IÑAKI PORTO)

Galería Noticia

Adrián García, el jueves ante el Zamora.

Dice Adrián García, con mucha tranquilidad -ahora que sabe que todo salió bien-, que hubo unos momentos en los que temió que su mujer diera a luz en el coche, camino de la Clínica Universidad de Navarra...

Pero para entenderlo, hay que contarlo cronológicamente: el pasado jueves, el alero madrileño del Basket Navarra tenía partido en Pamplona, a las 20.00 horas, ante el Zamora. Conducía camino del Pabellón Universitario, llevando al lado a su mujer, la pamplonesa Vanessa, quien comenzó a sufrir contracciones preparto, por lo que se fueron directos a la Clínica.

Allí, después de la revisión pertinente, les dijeron que parecía que la cosa iba para largo y que lo mejor que podía hacer era regresar a casa, descansar y esperar al día siguiente.

Y eso hicieron, y por eso Adrián García llegó al pabellón con el partido ya comenzado. Calentó (“No mucho”, admite), saltó a la pista y no lo hizo nada mal, dadas las circunstancias: en los 29 minutos que jugó aportó a su equipo 13 puntos (5 de 7 en tiros de 2, y 1 de 3 en triples), 2 asistencias y 2 rebotes, para acabar con una valoración global de 10.

“Yo me fui al partido porque nos habían dicho que la cosa iba bien y que había tiempo de sobra para jugar”, explicaba ayer García. “Dentro de los nervios que tenía, intenté hacerlo lo mejor posible. Me centré en el partido e intenté ser positivo y pensar que todo iba a salir bien”.

El Basket Navarra ganó por 87-77, logrando por primera vez en esta temporada enhebrar tres victorias consecutivas, pero Adrián García no estaba para celebraciones: se fue corriendo a su casa, recogió a su mujer, que se había dado cuenta de sobra de que el parto iba a ir muy rápido, y ambos llegaron a la Clínica a las 22.30.

“El problema es que el parto se estaba adelantando, y cuando volví a casa Vanessa estaba a punto de dar a luz. Daniela es nuestra segunda hija y ya sabemos un poco cómo van estas cosas. Vanessa había estado aguantando a que yo llegara y, camino de la Clínica, llegué a pensar que nacía en el coche”.

Después, todo fue tan rápido como ingresar a las 22.30 y dar a luz a las 22.50, algo que, por otra parte, firmaría gustosa toda parturienta.

Visita programadaNi que decir tiene que los componentes del Basket Navarra, club de marcado carácter familiar, se han sentido en las últimas horas como si hubieran sido tíos de Daniela.

Y, casualmente, el Basket Navarra -acompañado, cómo no, por la mascota Ronki- tenía ayer una visita programada a los niños del complejo hospitalario de Pamplona, por lo que los compañeros de Adrián García pudieron conocer a Daniela y felicitar a los padres.

Estudiantes, Lorient, BNC...Adrián García es un alero madrileño de 32 años, formado en las categorías inferiores del Estudiantes, en cuyo primer equipo llegó a jugar. Aunque ha militado en nada menos que once clubes diferentes, los que más le han marcado han sido el Estudiantes, el Lorient francés y el Basket Navarra, en el que ha estado en dos etapas diferentes: de 2009 a 2011 (una campaña en LEB Oro y la otra en LEB Plata) y desde 2016 a la actualidad.

Si su primera hija nació en Francia (Lorient es una ciudad bretona de unos 60.000 habitantes), la segunda es navarra, como la madre. Y el propio Adrián García, según van pasando los años, también se va sintiendo más navarro. “Sí, y mis compañeros me tratan como un navarro más”, comenta. Ahora, con una hija nacida aquí, el vínculo aún será mayor.