Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
la carta del día

Centro de arte contemporáneo en Pamplona

Por Leire Martínez Erize - Sábado, 16 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

se considera arte contemporáneo aquel que refleja o guarda relación con la sociedad actual. Se habla del arte representado por las vanguardias artísticas del siglo XX y XXI. Su desarrollo temporal refleja adecuadamente los problemas e inquietudes de la sociedad en que ha florecido, por ello es útil su contemplación para la mejor comprensión de la colectividad en la que nos hallamos inmersos.

A pesar de haber existido iniciativas en el sentido de crear un Museo de Arte Contemporáneo en Pamplona que mostrara las inquietudes artísticas actuales, nunca ha cuajado la idea por diferentes motivos. Se habló en su tiempo de su posible ubicación en la Ciudadela, lo cual suponía -con su necesaria adecuación- la consecución de un espacio expositivo inmejorable.

Hoy en día en Iruñea solo tenemos una pequeña pero importante muestra de arte contemporáneo, y es la existente en el Museo Universidad de Navarra con muestras de Oteiza, Rothko y otros.

La consecuencia de todo ello es que el deseable museo que reflejara las inquietudes artísticas actuales sigue sin existir. Para remediar esta triste situación, he pensado en una actuación que siendo atrevida podría dar la vuelta al problema. Para ello se requeriría una entente entre el Gobierno de Navarra y Ayuntamiento de Iruñea, ya que por su gran envergadura serían necesarias sinergias compartidas. La idea sería que aprovechando la manzana donde estaba localizada la antigua estación de autobuses, edificar en su solar el Museo de Arte Contemporáneo de Pamplona. Esta actuación pasaría en primer lugar por el realojo adecuado en pisos nuevos de los moradores del edificio, siempre poniendo por delante sus derechos. El lugar es magnífico, ya que contaría además de tres o cuatro plantas de subsuelo, cinco o seis en altura. Hay que imaginar el fabuloso espacio expositivo que se conseguiría.

La disposición interior del museo podría contar con posibilidades de todo tipo, salas expositivas, salas para conferencias, biblioteca, aulas para cursos y experimentación de nuevas inquietudes artísticas, restaurante, tienda donde comercializar todo tipo de producto artístico, etcétera. No hay que despreciar la posibilidad de dedicar una planta del subsuelo para parking que vendría de perlas, tanto a visitantes como a la población en general. De todo ello se encargarían las personas especialistas en museística, que las hay y de gran categoría.

Como inicio se podría contar con los fondos propios adquiridos durante años por el consistorio pamplonés en la feria Arco, además de otros que pudiera tener el Gobierno de Navarra. No es mucho para comenzar, pero hay que tener en cuenta que actualmente se puede construir a través de la virtualidad cualquier tipo de objeto y con ello mostrar a todas las personas que visitaran el museo cualquiera de las expresiones artísticas deseadas.

Sé que es una utopía, pero igual es solo ponerse manos a la obra y quizás en pocos años podríamos tener en Iruña el espacio que falta para colocarnos en primera línea en el mundo de la cultura.

Herramientas de Contenido