Noticias de NavarraDiario de Noticias de Navarra. Noticias de última hora locales, nacionales, e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Diario de Noticias de Navarra

6.000 millones de euros, riesgo ecológico y conflictividad social

Navarra fue pionera en la lucha antinuclear y Gladys del Estal fue asesinada durante una protesta en Tudela

Domingo, 17 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

Joseba de la Torre y Mar Rubio-Varas posan en uno de los pasillos de la UPNA.

Joseba de la Torre y Mar Rubio-Varas posan en uno de los pasillos de la UPNA. (Foto: Oskar Montero)

Galería Noticia

Joseba de la Torre y Mar Rubio-Varas posan en uno de los pasillos de la UPNA.
“Garoña necesitaba agua para funcionar y siempre existió riesgo de escape” “El rescate de las nucleares lo pagamos los consumidores todos los meses con la luz”

pamplona- Las consecuencias que tuvo el desarrollo de la energía nuclear en el Estado fueron muchas y la mayoría perjudiciales. Los consumidores pagaron durante veinte años una indemnización a las eléctricas en la factura de la luz. En Navarra, la central de Garoña amenazó durante cuarenta años el ecosistema del Ebro y en Tudela la donostiarra Gladys del Estal fue asesinada por la Guardia Civil en una manifestación antinuclear.

Así, la deuda que contrajeron las compañías eléctricas con los bancos por el levantamiento de las centrales nucleares en el Estado fue muy superior a lo que estas podían asumir. Concretamente, el profesor de la UPNA y autor del libro sobre la historia nuclear española, Joseba de la Torre, afirma que en el año 1991 la deuda de estas empresas “superaba el billón de pesetas (6.000 millones de euros)”. Ante la imposibilidad de hacer frente al pago del déficit, el Gobierno socialista de Felipe González nacionalizó la deuda de las entidades privadas y, además, se comprometió a indemnizarlas por el bloqueo atómico que supuso la moratoria nuclear.

“El rescate financiero de las nucleares lo fuimos pagando los consumidores todos los meses en la factura de la luz desde 1994 hasta 2015”, explica De la Torre. Es decir, las eléctricas recibían una indemnización a través de un sobrecoste en el recibo de la luz que asumieron los 27 millones de usuarios.

mar rubio-varas

Profesora de la UPNA

joseba de la torre

Profesor de la UPNA

central de garoñaEn cuanto a los riesgos ecológicos que supuso para Navarra la implantación de centrales nucleares, la otra autora del libro, titulado The Economic History of Nuclear Energy in Spain. Governance, Business and Finance, Mar Rubio-Varas, asegura que la central de Santa María de Garoña en Burgos amenazó al río Ebro durante los cuarenta años que estuvo en activo.

“Garoña necesitaba mucha agua para funcionar y siempre existió el riesgo de que se produjese algún tipo de escape”, señala. Además, el reactor de la central de Burgos era el mismo que el de la de Fukushima, por lo que tras el terremoto de marzo de 2011, que sacudió la central y liberó radiación al exterior, la preocupación ante una posible catástrofe en Garoña acrecentó.

El pasado 1 de agosto de 2017 el ministro de Energía, Álvaro Nadal, anunció el cierre definitivo de Santa María de Garoña, un acontecimiento que desde el movimiento ecologista se asumió como un triunfo simbólico, una rotunda victoria de una pelea política y social que se inició hace más de 40 años en Navarra. No obstante, según la profesora de la UPNA, las razones que llevaron a los propietarios de la central a cesar su actividad fueron económicas. “Como a todas las centrales, después de la moratoria se les pidió unas mejoras en la seguridad que no les salía rentable aplicar, por eso la cerraron”, apunta Rubio-Varas.

En cualquier caso, el movimiento antinuclear consiguió poner el debate ecologista en las calles y contribuyeron, en muchos casos, en la paralización de las centrales.

muerte de gladysEl suceso más trágico de la lucha antinuclear en Navarra fue el asesinato de la joven donostiarra Gladys del Estal. En mayo de 1979, los alcaldes de Tudela, Arguedas, Valtierra, Cadreita y Cascante pidieron formalmente la paralización del proyecto a Iberduero. Días más tarde, el 3 de junio de 1979, fue reprimida una multitudinaria manifestación en Tudela, donde la joven donostiarra Gladys del Estal fue asesinada por disparos de la Guardia Civil. Además, también la violencia de ETA se ensañó los años venideros en Lemóniz con una escalada de sabotajes, secuestros y atentados. - U. Yoldi