Un ‘Gran Hermano’ vigila 24 horas las calles del casco viejo

Un sistema informatizado tramita las propuestas de multa tras un filtro automático de permisos y tiempos
La Policía revisará todas porque el fin no es sancionar

Kepa García | Javier Bergasa - Domingo, 17 de Diciembre de 2017 - Actualizado a las 06:11h

El ordenador que visualiza las 13 cámaras.

El ordenador que visualiza las 13 cámaras. (JAVIER BERGASA)

Galería Noticia

El ordenador que visualiza las 13 cámaras.

PAMPLONA- La oficina del grupo tecnológico de la Policía Municipal está repleta de ordenadores. En un espacio bastante reducido hay una docena que se encargan, entre otras tareas, del seguimiento del sistema para el control de accesos al Casco Viejo puesto en marcha el Ayuntamiento con el fin de reducir el tráfico rodado en el centro y priorizar al peatón y a medios de transporte sostenibles como la bicicleta.

Las cámaras instaladas en 13 puntos de entrada y salida registran los accesos de todos los vehículos y transmiten la imagen de la matrícula al sistema central, que es capaz de determinar en tiempo real si disponen de autorización (residentes y autorizaciones especiales) y si han respetado los tiempos de estancia determinados, en el caso de los repartidores y de la carga y descarga.

“El sistema es relativamente sencillo. El programa se encarga de filtrar de forma automática la información, cruza los datos con los existentes en su base, donde está incluido el listado con los permisos concedidos y su tipología, y nos detalla si existe un incumplimiento”, comentó el inspector Jesús Estanga. El sistema, similar al de Vitoria, marca en verde los accesos autorizados y en rojo las infracciones, que desde el pasado lunes, cuando finalizó la moratoria decidida por el Ayuntamiento, ya pueden ser sancionadas. El proceso no será automático y pasará un tiempo antes de que las primeras denuncias comiencen a ser tramitadas y enviadas a sus destinatarios. “Desde luego no es lo prioritario y hemos introducido medidas para que los ciudadanos tengan tiempo para explicar las razones de un acceso no permitido”, comentó el jueves la concejala delegada de Seguridad Ciudanana y Convivencia Itziar Gómez durante la visita a la oficina desde la que se controla el sistema de cámaras.

Cabe recordar que además de los residentes, empresas que ofrecen servicios (reformas, etcétera) y repartidores -que previamente se han tenido que inscribir en el registro habilitado para la concesión de los permisos - también se permite el acceso a propietarios de plazas de aparcamiento, clientes de hoteles y de comercios.

En estos casos, los establecimientos comerciales tendrán que incorporar un albarán o factura que demuestre que el acceso de un cliente se ha producido para entregar o llevar un producto que requiera el uso de un vehículo motorizado. 72 horas es el plazo mínimo que el área de Seguridad ha establecido para que los conductores que hayan entrado sin permiso expliquen las razones del incumplimiento -por ejemplo, en el caso de una urgencia- o para que los responsables de los comercios y hoteles avisen de que un cliente ha tenido que acceder al Casco Viejo.

“Aunque la moratoria terminó el lunes, no hemos empezado a revisar los datos de ese día. No hay prisa, lo importantes es que los conductores comprendan lo que se ha dispuesto y sepan que se van a atender todas las reclamaciones”, comentó el inspector Estanga. Cuando se revisen los datos y las propuestas de sanción que genere el sistema, los agentes revisarán una a una las posibles infracciones para comprobar que el sistema no ha tenido fallos y que efectivamente se ha producido el incumplimento que se denuncia.

Las sanciones por accesos sin autorización serán de 90 euros (45 euros con el descuento por pronto pago) y si se supera el tiempo de estancia previsto es de 60 euros (30 euros con el descuento). “En los meses que ha estado vigente la moratoria registramos unos niveles de cumplimiento superiores al 90% y creemos que será igual o superior a partir de ahora”, comentó Estanga.

Mientras lo explica, en uno de los ordenadores aparecen 16 ventanas diferentes con otras tantas imágenes procedentes de las calles donde están instaladas las cámaras. Se observan pocos coches, ya que una de las primeras consecuencias del plan de amabilización ha sido el descenso muy acusado del tráfico motorizado. Es especialmente relevante en las calles más cercanas al Casco Viejo, en las que antes de los cambios se registraban niveles de circulación muy por encima de su adecuación. Los casos más notorios son la calle José Alonso, de un solo carril y con aceras reducidas, por donde pasaban diariamente 10.469 turismos y por la que ahora solo circulan 939;Padre Moret, que ha pasado de 14.102 a 1.121 (92%) o Navas de Tolosa hacia Taconera, que registraba unos aforos diarios de 11.808 y ahora es de 1.235.

Los datos proceden del grupo tecnológico de la Policía Municipal, encargado también de la gestión del sistema de control de accesos al Casco Viejo que forma parte del plan de amabilización para las reducción del tráfico de coches en la zona. Su responsable, el inspector Jesús Estanga, anunció que están trabajando en una nueva aplicación móvil para facilitar los trámites de los ciudadanos que requieran algún permiso de acceso puntual.

“Lo que se pretende es lograr una calidad del espacio urbano del Casco Viejo. Estamos más centrados en seguir informando y concienciar. Vamos a ser flexibles”, reitera Gómez.