Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

A la contra

Solo un café solo

Por Jorge Nagore - Domingo, 17 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El otro día quedé con un amigo para tomar café. Hacía tiempo que no nos veíamos. Como él controla mejor la zona escogida, eligió el sitio. Me comentó que era una cafetería recién abierta. Me pareció bien. No tengo nada contra las cosas nuevas. Llegué antes que él, casi 10 minutos, y me quedé en la puerta esperando. No entré a pedirme el café porque se me iba a quedar frío. Me quedé fuera mirando el interior. La cafetería tenía sofás. Unos cuantos sofás. Había humanos tomando café y conversando entre ellos y ellas con los cuerpos sentados en los sofás, mientras otros y otras en la barra charlaban y las camareras servían platos con bollería y movían de un lado a otro del lineal de madera basta lijada las cestitas de mimbre en las que supongo que iban decenas de tipos de azúcar y endulzantes diferentes que los clientes tomaban tras hurgar en ellas un buen rato. Aunque yo apenas podía apartar la vista de aquellos sofás. Una cafetería con sofás. No eran unos sofás pequeños, unos taburetes mullidos o unas sillas amplias. No. Eran unos sofás anchos, de esos de fondo y culo generosos y cojines de medio metro de grosor en los que te puedes echar unas siestas de dos horas o un campeonato del barrio de polvos. Cabe gente en abundancia. Pues ahí quería meterme mi amigo. Cuando llegó, le dije que una cosa era que hiciese un par de años que no nos hubiésemos visto y otra muy diferente que yo hubiese cambiado tanto como para aceptar entrar en un sitio en el que la mitad o más de la clientela tenía pinta de haber citado a o Kiarostami o a Buñuel o a David Lynch en la última media hora. Le dije que fuésemos al bar de siempre, si no le importaba, al de las sillas de teca pero café exquisito y una música que no fuese iraní o algo así. Me dijo que llevaba cerrado un año y que todos por la zona eran similares. Me di cuenta de que yo era el snob. Fuimos a la cafetería del hospital.

Herramientas de Contenido