Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra
Laura Pérez Ruano

“Estoy tranquila porque la denuncia contra mí no tiene fundamento;nunca he conspirado contra Podemos”

La parlamentaria de Podemos se muestra calmada ante la denuncia que un afiliado ha interpuesto en la Comisión de Garantías por “instigar una campaña contra el partido”

Elena Urabayen | Javier Bergasa - Domingo, 17 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Laura Pérez

Laura Pérez (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

Laura Pérez

PAMPLONA- Está en el centro de la polémica de la crisis interna que vive Podemos, después de que un afiliado la denunciara, -igual que a otros 14 militantes- ante el Comité de Garantías por, supuestamente, instigar una campaña contra el propio partido a través de redes sociales, medios de comunicación y movimientos como Ahora Navarra-Orain Mugituz. Laura Pérez (Pamplona, 1980) está convencida de que la denuncia no tendrá más recorrido porque, dice “no tiene fundamento” y añade que es “fácilmente demostrable” que las acusaciones son falsas. No contempla el escenario de que sea expulsada de la formación y apunta que todos deben de hacer un ejercicio de diálogo para fortalecer el partido, lo que directamente fortalecerá también al cambio en Navarra.

¿Cómo ha recibido la denuncia?

-Con mucha tranquilidad porque la denuncia no tiene fundamento, y es fácilmente demostrable que las acusaciones que se vierten sobre mí en ella son falsas, así que con mucha calma. Entiendo que aquello que dicen que he hecho, que es participar en Ahora Navarra, no va en contra del partido. Somos muchas las personas que estamos participando ahí, somos un colectivo que lo que pretende es aglutinarse en torno a una serie de ideas con la única vocación de tender puentes hacia afuera con otros sectores para fortalecer a Podemos.

¿Ha conspirado usted contra el partido, tal y como se le acusa?

-No. Yo no solo no he conspirado sino que soy plenamente consciente de la responsabilidad que tiene Podemos en ser garante del cambio y cualquier cuestión que debilite a Podemos, va a ser algo que perjudique también al cambio. En este sentido es primordial aclarar que quienes estamos participando en Ahora Navarra, donde hay gente de Podemos y gente que no lo es, estamos convencidos de que queremos seguir respaldando y empujando para profundizar en el cambio.

¿Cómo va a defenderse? Tiene diez días para presentar alegaciones.

-Todavía no he hecho nada porque estamos en la semana más complicada del año con el debate de las enmiendas a los presupuestos y esto es lo primero. No podemos, por cuestiones internas, dejar de lado nuestras prioridades. Será el fin de semana cuando, con calma, analice la denuncia y seguramente a nada que aporte cuatro elementos, se verá que no tiene sentido.

Le acusan también de participar en el escrache a Irene Montero del 24 de noviembre en Pamplona.

- Se me acusa de participar en el escrache ante la visita de Irene Montero cuando yo estaba dentro en aquel acto y así se reflejó en los medios. Los infundios que comprende este caso son reflejo de la expresión de la participación que hay, porque cualquier militante puede poner una denuncia. Lo que no procede es que se admita a trámite una denuncia con acusaciones que ni se individualizan en cuanto a sus responsabilidades y que son meras opiniones que no vienen demostradas ni probadas por hechos, más bien todo lo contrario.

¿Qué cree que va a pasar con este proceso? ¿Se ve expulsada?

-Creo que este proceso no tiene razón de ser ni fundamento, por lo tanto sé que no voy a ser expulsada.

En el caso de que no fuera así y finalmente la expulsaran, ¿dejaría el acta de parlamentaria o se pasaría al grupo mixto?

-En el caso de que fuera expulsada, tengo tan claros cuáles son los derechos fundamentales que defiendo para todas las personas y que Podemos defiende para todas las personas, que si fuera necesario lo recurriría ante los tribunales ordinarios. Así que no me pongo en esa tesitura de qué es lo que haría después porque para empezar, no me la imagino, no quiero verme en esa situación.

¿Teme que todo este proceso interno de Podemos pueda afectar al cambio?

-A quienes participamos en Ahora Navarra nos preocupa porque somos conscientes de que el cambio en Navarra llegó gracias a un Podemos fuerte y que hubo solo 300 votos de diferencia que inclinaron la balanza. Creemos que más que nunca tenemos una responsabilidad máxima a la hora de cuidar y mimar el cambio, siempre desde la legítima discrepancia tanto dentro de Podemos, como también del cuatripartito. La crítica política constructiva no tiene que estar reñida con la lealtad con el cambio, con el Gobierno o con el partido.

Después de las primarias en las que usted perdió la secretaría general por los pelos, ¿siguen abiertas las heridas en el grupo parlamentario?

-Lógicamente, después de todo proceso de primarias y como consecuencia de una falta de cultura democrática que tenemos a nivel social y a nivel general, sí que ha habido heridas que todos tenemos la responsabilidad de sanar. Para eso hay que hablar, dialogar muchísimo, escucharnos, comprendernos, querernos. Al final seremos muy capaces de darle la vuelta a la situación y hacer del error virtud. Esto nos ha servido también para aprender y comunicarnos más y mejor entre nosotros porque hemos tomado conciencia de que los ataques que está sufriendo Podemos nos perjudican a todos y todos somos responsables de evitarlos.

Perdió por solo 28 votos y entonces pidió una auditoría, ¿acepta ya a la nueva dirección?

-Lo acepté entonces y lo acepto ahora. Siempre aceptaré los resultados de una asamblea democrática y por lo tanto la dirección que surge de esta. Sí que es verdad que en su día solicitamos una auditoria por la diferencia mínima de 28 votos pero la podía haber solicitado también si yo hubiera ganado con un margen tan estrecho. A partir de ahí, hay que aceptar que para construir un Podemos fuerte, la nueva dirección tiene como reto una mayor integración que recoja las diferentes voces, las diferentes sensibilidades, para permitirnos crecer y para seguir manteniendo nuestra línea política.

¿Qué le parece cómo lo está haciendo la nueva dirección?

-Las críticas las hago en los órganos pertinentes. Hay cosas que comparto y otras que no, pero creo que es importante estar en el día a día de toda nuestra actividad porque bastante complejo es ya el funcionamiento de un partido como Podemos. Hay que estar muy encima de cada cosa que sucede y los problemas que pudieran derivarse pueden venir más de la adaptación de la nueva dirección a unas dinámicas en las que hasta ahora no había participado. Habrá que darle tiempo.

¿Se ha sentido respaldada por sus compañeros de grupo?

-Sí, por mis compañeros en el Parlamento sí. De hecho mi compañera Fanny Carrillo también está expedientada. Esto nos ha llevado a una reflexión por los últimos acontecimientos. No solo ha sido la filtración de este expediente, sino que sucedió lo mismo con un informe que, aunque pudiera estar pensado para ver cómo mejorar en aquello que haya que mejorar, no tiene en cuenta el gran trabajo que está desarrollando el grupo parlamentario, que tras llegar a unas instituciones para nosotros nuevas, que hemos tenido que adaptarnos a un funcionamiento burocrático que no terminamos de compartir en cuanto a su dinámica y que queremos cambiar. Por eso, el estar con la sociedad civil para recoger sus propuestas es un trabajo que hay que reconocer y que ahí está la web del Parlamento y el libro de sesiones para comprobar que no ha habido ningún tipo de indisciplina de voto. Creemos que hay que poner en valor ese trabajo y los resultados.

¿Qué es lo más importante que ha aportado Podemos a la política de Navarra?

-Pues aunque no se haya identificado como tal, Podemos ha sido capaz de poner en la agenda política cuestiones tan importantes como la deuda pública de Navarra que constriñe la acción política del Gobierno. Aunque a día de hoy no se esté siendo capaz de hacerle frente porque es una cuestión muy compleja, es una cuestión central. La vuelta de UPN sería un auténtico drama social para todas las navarras y navarros. Además hemos trabajado por una fiscalidad mejor, para que pueda favorecer otro tipo de políticas ahí es donde estamos haciendo hincapié. También traer a la institución los conflictos sociales y ser sus transmisores. Asimismo, en el día a día hemos impulsado cantidad de medidas que sería imposible enumerar.

Con el paso de los años y a la vista de los problemas que les genera ser tan abiertamente asamblearios como por ejemplo esta denuncia, ¿no les hace replantearse algunas cosas de funcionamiento interno?

-Lo que hay que hacer es aprender. De hecho esta denuncia nunca tuvo que admitirse a trámite y mucho menos meter a todas las personas expedientadas en un único caso. Habría que haber individualizado las responsabilidades y aplicar el código ético por igual para todos en función de lo que cada cual haya hecho. A mí de lo que se me acusa es de formar parte de un colectivo y solo soy una integrante más de ese colectivo, ni siquiera soy la líder.

Defiende Ahora Navarra-Orain Mugituz pero, ¿no se puede hacer ese trabajo desde dentro de Podemos sin formar una corriente crítica?

-Para empezar no nos etiquetamos como corriente crítica, nos etiquetamos como espacio abierto que ni siquiera pretende limitarse a Podemos como tal. Es una tarea que desde las estructuras de Podemos se tiene que favorecer y no sancionar. Hay que promover el debate y de la misma forma que los círculos cuentan con su respaldo, esto podría ser como un círculo más. Un espacio más que tiene la particularidad de que no se quiere limitar solo a Podemos sino que quiere llegar a más gente porque somos muy conscientes de que empujar, acompañar y profundizar en el cambio requiere del encuentro de personas de sensibilidades muy distintas, orígenes distintos y que se tienen que encontrar en un lugar común.

Las corrientes internas siempre se ven como una crítica al partido, les acusan de trabajar para que Podemos desaparezca ¿Existe también algún descontento detrás?

-Podemos nació de las plazas, de los círculos, siempre ha tenido muchos foros y espacios de participación y eso es lo que queremos seguir manteniendo dentro de Podemos ya que tal vez ahora esté faltando porque es una consecuencia lógica de las dinámicas en las que nos hemos visto inmersos desde nuestro nacimiento. Lo que pretendemos es visibilizar que Podemos no es una organización monolítica, que existen muchísimas sensibilidades y que es a través de los debates y de la participación donde se van a dirimir esas distintas visiones que van a enriquecer al partido. Todo esto sin renunciar a la idea original de que Podemos sea el catalizador de distintos ámbitos, personas, sectores de personas que luchan por los mismos objetivos y que quieren siempre ir más allá. Eso lo queremos hacer hacia adentro y hacia afuera.

¿Qué futuro le augura a Podemos?

-Espero que Podemos siga siendo determinante tanto en Navarra como a nivel estatal porque ha hecho tambalear los cimientos del régimen bipartidista y porque tiene que ser capaz de aglutinar. De ahí lo de ser generoso con los sectores desfavorecidos que por eso precisamente están menos implicados políticamente pero hay que trabajar para conseguir que esta sociedad cada día sea más justa. La responsabilidad es tan grande que por eso mismo debemos ser capaces de destensar las situaciones que hemos vivido. Hay problemas en todo grupo humano y lo que tenemos que hacer es aprender a cuidarnos, a escucharnos entre diferentes y el debate político y sano siempre será nuestro mejor antídoto.